miércoles, 14 de marzo de 2012

Reflexiones desde el Abismo (Libro 2) I


Reflexiones desde el abismo (II parte)

(¡De todo y sobre todos!)



“El hombre despierto siempre alumbrará el oscuro y tenebroso  camino que conduce a la libertad”. ¿Te animas a hallarlo? ¡Bien, vamos! Pero debes despojarte de todo y de todos”.


Ur-Man Croy       2011                                                                                              

“Quienquiera que tú seas amado extranjero, que por primera vez encuentro, entrégate al encanto de esta hora y del silencio que nos rodea por todas partes, y deja que te refiera un pensamiento que eleva ante mí y que quisiera arrojar su luz sobre ti como sobre cualquier otro, igual que una estrella, porque esta es la misión de las estrellas”…
                                                                                

“El individuo ha luchado siempre para no ser absorbido por la tribu. Si lo intentas, a menudo estarás solo, y a veces asustado. Pero ningún precio es demasiado alto por el privilegio de ser uno mismo”.
                                                                                               Nietzsche.




“¡Aquí estoy para seguir diciendo lo que espantará al alma, y de lo que nadie jamás podrá hacerme retractar!”



 Maestro taoísta del monasterio colgante de Heng Shan.



“El hombre superior es noble y justo, jamás cruel, excepto cuando describe la verdad que otros niegan.”


                                                                                         Ur-Man Croy.


 “¡Los dioses no aman sino a los que les demandan lo imposible, los dioses no dan su bendición sino a aquellos que permanecen inquebrantables en lo imposible!”
                                                                                               -Adolf Hitler 


“¡No es la fe la que mueve montañas, es la voluntad!”
                                                                                    Ur-Man Croy




“Avanza hacia tu interior, hacia un punto verde que nosotros cuidaremos tu espalda…tu exterior. Avanza y no mires adelante…afuera”. Esto me aconsejó mi guía hace tiempo cuando lo vi por última vez. Se ausentó  en un rayo verde, dejando un punto inextenso en mi interior al cual debo dirigirme sin mirar adelante.
Agradezco a mi guía con el cual he tenido el honor y la infinita satisfacción de ser invitado a su morada y compartir su mesa en la cual hemos comido y reído, y solo yo bebido.

¡Nuestro honor es el valor!                   
                                                                                         Ur-Man Croy.

 Tyrodingibur.







“Incluso los Dioses pueden enamorarse, y en ese instante eterno que su corazón de hace carne, se vuelven mortales”




“Las caricias del sol, las gotas de la lluvia, las danzantes copas de los árboles, la caricia de un perro, el beso de una mujer: con todo eso yo ya tengo felicidad”.


                                                                                                              del hiperbóreo Heráclito                      


 “Runa del lobo guerrero”



 El hombre superior, cual lobo solitario, siempre será calumniado, odiado y temido por el rebaño humano, por ser este su enemigo esencial.





 A modo de introducción.

A veces, nosotros los que de algún modo vemos, nos cuesta horrores soportar la nociva presencia de los humanos, máxime si tenemos que compartir tiempo y espacio con ellos.
Este soportar, estratégico por cierto, lo es desde un lugar más allá de las cosas, porque más allá de las cosas se encuentra la verdad, verdad esta que nos insufla la fuerza necesaria para soportar la putrefacta presencia de los más.
Estos escritos son hechos con el fin estratégico de inducir al lector a profundizar en los conceptos expuestos, puesto que en esa búsqueda (predisposición espiritual mediante) se le revelarán verdades perdidas en los inconmensurables meandros del tiempo.
Estos escritos están vedados a los mediocres, los mentirosos, los falto de voluntad, a todos aquellos que hacen con su hipocresía una pésima y despreciable comedia con sus vidas, y donde más se manifiesta esta bajeza ética, es en aquellos que por su falta de pureza espiritual quieren ser reconocido por el medio en el cual viven. Estoy aludiendo a los que buscan protagonismo, sean estos hombres o mujeres.
Tiene que quedar claro que el protagonismo es una manifestación del sujeto cultural para tener reconocimiento y aceptación en un medio dado, siendo esta, la más alta manifestación de la hipocresía; hipocresía esta, que con la falta de escrúpulos transforman al sujeto en un mentiroso contumaz, lo que condimentado con otras especias de la superestructura daría lo que en psiquiatría se conoce como delirio. Es esto, y no otra cosa, lo que les pasó y les pasa a las santas y a los santos producto de una devoción a priori, haciendo raras excepciones claro está, porque nosotros también tenemos “santas” y “santos”.
Estos hipócritas no viven la vida, viven para ella; sus vidas son las cosas, lo que quiere decir que no lo hacen desde la gnosis (sabiduría), lo hacen desde la pistis (creencia) qué tiene como sustrato lo lúdico y lo sacralizante. Esto es tan así, que no hay más que observar cómo actúan, son los eternos Hipócritas que viven a la sombra de los que económicamente “están bien”, son los tullidos espirituales, gnósticos transgénicos, cuya ceguera espiritual les hace vivir una vida parasitaria “ad hoc” al lado de aquellos que tienen una vida de opulencia y confort sin saber estos que son también residuos del tiempo, superficiales, muertos en vida. No puedo evitar sentir lástima por ellos a pesar que es una manifestación del alma, pero es así de trágica la realidad de estas gentes que miran y no ven, están y no saben dónde, hablan sin saber lo que dicen, ignoran de donde vienen y más aún hacia adonde van. 
Estos escritos pueden ser aceptados o no por aquellos que los lean, pero tengo certeza gnóstica que las verdades expuestas serán leídas por dos fuerzas en pugnas: El alma y el espíritu. Muchos fueron los  llamados, pocos los que acudieron y menos aún los que resistieron, y otros que nunca estuvieron. Algunos desertaron por ver con espanto como las cosas los abandonaban, y ante ese sentimiento diluyente no tuvieron mejor idea que hacerse cosa con las cosas. De ningún modo juzgo esta actitud por demás execrable, es más, la comprendo porque yo también estuve a punto de sucumbir ¡Sí, a sucumbir por no retroceder, no por temor, y pongo a mis Dioses de testigo de esta actitud!
Estos escritos no son para aquellos que caminan a tientas, no por causa de la oscuridad en la cual viven, sino por estar encandilados por las seductoras luces de las vidrieras de los “centros comerciales”, que por desear esas “cosas” expuestas, se hacen cosa con las cosas que creen elegir, comprar, lo trágico es que creen elegir como vivir cuando son miserables cosas, que como todas las cosas son usados por fuerzas que hipócritamente aseguran no aceptar y repudiar.
Esta clase de “no seres”, si por curiosidad leyeran estos escritos, la lectura, análogo a un espejo, refractará lo que ocultan en su interior, cosa que no podrán negarse a sí mismo, aunque hipócritamente lo hagan para los demás.
Este hecho hará que recurran al único recurso que el hipócrita tiene a mano: la adjetivación despectiva y la diatriba, ignorando que estas no son otra cosa que meras transferencias de aspectos de sus conductas no asumidas por ser temidas o ignoradas. Dicho de otro modo: optan por actitudes cínicas e hipócritas.
De modo que  estos escritos son un espejo conceptual lingüísticamente hablando, en el cual se mirará el lector. O como asevera el dicho popular: “Al que le quepa el sayo que se lo ponga”
 Para terminar esta suerte de introducción le diré al lector algo que no olvidará, máxime si es de los nuestros: ¡Nosotros los paganos, los heréticos, los que no pertenecemos a este asco de mundo, somos como los gatos y las armas: se las odia o se las ama, y puedo asegurarle estimado lector que nosotros los que vemos, a los que los dioses nos sonríen, no tenemos nada de felino!      
    




 Sobre la hipocresía y la mentira.
 (O del dogma de la modernidad).    
                                                                             
Que estamos viviendo en una civilización corrupta y decadente por ser esta hipócrita y mentirosa, no cabe la menor duda. Estos dos adjetivos son empleados con frecuencia para denominar a ciertas conductas de aquellos que son parte de un grupo humano determinado.
Es menester aclarar que se entiende por mentira e hipocresía por el hecho que estos dos vocablos han perdido el significado punible que intrínsecamente tienen. Esto es así porque esta sociedad decadente se funda y se sostiene con estos dos adjetivos. Esto es análogo a que en un mundo de borrachos se quisiera enseñar que es la sobriedad. En este caso los borrachos son los hipócritas.
Una persona hipócrita es alguien que finge sentimientos de los cuales carece, o expresa ideales que jamás sigue.
La palabra “hipócrita” viene del griego Hypokrites que significa “actor”. Esta proviene del verbo Hypokriynein que significa actuar o exagerar.    
Es indescriptible el asco que les tengo a estos sujetos, sean estos hombres o mujeres. Este asco es la causa por la cual me cuesta describirlos en esta reflexión, razón por la cual me limitaré a ilustrar lo que realmente son; por eso de que “una ilustración vale por mil palabras”. Comenzaré sacándole la máscara a aquellos abominables que dicen amar a los niños.
Estimado lector. ¡He aquí al hombre la mujer… y el aborto!

 Fetos en una bolsa de residuos.

“Se dice que el aborto es un medio para ayudar a la mujer, cuando en realidad lo que se busca es una cómplice para un asesinato, con el agravante que es un acto filicida”.

  Víctima de un amor hipócrita.


“El aborto como planificación no es otra cosa que la planificación de la muerte”.

“Se niega o se tergiversa la vida fetal para justificar un asesinato”


“Privar el nacimiento de un niño, éticamente es un crimen de lesa niñez”.

“Lo grave es que los medios de comunicación masiva junto a la educación que también es masiva, fomenta y promueven el asesinato de niños antes de nacer”.

Quien maltrata a los niños o evita que nazcan, es porque en su interior murió la inocencia que a ellos pertenece, y en su lugar germino la semilla del Mal”.
Los llamados humanistas sean estos democráticos, socialistas, comunistas, masones etc. Siempre pregonaron la lucha por el más débil. El pobre contra el rico, el negro contra el blanco, el débil contra el fuerte. Había que tomar partido por uno de ellos que curiosamente nunca tomaron partido por los niños. Para esta lacra social era condenable la guerra, la pena de muerte o cualquier forma de violencia, de modo que a había que oponerse las armas al fusilamiento y al cadalso. Para estos la vida era lo primero por lo que había que sacrificarse, mejorar la calidad de vida de los necesitados, los desheredados, en suma del débil.

 El de la mano enguantada es quien dice amar a sus hijos y a los niños.

Hasta aquí todo bien. Se podía estar de acuerdo o no con estos “maltusianos”, pero algo aconteció con estos “sabios”, emergió al umbral del sentido del mundo algo que sería lo más, abominable, despreciable y satánico: El aborto.
Este acto éticamente incalificable, se ha tornado en la actualidad como un dogma institucionalizado, que es decir con certeza que se ha legalizado la muerte.

 Niño asesinado en un aborto.

La discusión con respecto al aborto se dio porque estos criminales humanistas no les fue posible negar la vida del feto, y llevaron la discusión encuadrándola a si el feto era una persona o no. Esta posición de si el feto era persona o no, se sorteo apuntando a la madre, afirmando que ella sí es persona y por consiguiente con capacidad de decisión. Esta posición condeno a muerte al niño, aseverando que si bien era una vida ¡no era una persona! Mi querido y estimado lector, si esto no es hipocresía ¿Qué mierda es?
Aquellos niños que se salvaron de ser asesinados en el útero materno con un aborto, salieron de un infierno para caer en otro: El infierno de la vida, con el agravante que se encuentran totalmente indefensos en medio de una guerra espantosa en la cual son tomados como rehén cuando no muertos por sus captores (padres, religiosos, educadores etc.), quedando en el campo de batalla muchas bajas, entre ellos muchos heridos como por ejemplo los idiotizados por la educación, internet y la televisión.
Existe una verdad velada, oculta, negada cuando no desconocida;  es el hecho de que los niños no son paridos (vía natural), los hacen nacer por cesárea (vía cultural), excepto que el nacer por esta última vía sea por razones médicas, que de ningún modo quiere decir que no sea negativo para el niño, puesto que se ha alterado un designio con un hecho cultural.

 También existen abortos tardíos. Este por ejemplo, es un aborto social.
Niño comiendo residuos encontrado en la calle.


¿Se dio cuenta el lector que los niños ya no juegan como otrora lo hacían emulando a los “mayores”?


 El alimento preferido del Señor: El dolor.

El juego no es otra cosa que la actualización de matrices virtuales (culturales) a través de la puesta de sentido. Los niños ya no juegan a la guerra, ni a emular actividades de los mayores fundamentalmente laborales. Las niñas ya no juegan a ser mamá y por ende con muñecas. Estimado lector, no le quepa a usted la menor duda que el responsable de esta decadencia la tiene el aborto, fundamentalmente los encubiertos como las cesáreas y los posteriores abandonos producto este último, también de la falta de afecto y autoridad de los padres (fundamentalmente del hombre) que de algún modo estos también fueron abortados…por el sistema social.
Con este cuadro deplorable y terrorífico el niño pasa a un estamento social que se lo conoce como adolescencia. Esta etapa que no es otra cosa que una nueva trinchera donde tendrá que enfrentar los mismos enemigos con otros aspectos pero más fuerte. El adjetivo adolecente, adolece (valga la redundancia) de una clara definición exceptuando que semánticamente significa carencia, no teniendo esto importancia aquí, puesto que lo importante es el contexto en el cual se manifiesta dicha adolescencia.
Este período de la vida se caracteriza por ser el más combativo por la “independencia” que naturalmente le corresponde al joven con respecto al medio familiar y social.

 Usted elige: Esto…

El salir airoso de los enfrentamientos con la superestructura (medio social), depende de las armas con la cual han sido dotados, que por lo visto no son las más adecuadas. ¿Y cuáles son esas armas indispensables y estratégicas? Veamos:
El odio y la envidia no es otra cosa que el desdoblamiento hipostático del Mal en la estructura arquetípica.
Existe una manifiesta envidia hacia los jóvenes de parte de los mayores. Es la razón por la cual se los abandona y los dejan a su suerte.
 …o esto.

La profunda implicancia de esta sentencia se debe buscar en el interior de cada responsable de su educación, que es donde se manifiesta esta hipóstasis que como dije arriba, no es otra cosa que la manifestación del Mal en la estructura arquetípica.
Bien se podría decir que a la juventud se la ha dado en sacrificio al Dios de la modernidad, ese Moloch que se alimenta de lo prístino y noble que es la juventud. Ellos los hipócritas, los corruptos, llámense estos educadores, jueces, o cuales quiera que tengan una responsabilidad social, son los nuevos sacrificadores que ofician de “guardianes del umbral”, siendo la cultura el apoyo logístico de esta lacra satánica.
Es de importancia cardinal que los jóvenes sean instruidos en las diferentes ciencias o disciplinas que les ofrece la superestructura, para que valiéndose de los distintos lenguajes habituales y con orientación estratégica, evalúen la realidad que los circundan y con ella conformar un modo de movimiento para evitar caer en la trampa tendida por dicha estrategia enemiga.
Quien viva en un medio urbano y carezca de esta instrumentación que dan los distintos lenguajes habituales, quedará en total estado de indefensión, quedando a merced del enemigo que lo integrará a férreos aspectos de la superestructura.
De modo que a mayor conocimiento de las variables de la “realidad”, mayor posibilidad de conformar una estrategia de liberación. Todo esto carecerá de valor si al joven no se lo ha instruido en la única manifestación espiritual del hombre: El arte.
¡Sí! No existe modo de purificar la sangre en un medio urbano que no sea conociendo en profundidad sus variables tácticas, que no son otras que las distintas disciplinas científicas (lenguajes habituales) si no es con el poder mutante, con el auxilio de lo único puro y espiritual del hombre. El arte.


Usted elige: Vivir bajo este símbolo…

No cabe ninguna duda que es de esta instrucción de la que adolece la juventud (y no solo ella), carencia esta que se manifiesta con total evidencia en la idiotez en la cual han sumido a sus mentes y también a sus espíritus. Solo hace falta ver el total abandono, la profunda soledad en la cual se encuentran los jóvenes para que sea irrefutable el hecho que son víctimas expiatorias de este sistema perverso y diabólico, construido y ejercido por estos nuevos sacerdotes llamados “funcionarios”, sean estos políticos o educadores, que a lo único que le son funcionales, es a ese demonio que en la antigüedad se lo conocía con el nombre de Moloch.

 …o este.

Pero no todo termina aquí, porque la maldad sin nombre de este sistema (léase civilización) no podría sobrevivir sin el soporte logístico de sus esclavos que por millones se esconden detrás de la máscara que nosotros conocemos con el nombre de “sujeto cultural”. Son los que recogen el alimento que más apetece a su Señor: ¡El dolor! Ese dolor, que ha decir de Buda se encuentra en el deseo, este deseo es el que se transforma en rector de las vidas de aquellos jóvenes, que por la puesta de sentido al sexo caen en las redes del designio rector que rige a la mujer que no es otro que el de procrear. Este, como todo designio que es a priori del sujeto, queda fijado en el joven (¡Y no solo en el!) que con el aporte táctico de la superestructura conforma lo que conocemos como familia.
Esta institución formada con proyecciones culturales, que  convergen con designios animales, es la más segura prisión en la cual el Yo que es reflejo de Yo infinito, no escapará jamás excepto que medie entre él y el mundo el canto carismático de lo eterno, portento este que está vedado a la gran mayoría de los hombres por carecer del oído interior, “órgano” este indispensable para poder discernir un lenguaje musical que la sabiduría primordial llama “lenguaje de los pájaros”.
Pero no nos vayamos del tema. La institución familiar, como toda construcción arquetípica, nace evoluciona y muere, siempre y cuando no deje descendencia; y en esta descendencia se encuentra el meollo de la cosa. ¡Sin hijos no existe la familia! Si, mi estimado lector... la familia tal cual la conocemos es una fábrica de rehenes, puesto que es eso lo que son los hijos. Es falso el amor que dicen tener por ellos. ¡No es posible querer a un hijo cuando se le ha asesinado al hermano con un aborto o tienen proyectado hacerlo!
La gran mayoría de los que hoy son padres por designio (no por convicción) tienen hermanos, hijos y nietos asesinados en el útero materno, siendo un atenuante si este crimen se lo ha cometido por animalidad o ignorancia, estados estos infrahumanos que no por eso dejan de ser punibles.
En este contexto se desarrolla la vida de la pareja que devino en familia, con el agravante para el hombre que lo harán responsable de todo aquello que no supo o no pudo lograr para el bienestar de los suyos; y esto es por algo que muy pocos ven: La mujer, por manipulación arquetípica es “socia” en las ganancias, nunca en las pérdidas (siempre el hombre es el responsable si la mujer aborta). De modo tal que el amor que se pregona y se quiere demostrar en el seno familiar cuando actúan de enamorados, queriéndolo demostrar con caricias,  besos y amabilidades, sin lugar a dudas es la más alta manifestación de la hipocresía y la mentira.
Esto no tendría nada de grave, no pasaría de ser una relación patológica, de no ser que este tipo de unión, valiéndose de lo que ellos llaman amor, en un mar de secreciones y sudor, en un banquete de compartido placer, gestan las futuras víctimas que serán eliminadas en un aborto, y de tener la suerte de salir   

 ¡No están jugando; buscan alimentos en la basura!


indemne lo hará la superestructura en la cual nacerán, la cual es gobernada por los sacrificadores a su servicio.
¿No acuerda lector? Le ruego que se responda interiormente estas dos preguntas.
Pregunta: ¿Cómo se puede amar a un hijo cuando se ha asesinado a su hermano? ¿Cómo se le puede llamar “querido/a” o “mi amor” a alguien al cual se le ha mentido y engañado? Si esto no es hipocresía mí querido lector ¿Qué mierda es? Por favor responda.
¡Esto no termina aquí, hay más todavía! Inexorablemente este hombre marcha hacia una segura e insalvable vejez, aludo aquí a una vejez biológica, puesto que a la espiritual hace tiempo que la perdieron. Es indignante el desprecio, la indiferencia y hasta el odio con el cual esta sociedad, esta cultura judeocristiana tratan al anciano. Este trato tiene como sustrato el hecho de que este hombre mayor se encuentra cerca de la muerte, y el hipócrita y el cobarde se espantan ante ese hecho insalvable. Esta es una de las razones por la cual a los ancianos se los abandona a su suerte. Pregunto. ¿Quién tendría el valor de vivir al lado de la muerte? El hipócrita y el cobarde no, claro está. De modo que ¡Disparen contra los viejos! Y es eso lo que hacen.
Visto desde lo transcendente el anciano es un guerrero sin saber que lo es. Esta es una verdad que tiene profunda implicancia metafísica que posee una relación directa con el encadenamiento espiritual, cosa que entenderán aquellos que fueron y son instruidos en la sabiduría primordial. ¿Entenderán?

 Anciano muerto en la calle. Una baja más. El enemigo es implacable.

Este guerrero sin saber que lo es, se lo ha tratado de eliminar desde el seno materno, que por razones que no vienen al caso llego a la situación actual, la cual es análoga a la que se encontraba en el útero.
Sí mi querido lector. El niño al nacer, lo hace en un campo de batalla y este hecho lo obliga a luchar quiera o no, y si sale indemne del combate, el enemigo nunca le perdonará y el castigo será el desprecio, el abandono y el escarnio, o el abandono extremo como lo ilustra la foto arriba expuesta.
Si no se cree lo que lo que lee, invito al lector visitar ese depósito de viejos al cual le dan el nombre académico de “Hogar de ancianos” cuando en realidad son mazmorras que solo aquel de una infinita hipocresía y maldad puede soportar. Mal comidos, maltratados cuando no castigados, así trata el cobarde y el hipócrita a aquel que le está señalando su futuro cierto e insalvable que es la muerte. ¡Con el agravante que esta conspiración se realiza con la complicidad de los hijos! ¿Cómo van a salir a pasear por un centro comercial con un viejo? ¡No señor no es moderno, que va a decir la gente!

 Niños novatos, derrotados en el primer combate. Víctimas de la hipocresía.


 Veterano de mil batallas perdidas. Resistió hasta aquí.


Esta sociedad execrable tiene un desprecio enfermizo, satánicamente enfermizo por los niños y los ancianos. Unos por entrar en combate, y los otros por resistir en el mismo ¿Entiendes? ¡Debes entender o estas perdido!
Una sociedad que no cuide a los niños y a los viejos irremediablemente tiene que estar de acuerdo con el aborto, puesto que este es la causa de tamaño genocidio.
Alguien dijo: “Yo soy el alfa y el omega el primero y el último”
¿Estaba aludiendo a los niños y a los ancianos?
También dijo: “Dejad que los niños vengan a mí, y no se lo impidáis porque de lo que son como éstos es el reino de los cielos”
Obviamente no aludía a los niños de la ilustración arriba expuesta ni mucho menos a los abortados. ¡O sí!
¡Si esto no es hipocresía qué carajo es!

“La hipocresía es el modo con el cual se relaciona en la sociedad el mediocre, el indigno y el inescrupuloso. Es un gusano que se arrastra, miente y traiciona por una migaja de reconocimiento y protagonismo”.

“Hay que cuidarse de los hipócritas; están siempre presto a la traición, desconocen la lealtad, siempre conspiran, y son expertos en mentir. Cuando dan la palabra jamás la cumplen; y esto por una razón: ¡No la tienen!”.

                                                                                              Ur- Man Croy.

Más allá del asco que se pueda sentir por esta sociedad hipócrita y cobarde, los viejos y los niños también tienen sus héroes y mártires, aquellos que lucharon hasta el fin pasando hambre, persecuciones y miles de peripecias más. Narraré acciones de hechos históricos desconocidos, por no ser estos enseñados y ocultados ex-profeso por temor a ser emulados.

En 1806-1807 los ingleses invaden Buenos Aires, entonces colonia española. Todos resistieron la invasión, cuando digo todos aludo a hombres y mujeres, ancianos y niños. Destacándose en esas acciones el valor sin límites de un niño que entre la metralla apoyaba logísticamente a la resistencia, alcanzando pólvora proyectiles y arrogando piedras y agua hirviendo al invasor. Este niño herido en combate, fue distinguido por su valor; solo tenía 13 años de edad. Se llamaba Juan Manuel de Rosas. El restaurador y padre del federalismo Argentino.

En 1810 el General Manuel Belgrano rumbo al Paraguay con un pequeño ejército de 250 hombres, tuvo un encuentro con los colonialistas españoles. Previo a esa batalla el general asistió a una reunión con sus oficiales en la cual se hicieron presentes un grupo de paisanos para que se los aceptara como voluntarios, entre ellos había un niño de tan solo 12 años que rogaba que se lo aceptara como voluntario. Fue aceptado con condiciones que no vienen al caso.
El 9 de marzo de 1811 se desarrollo el sangriento combate de Tacuarí. Al frente de la infantería, arengando a los soldados y redoblando el tambor, iba el niño de 12 años que cayó muerto por una descarga de fusil. Se llamaba Antonio Ríos. Se lo bautizo con el nombre de “El tamborcito de Tacuarí”.

En la segunda mitad del siglo XIX el heroico pueblo del Paraguay entabló una guerra contra Argentina, Brasil y Uruguay conocida como “La guerra de la triple alianza”, que según historiadores respetables pelearon hasta los perros (no es una metáfora) junto a soldados, mujeres, niños y viejos en defensa de la patria paraguaya. El sacrificio y el valor de este pueblo solo se puede comparar con la defensa de Estalingrado o la defensa de Berlín en la II guerra mundial ¿No lo cree el lector? Interiorícese de esa gesta y lo verá. Le daré un dato: Las bajas paraguayas en la guerra fueron de 1.000.000 entre civiles y militares ¡El 75% de la población, y esto entre 1865-1870! (¡Aquí los argentinos hipócritas y cobardes se espantaron porque en Malvinas murieron 600 patriotas, ocultando que los ingleses tuvieron más de 1100 soldados muertos! Pero esa es otra historia de la cual más adelante hare un comentario porque existe un total desconocimiento de la batalla de Malvinas y el heroísmo demostrado por “chicos” como peyorativamente llaman los cobardes e hipócritas a los soldados patriotas que lucharon en Malvinas ¡Dicho y documentado por oficiales ingleses!)
El combate final se llevo a cabo en “Cerro Cora”. Las fuerzas de la triple alianza contaban con 4600 soldados, la paraguaya con 480 defensores, ¡350 eran niños, viejos y mujeres! ¡Ninguno deserto, ninguno se rindió! Uno de los últimos en caer fue el Führer de la patria paraguaya el Mariscal Francisco Solano López. Todo esto sería una anécdota bélica más de no ser porque el jefe del estado mayor del Mariscal López (su hijo) poseía el grado de coronel. Murió en combate al frente de sus hombres. Contaba con solo 16 años. Se llamaba “Panchito” Solano López.
El paradigma del valor de los viejos y los niños se dio en la II guerra mundial, en la defensa de Berlín. Las siguientes ilustraciones sintetizarán de modo elocuente lo que llevaría mucha hojas exponer.

.
 El Führer condecorando a niños en la defensa de Berlín. 


 “Viejos” aprendiendo el manejo del antitanque “panzerfaust”.


 Esperando el ataque ruso. Los dos extremo del valor. El niño tenía 14 años, seguramente murió.


 El Führer saludando a niños de Juventud Hitlerista en la defensa de Berlín.



 Anciano aprendiendo el manejo del arma antitanque “panzarfaust”. 


Este hecho que no es comprendido y temido por los historiadores de la mentira, quedara marcado a fuego en la memoria de todo aquel que sienta un desprecio sin límite por la hipocresía, la mentira y la cobardía.
Las palabras son pocas, no alcanzan para describir con exactitud tamaña lealtad y valor de este pueblo, que como todo pueblo que se precie de heroico se inmolará antes de aceptar cualquier condición que cuarte su libertad.
Tiene que quedar claro que un pueblo como el descripto arriba  no está compuesto por ciudadanos comunes temerosos de las leyes impuestas por los hipócritas y cobardes ¡Esta compuesto por héroes! ¡Porque un niño, un anciano o una mujer al jugarse la vida por un ideal o por la patria que es lo mismo, no evaluando la fortaleza del enemigo, con principios supremos como el honor y la lealtad, dejan de ser humanos para participar de lo eterno, lo sepan ellos o no!
Quien al leer esta reflexión no sienta asco, odio y el deseo cierto de destruirlo todo, es por la simple razón de que por sus venas no corre sangre, corre mierda; mierda emanada por el centro de esta cloaca que los hipócritas le dan el nombre de corazón, refugio éste de cobardes y mentirosos.
Desde niño siempre me conmovió la pobreza extrema y la indigencia, sentía gran pena por los ancianos y los niños, a veces dándole de comer lo que llevaba para merendar a la escuela, colaborando mi madre con esto. Sentía desprecio por mis compañeros cuando se mofaban y se reían de ellos, llegando a pelear por eso; curiosamente las maestras siempre tomaron partido en mi contra. ¡Sí! Algo corría por mis venas y puedo dar fe que no era la mierda que les corría y les corren a los que fueron compañeros de lo poco que estudie, y por extensión a la gran mayoría de los hombres y mujeres, fundamentalmente los que tienen amigos. Porque amigos eran los que se burlaban de los viejos y niños indigentes. ¡Ahora puedo decir sin miedo a equivocarme que nunca tuve amigos, es decir, nunca integré un grupo de hipócritas!
¡Quien desprecia la injusticia y la inequidad no puede tener amigos, porque serlo o tenerlo, implica ser cómplice de un delito, de un delito de lesa eternidad!
Con respecto a la amistad tengo algo que decir. Lo haré en la próxima reflexión.



 ¡Heil Sieg!

 
Sobre la amistad.
(O  de cómo se falta al Honor)

No tengo la menor duda que la amistad posee una impronta animal preponderantemente de los mamíferos (piara, manada, jauría etc.)
El ser humano se origina en un animal mamífero llamado Pasú. En este pasado animal del hombre (encadenamiento espiritual mediante), hay que buscar el origen de la amistad (¡Y no solo de la amistad!). Con rigor de verdad se encuentra ahí.
Con el encadenamiento espiritual surgen las dos naturalezas éticas del hombre: La psicológica y la noológica. Dicho de otro modo: Lo anímico y lo espiritual.


Más allá de lo agradable de esta imagen, no caben dudas que la amistad posee una impronta animal…junto al amor.

En una de estas tipologías se encuentra la amistad, siendo obvio que es en lo anímico. Dicho de otro modo: La amistad no es otra cosa que la puesta de sentido al otro, reafirmando la matriz funcional de la manada arriba citada, y determinada por el sujeto conciente como enlace de una relación de la estructura arquetípica.
Esta es la razón por la cual el hombre despierto no tiene amigos por ser esta una manifestación del alma.
Esta cosa despreciable que es la amistad, en el contexto social se manifiesta como lo más puro de la hipocresía.
¿Conoce el lector a un intelectual amigo de un ignorante, o  un rico de un pobre? Siempre es el ignorante y el pobre el que desea ser amigo de sus antónimos, por eso de lo que el ideólogo Freud (¡atención psicólogos!) con total mal intención llamo “Identificación con el agresor” que como dije en otro lugar de estos escritos, no es otra cosa que la sumisión al más fuerte.
También existe la trillada falacia de la amistad entre el hombre y la mujer. ¡La amistad entre el hombre y la mujer! La más alta manifestación de la hipocresía (¡Y no solo de la hipocresía!) con el agravante que entre esta enfermiza relación existe un manifiesto interés: por parte del hombre deseo sexual, y de la mujer mantenerlo distante de ese deseo, siempre y cuando no le convenga económicamente claro está.
Esta tendencia, esta manifestación de la matriz funcional del animal que devino por el encadenamiento espiritual en matriz virtual-cultural-Kármica, es la que el enemigo emplea de modo táctico para anular, resignar toda honorabilidad contextuándola en una relación arquetípica.


Solo en la niñez existe la verdadera amistad…

Esta relación es la causante (entre otras cosas) de ideologías como por ejemplo “humanistas”, “democráticas”, “colectivistas”, “comunistas” etc. Movimientos estos cuyas causas hay que buscarlas en los llamados enciclopedistas de la revolución francesa, pero esa es otra historia.


 …y el verdadero amor. ¡Todo lo otro es mentira!

Los amigos conforman un grupo “cuasi” cerrado, grupo este que se ramifica en tanto que los componentes del mismo tengan contactos con otros grupos análogos a las conexiones ramificadas de la estructura neuronal. Ejemplo: Un grupo de amigos se constituye por tener un trabajo en común, pero no todos tienen la misma capacidad intelectual o la misma condición económica ni mucho menos los mismos gustos, como por ejemplo los deportivos, lo que da como resultado que el grupo en cuestión se ramifica en otros grupos los cuales serán del mismo equipo de futbol o de cualquier otro deporte a fin. Todo esto explicado “grosso modo” alcanza y sobra para comprender que es la amistad, máxime si el lector tiene amigos. Si es así acordara conmigo (aunque lo niegue) la amistad tiene dos cosas en común: La hipocresía y la mentira que sumándola dan como resultado el engaño, que como dijo Pitágoras “El orden de los factores no alteran el producto”.
En la actualidad (más o menos los últimos 100 años) la amistad es una institución que quien no la integre es un paria social. Esto es tan así que los padres (en este caso el hombre), tratan a sus hijos como amigos y no como padres. Esto es así porque la familia también es “trabajada” para ese fin.

“¿Abra algún hombre que no se sienta herido mortalmente si supiera lo que sus más fieles amigos en el fondo piensan de él?”.

                                                                                “Humano demasiado humano” Nietzsche.

Es deplorable ver estos amigos mentir y complotarse contra sus jefes de trabajo, superiores, padres, hermanos, y hasta contra la Patria. Mienten descaradamente con el solo fin de ser aceptado o para ser protagonistas. Son hipócritas porque esconden detrás de sus sonrisas y “buena onda” inconfesables sentimientos de envidia y desprecio cuando no de odio. De modo tal que la amistad es una manifestación del alma.
¡No! ¡Nosotros los hombres despiertos, los que vemos, no tenemos amigos; es más, ellos son nuestros enemigos! ¡Nosotros nada tenemos que ver con el alma, nuestra ética es la espiritual, se manifiesta en este mundo pero no es de aquí! Como dijo uno de los que ven “¡Nosotros pertenecemos a lo frio, lo negro y lo duro!” ¡Quien se diga hombre despierto y no sea parte de estas tres cualidades, no es un hombre despierto y será despreciado por él, por hipócrita y por amigo!

“La amistad no está sentada sobre la justicia. Está sentada sobre la complicidad. Solo los que carecen de honor son cómplice”

“No es posible que prevalezca la amistad sin la hipocresía y la mentira, ya sea entre ellos mismos o para con los demás”.



Usted elije: vivir con estos despreciables gusanos…

“¡Con los amigos se es cómplice, jamás leal! ¡Con los amigos se actúa por amor, jamás por honor!”

 …O morir con estas águilas.

“La amistad es peligrosa y nociva, razón por la cual la verdad es enemiga esencial de la complicidad”.

“El principal enemigo de la amistad es el honor”.
Hay que fomentar la amistad entre los niños por tener esta un valor pedagógico inestimable. Fuera de este contexto la amistad es una trampa para su integridad”.
Nosotros los que vemos, los que tenemos certeza de que no somos de este mundo, los que tenemos el honor y el privilegio de haber sido elegidos por nuestros guías espirituales, los que nos instruyeron en la Sabiduría Primordial, decimos enfáticamente: ¡Nosotros tenemos camaradas y enemigos, jamás amigos!
Transcribiré textualmente lo que nuestros guías nos enseñaron con respecto a la camaradería y la amistad; texto este sacado de la novela mágica “El misterio de Bellicena Vilca” de Nimrod de Rosario.

“La camaradería no es un vínculo cuantificable, una relación mensurable, una razón entre compañeros. No es un mero nexo afectivo, como la amistad, sino coincidencia espiritual, identidad de ideales que se realizan simultáneamente. La camaradería es determinada por instantes absolutos: el tiempo y el espacio del hecho; pero carece de dimensión temporal extensiva; vale decir, la camaradería no admite categoría de duración, es inconcebible un camarada permanente, como un amigo. La camaradería produce camaradas del acto, de la circunstancia coincidente; implica el encuentro de dos o varios, en un mismo instante, con un ideal común que se concreta. La amistad, por el contrario, es temporalmente extensa y espacialmente limitadora y abarcante; consiste en un grueso nexo sentimental, casi mensurable, que une a las personas con independencia del hecho en el que participan. La amistad es independiente de toda norma ética porque brota del corazón, como toda relación afectiva. En la camaradería por el contrario, siempre está presente el honor. Se exige no cuestionar la conducta moral de un amigo; es obligación en cambio, observar la actitud ética de un camarada: Se podría traicionar a la patria con ayuda de un amigo. Pero solo es posible morir por la patria, con ayuda de un camarada.
De la oposición entre la amistad, afectiva, y la camaradería, espiritual, surge con claridad por qué el traidor consigue extender su traición en el tiempo, “para siempre”, análogamente a la amistad, y porqué el héroe debe demostrar su valor en el acto de un instante, instante que el Honor, y la ética de la humildad, obligan a olvidar posteriormente: ese instante del héroe, que lleva implícito todo el valor en el acto de su ocurrencia, es la instancia absoluta los camarada, la coincidencia perfecta de los que van a luchar a favor del mismo ideal. Porque, la aclaración es evidente, el instante del héroe es un tiempo propio de Kshastriyas, de guerreros, es decir de camaradas.
En una trinchera, están refugiados un jefe y diez soldados. De pronto cae dentro una mortífera granada. Un soldado se arroja sobre ella y amortigua la explosión con su cuerpo: ha muerto pero a salvado a todos los demás; es un héroe. Hay que advertir en este ejemplo, que el héroe. Es su instancia absoluta, es el líder carismático del grupo. Observemos bien: se trata de un  ejército profesional, existen jerarquías y grados militares, superiores y subordinados, jefes y soldados. Sin embargo esa organización exterior, ese orden superficial, no cuenta frente a la muerte imponderable; las fuerzas internas del orden humano son impotentes para oponerse a la potencia disolvente de la muerte. Al caer la granada, en la trechera, solo son reales la muerte y los hombres que van a morir: en ese instante de terror no hay superiores ni subordinados, jefes y soldados que van a morir, sino hombres que van a morir. Pero alguien decide ponerle el cuerpo a la muerte. Lo piensa en un instante y lo decide: él detendrá a la muerte, no la dejará pasar más allá de sí. No es un suicidio: es un acto de entrega de la propia vida en favor de un ideal. “Muero para que triunfen ellos”.
Primer acto: cae la granada en la trinchera y la granada es la muerte: frente a ella un grupo de hombres va a morir.
Segundo acto: Un hombre se levanta desde su propia humanidad y decide “morir el solo y salvarlos a ellos”, “para que triunfen ellos”. Y quien así obra no es ni jefe ni soldado, pues el valor no requiere jerarquías, sino el héroe. He aquí el milagro: un soldado se apodera de la instancia absoluta y deja de ser soldado para convertirse en héroe. Y ya no hay jefe ni soldado, ni siquiera hombres que van a morir, sino el héroe y sus camaradas.
Sus camaradas, jefes y soldados, son los camaradas que coinciden junto a él en el acto de la muerte. Pero por sobre todos los actos, está el objetivo de la guerra, el ideal del guerrero, la patria o tal vez una meta nacional. La realización del ideal necesita, pues, el hecho de la vida. La muerte, en ese caso, es el enemigo. De allí que, frenar a la muerte, evitar que quite la vida a los que luchan por el ideal, sea un acto de servicio al ideal, fuera de todo reglamento. Si no fuese así, el acto del héroe seria un mero suicidio y los sobrevivientes salvarían una vida sin sentido. Pero la vida rescatada de la muerte tiene un sentido: el triunfo del ideal. El héroe se arroja sobre la granada pero les dice bien claro a todos: “Muero para que vosotros triunféis”, es decir, “muero así para que triunfemos todos”, “muero así para que triunfe el ideal”, “¡triunfad!”, no las dice “Os regalo la vida”.
¿Y cómo se los dice?: carismáticamente. Todos los escuchan con la sangre por eso no sienten que le deben la vida al héroe sino que deben triunfar, derrotar al Enemigo, cumplir con su mandato. ¿Entonces hay orden? Sí, pero no el orden artificial de la organización militar sino la formalidad de la mística: en el instante de arrojo, el héroe es el líder carismático de sus camaradas y su último pensamiento es una orden que todos acataran. Una orden dada fuera de la jerarquía militar, desenganchada de la cadena de mando, pero dotada de mayor fuerza que cualquier disposición exterior porque ha sido emitida dentro de cada uno, simultáneamente con la explosión de la muerte. Bajo la forma mística del ideal, los camaradas han recibido, en un instante único, la orden del líder carismático, que lo es porque en esa instancia absoluta los supera a todos con el valor heroico de su acto.
Regresando a la comparación anterior, ahora se puede apreciar mejor la diferencia entre la amistad y la camaradería: los amigos pueden darnos mucho, incluso todo lo que tienen; tal vez hasta den la vida por nosotros; pero solo los camaradas nos darían algo mayor que sus vidas, incluso mayor que nuestras propias vidas, esto es, el ideal Solo un héroe, o un camarada, creerá en nosotros como héroes o camaradas y nos ordenará seguir al ideal, nos señalará el ideal, nos revelará el ideal, nos aproximará al ideal.
Ser amigo es estar ligado a un corazón ajeno. Ser camarada es estar comprometido con un ideal; Significa asumir en el momento oportuno, la instancia absoluta del héroe; si fuese necesario, liderar carismáticamente a los camaradas, ordenar la marcha hacia el ideal, morir por el ideal.
“Alemania un día te elevaras radiante / aunque nosotros tengamos que morir /… / ¡Sí nuestros Estandartes son superiores a la muerte!”
Pero no siempre los héroes tienen que morir. Héroe es también  aquel que lidera a sus camaradas en el instante absoluto y los conduce directamente a la victoria. Y todos los siguen, persuadidos, arrebatados, ganados, porque saben carismáticamente, con la sangre, que él ha visto el ideal y se propone realizarlo.. Se cumple así un principio universal de la Sabiduría Hiperbórea; “uno conduce a los camaradas y el ideal se realiza”.

Narraré una anécdota que ilustra de modo elocuente lo arriba expuesto.
A fines de la década de los 80 del siglo pasado uno de mis guías me encomendó una misión que consistía en visitar a un capitán SS para confirmar cierta información que el poseía.
Este capitán que yo no conocía, vivía en las sierras de Córdoba. Luchó 3 años en el frente este y fue condecorado por orden del Führer con la cruz de hierro al valor.
Miro a mi guía y con cierta duda y le pregunto ¿Un capitán SS? ¿Y qué posibilidad existe de que me atienda? Me miró con una sonrisa que solo ellos poseen y me contesto: “Te atenderá Croy, te atenderá”.
Partimos para las montañas; digo partimos porque me acompañaron un camarada y su compañera. Durante el viaje que duró una hora y media no me canse de preguntar cómo me presento a tamaño hombre; ¡yo que no tengo nada de rubio ni de blanco, y mi camarada menos aún! A excepción de nuestra camarada que es blanca y de rasgos germanos. Entre esas cavilaciones algo me dijo que nosotros poseíamos algo más valioso que pertenecer a una raza pura; pertenecíamos a una orden sostenida por los mismos Dioses que sostuvieron y sostienen a este héroe que íbamos a visitar lo sepa el o no.
Llegamos a la casa del capitán, un chalecito de arquitectura agradable situado en una pequeña colina en la cual en un mástil flameaba una pequeña bandera blanca con una Odal negra en su centro, cosa que me lleno de regocijo. Subo los escalones solo, puesto que mis camaradas se quedaron a la espera en el automóvil. Digito el timbre y espero unos dos minutos; se abre la puerta y se hace presente una mujer rubia de pelo mediamente largo de aproximadamente 60 años de edad y de mi altura (1m.77.cm).
“Buenos días Señor” me saluda; devolviéndole el saludo le pregunto por el capitán, haciéndole saber si dentro de lo posible podíamos hablar con él. Me indaga sobre mi nombre y me pregunta si el capitán me conocía. “No señora, el capitán no me conoce y mi nombre es Orlando Romero”. Me sonrió y me dijo que esperara.
Se abre nuevamente la puerta y se hizo presente el capitán, un hombre entre 70 y 75 años diez centímetros más alto que yo, de abundante cabello, de ojos celestes de mirada segura, vestía ropas de trabajo de granja, le tiendo la mano y lo saludo formalmente. Me mira no menos de cinco segundos los cuales le sostuve la mirada ¡Cinco eternos segundos! Con un marcado acento Alemán me contesta: “Me agrada conocerlo Romero” “¿Es militar Usted?” La pregunta se debía a que yo llevaba pelo corto y vestía una garibaldina verde oliva del Ejército Argentino. “No capitán, soy civil pero pienso como militar” Me hizo una sonrisa y me invitó a pasar.
Le hago saber que vengo con dos camaradas que me esperan en la ruta en el automóvil. “llámelos por favor” me ordenó.
Les presento a mis camaradas y los cuatro entramos a la casa. Una vez sentado en un cómodo living comedor la señora nos invitó con una taza de té ausentándose luego quedando los cuatro solos.
“Señor Romero. ¿En qué puedo serle útil?” Me miraba fijamente y juro que nunca lo vi pestañar.
Le hago una pequeña introducción de la razón de nuestra visita dándose un dialogo en el cual se disiparon algunas de las dudas que mi superior me mando a averiguar. Luego de conversar sobre lo fundamental, hablamos de cosas varias concernientes a la guerra, en la cual vierte la opinión de que Alemania podía haber ganado la guerra. “Perdón capitán”, le contesto. “Si Alemania hubiera perdido la guerra nosotros no estaríamos aquí con Usted”. “Si Alemania hubiera perdido la guerra nosotros no seriamos lo que somos y Usted no sería lo que es”. Me clavó la mirada cinco o diez segundos eternos sin contestarme. Hizo una sonrisa y dijo: “les mostraré algo”. Se levanto y nos mostro la daga SS y la cruz de hierro con la cual fue condecorado. No me es posible describir lo que sentí cuando tome en mi mano esos símbolos sagrados; tal vez no haya sido un sentimiento, experimentando lo mismo mis camaradas.
Las circunstancias por la cual el capitán fue condecorado convergen con lo arriba expuesto con respecto a la diferencia ética entre camarada y amigo.
Obviaré detalles para ir directamente al grano. Al principio de 1944 se encontraba el capitán luchando en Yugoeslavia  contra los Partisanos comandados por el comandante Josep Broz (Tito).
El capitán (en ese momento teniente) comandaba una compañía de infantería SS, soportando un duro ataque de los partisanos los cuales les habían causados muchas bajas. Ante este hecho adverso el teniente recibe la orden de sus superiores de retirarse a un lugar estratégicamente más favorable, contando con la dificultad de trasladar los heridos que eran numerosos. Nuestro teniente no tenía opción, abandonaba a los heridos y cumplía la orden (los partisanos no tomaban prisioneros), o se quedaba con ellos sabiendo con certeza que todos morirían. Ese hombre que me miraba sin pestañar era un SS que opto por no abandonar a sus camaradas, y desobedeció la orden, no sin antes preguntar a sus camaradas si acordaban con esa decisión que de no ser así, podían retirarse como se les había ordenado. Eran SS; todos acordaron quedarse y luchar hasta el fin: y el fin era la muerte.
El ataque de los partisanos previo bombardeo con morteros fue terrible causando más bajas; atacaban a la bayoneta teniendo muchas bajas pero se acercaban a las defensas de los SS. Parecía que todo estaba perdido cuando de repente disparando con sus cañones y ametralladoras aparecieron varios panzers (carros blindados) e infantería mecanizada que abortan el ataque partisano. Luego de este hecho nuestro teniente SS da el parte de las acciones y comunica que había desobedecido una orden superior por lo cual queda detenido. Desobedecer una orden en combate en la cual se pone en riesgo el objetivo táctico o estratégico de los superiores es exponerse a un pelotón de fusilamiento, de lo cual nuestro teniente no tenía ningunas duda.
La detención llevo un tiempo; el tiempo que llevó el ir y venir del informe.
Un determinado día le fue informado que sería condecorado por la decisión y el valor puesto en combate por orden expresa del Führer y ascendido al grado inmediatamente superior al de teniente. Fue ascendido a capitán.
Como en el texto arriba citado, en un grupo de camaradas no es el grado militar el que prevalece en situaciones de máxima tención, máxime si el grupo se encuentra en peligro eminente de perder sus vidas, de ahí que nuestro capitán tomó una decisión por encima de la orden recibida de sus superiores. Solo desde el espíritu esta decisión puede ser evaluada y comprendida, fuera del espíritu carece de valor gnóstico. De modo que el accionar del capitán es análogo a lo enseñado por Nimrod de Rosario, con la diferencia que lo expuesto en la novela no fue vasado en un hecho real; lo del capitán sí.
Se puede alegar que las dos acciones no son compatibles, porque uno murió y el otro no. A esto respondo lo que enseña Nimrod. “El héroe no siempre debe morir”, y no le quepa la menor duda al lector que el capitán fue un héroe.

Se llamaba Friedrich. Murió en el año de 1988, no pude concurrir a su sepelio dado a que me encontraba preso en una cárcel en Córdoba por violar  la Ley para defender la justicia.
Para terminar diré lo obvio. El Capitán nunca tuvo amigos, sí camaradas, que por no abandonarlos había decidido morir con ellos.

¡Sieg Heil Capitán! ¡Los Dioses te hayan premiado con el Valhalla!



 Distintivo de la VII división SS de montaña “Prinz Eugen” a la cual pertenecía nuestro camarada.



Sobre dos grandes.

A veces a ciertos hombres las circunstancias de la vida y también de la muerte, lo sitúan en tensión dramática con el mundo que los circundan, dramatismo este que al ser asumido como tal, los compromete en una lucha interior de proporciones ciclópeas, no siempre ganadas claro está.
Ésta lucha ubica a estos hombres fuera de toda clase de categorías tanto morales como éticas, exceptuando esta última si es de índole espiritual. Este lugar “fuera de todo” se encuentra más allá de las cosas, y más allá de las cosas se encuentra la verdad, que no tiene nada de agradable para aquellos que están asidos a las cosas.
Estos hombres (desgraciadamente pocos) en su búsqueda llevan la mirada a lugares que se encuentran vedados a la inmensa mayoría. A esta clase de hombres pertenecen estos dos grandes de la poética occidental, y como no podía ser de otra manera, son de nacionalidad alemana. Estoy aludiendo a Friedrich Hölderlin (1770- 1843. y a Friedrich Nietzsche (1844-1900.
Es llamativo el hecho de que a estos dos grandes de la poesía hayan estado separados por escasos meses, puesto  que desde la muerte de Hölderlin al nacimiento de Nietzsche mediaron escasos 16 meses. Se podría decir sin miedo a equivocarse que Nietzsche es el continuador de Hölderlin (¿El mismo espíritu en diferentes cuerpos?). Esto es así porque ambos vivieron en una coyuntura  histórica en la Alemania de entonces, la cual estaba bajo una estrategia de las fuerzas del espíritu, siendo uno de sus objetivos contrarrestar la ofensiva de la  revolución francesa  producto esta de la revolución cultural del renacimiento.
Ciclópeo tiene que haber sido el esfuerzo que dicha coyuntura les demando a estos dos grandes, y está bien que así sea puesto que a los mejores se le encomiendan las más peligrosas misiones, y estos dos guerreros lo demostraron con creces.
 Hölderlin y Nietzsche nacieron de familias con alto sentido religioso. En el caso de Höderlin, su padre era responsable del seminario de Lauffen. El padre de Nietzsche era pastor luterano, ambos con responsabilidades gubernamentales. Hölderlin vivió en Jena (no lejos de donde fue internado con su locura Nietzsche), unos de los centros intelectuales más importantes; ambos amantes de la filosofía y la mitología.
Es curioso el paralelismo entre estos dos grandes; los dos padecieron enfermedades mentales irreversibles producto de la presión volitiva del Yo sobre la estructura arquetípica; presión  esta no soportada por dicha estructura que fue la causante del colapso mental de estos dos grandes, y no como aseguran los estúpidos académicos con sus no menos estúpidas teorías psicológicas freudianas.
Se podría decir sin miedo a equivocarse, que la obra de Hölderlin fue profética, precursora de la obra Nietzscheana, cargada de un misticismo que bien se lo podría encuadrar en lo pagano de no ser por la contaminación judeocristiana que contrarrestaba su pureza espiritual siendo la causa de la tensión que lo llevó a la “locura” entre otras.
La batalla que “perdió” Hölderlin fue en el seno de la sangre, campo de batalla donde se juega la libertad espiritual del hombre; el alma contra el espíritu, el designio Hebreo contra la actitud graciosa luciférica.
En el desequilibrio psíquico de Hölderlin jugó un papel determinante una mujer de nombre Susette; mujer de un amigo, de la cual se enamora.
Esta relación lleva a romper con el marido de Susette después de una acalorada discusión. Este “enamoramiento” de Hölderlin no fue otra cosa que la proyección sobre Susette de uno de los cuatro aspectos femeninos a los cual alude uno de nuestros guías en un escrito titulado “El principio anímico”. Principio que expondremos de modo sintético cuando escriba sobre Nietzsche.
En situaciones de máxima tensión ejercida por la estructura cultural, la pureza del Virya sin estrategia, hace que este busque desesperadamente afuera lo que debe buscar adentro.
Esta búsqueda afuera, se origina en el hecho de ignorar aspectos fundamentales de la Sabiduría Primordial, que no son otros que los símbolos sagrados, símbolos estos que dicha sabiduría enseña en toda su dimensión y profundidad metafísica.
Esta búsqueda frustrada, esta falta de fuerza espiritual adicional, este no saber dónde buscar lo que su predisposición gnóstica le demanda, sabiendo sí, después de dos años que Susette, esa mujer de la cual se había enamorado, no era la que buscaba.
En 1803 a la edad de treinta y tres años le comunican la muerte de Susette. Este acontecimiento fue el principio del fin de Hölderlin.
Tal vez esta situación mental es lo que llevo a decir a Hölderlin en uno de sus momentos de mayor tensión:

“No recurras a médicos
ni a sacerdotes cuando
te veas apagar interiormente”.

Hölderlin a la edad de treinta y tres años solo y sin que nadie lo auxiliara, comenzó a apagarse e introducirse en las negruras laberínticas de la locura.


Johann Christian Friedrich Hölderlin. 1770-1843.

Su mente-conciencia empezó a incursionar por diferentes planos de significación (lo que la ciencia llama locura). Ingresó al hospital psiquiátrico en 1806 estando internado 235 días, hacia largas caminatas sin rumbo fijo y se desorientaba con frecuencia, tenía interminables conversaciones incoherentes y a veces accesos de ira. Cuando lo declararon enfermo incurable se fue a vivir a casa cerca de un amigo carpintero  conocedor de sus obras, quien también se hace cargo de la mantención de su madre. Allí vivió 35 años hasta su muerte.
Así como la obra de Nietzsche gravita en su “Así hablo Zaratustra”, en la obra de Hölderlin es el “Hiperion o el eremita de Grecia”.
 Mi criterio es que la relación con Susette y su obra Hiperion es lo que situó a Höderlin a las puertas de planos de significación oblicuos a su mundo habitual análogo como lo fue un personaje femenino de apellido Salomé y su obra “Así habló Zaratustra” a Nietzsche.
Transcribiré Fragmentos de esta bella obra de Höderlin para que el lector evalúe por sí mismo la lucha interior de ese genial poeta:

“A ser uno con todo lo viviente, volver en un feliz olvido de sí mismo, al todo de la naturaleza. A menudo alcanzo esa cumbre…pero un momento de reflexión basta para despeñarme de ella. Medito, y me encuentro como estaba antes, solo, con todos los dolores propios de la condición mortal, y el asilo de mi corazón, el mundo enteramente uno, desaparece; la naturaleza se cruza de brazos, y yo me encuentro ante ella como ante un extraño, y no la comprendo. Ojalá no hubiera ido nunca a vuestras escuelas, pues en ellas es donde me volví tan razonable, donde aprendí a diferenciarme de manera fundamental de lo que me rodea; ahora estoy aislado de la hermosura del mundo, he sido así expulsado del jardín de la naturaleza, donde crecía y florecía, y me agosto al sol del mediodía. ¡Oh si, el hombre es un dios cuando sueña y un mendigo cuando piensa!”

Sí, Hölderlin estaba solo; era dable sospechar que luchaba con fantasmales entidades que emergían a su conciencia ¿Y si no hubieran sido fantasmas? ¿Y si por el contrario fueran visiones de mundos olvidados, se seres divinos que de algún modo les eran familiar, que ante la imposibilidad de asirse a ellas ese deseo devino en locura?
Me inclino por esto último puesto que una visión de los mundos perdidos u olvidados pudo inspirar a este gran poeta a escribir tamaña nostalgia.

“Los hijos de la edad dorada
vagan ahora legos,
por la tierra de los padres,
olvidados de los días del destino,
en algún otro lado.
¿Y ningún otro anhelo puede ya hacerles volver?
¿Nunca le verán mis ojos?
¡Ay! ¿Nunca os encontraré por los mil senderos
de la tierra verdeante en que os busca?
¿Figuras iguales a los Dioses?
¿Y entendí yo por ventura vuestro lenguaje,
Vuestra leyenda, tan solo para que mi alma
Buscara vuestras sombras?
Quiero acercarme a vosotros,
Allá donde crecen todavía vuestros bosques,
Donde esconde entre nubes su cumbre
solitario el monte sagrado.
Allí quiero ir, cuando reluciendo
en la sombra del roble, encuentre la fuente del origen.
¡Oh, vosotros durmientes!
¡Oh, sombras sagradas!
¡Con vosotros quiero ir!

Es evidente la influencia de Píndaro en Hölderlin el cual tradujo al alemán y del que era asiduo lector.
Con Nietzsche ocurrió algo semejante a Hölderlin, es como si la soledad de este último se hubiese trasladado a Nietzsche. Esta soledad cuando no es puesta en un contexto estratégico, bajo el amparo de una mística espiritual se torna nefasta para el hombre de voluntad emanada por el Yo, siendo este el caso de estos dos grandes.  
Es totalmente desconocido el hecho mágico-estratégico que se dio en esa coyuntura histórica en la cual sobresale la Prusia de entonces. Este movimiento estratégico como “ensayo” de acontecimientos futuros minuciosamente planificados por las fuerzas del espíritu en el marco de la mística Hiperbórea, dio como resultado una pléyade de artistas que nutrieron esa época con exquisitas creaciones en todas las ramas del arte, fundamentalmente en la literatura y la música que aún hoy nos regocijan.
Esta y no otra es la razón de la superioridad alemana en el campo de las ciencias el arte y la filosofía en los siglos XVIII, XIX y parte del XX. Pero esa es otra historia.
Esta reflexión sobre Hölderlin es por demás sintética, profundizar en ella llevaría muchas páginas y no es esa la intención que quiere cumplir este escrito, puesto que la finalidad del mismo es inducir al lector a profundizar en los aspectos vertidos, único modo de no caer en una estructura dogmática.
Tiene que quedar claro lo obvio: Cuando digo que este genial poeta se encontraba totalmente solo, aludo al aporte estratégico de la Sabiduría Hiperbórea a la cual le doy el nombre de Sabiduría Primordial para preservar la pureza semántica de la palabra, puesto que en su nombre se han dicho cosas absurdas e incalificables cuando no demenciales.

Con Nietzsche pasó algo semejante a Hölderlin, que a decir de Plutarco son vidas paralelas.
Este gigante del pensamiento universal se lo conoce más por describir de modo genial la porquería del mundo que nos circunda, y como oponerse a ella, que no por eso tuvo menos presión, incomprensión y enemigos que Hölderlin.
Nietzsche más que un estudioso de su tiempo fue un crítico que demolió todos los principios morales que tenían y tienen fundamentos en el judeocristianismo. Esa crítica demoledora que se puede sonetizar en su sentencia: “Como filosofar con un martillo” y “Dios ha muerto” entre otras, siendo estas las causa del desprecio cuando no del odio de los académicos de su época y de esta, lo que hiso sumirlo en la más impenetrable soledad, descripta esta en una página famosa de Stefan Zweig titulada: “Imagen del hombre” que narra cómo vivía Nietzsche en Génova en el invierno de 1880-81. Dice así:

“Un mezquino comedor de una pensión de seis francos, al día, en un hotel de los Alpes o junto a la ribera de Liguria. Huéspedes indiferentes, la mayor parte de las veces algunas señoras viejas en small talk, es decir, en menuda conversación. La campana ha llamado ya a comer. Entra un hombre de espaldas cargadas, de silueta imprecisa; su paso es incierto, porque Nietzsche que tiene <<seis séptima de ciego>>, anda casi tanteando, como si saliese de una caverna. Su traje es oscuro y cuidadosamente aseado, oscuro también es su rostro, y su cabello castaño va revuelto, como agitado por el oleaje; oscuros son igualmente sus ojos, que se ven a través de unos cristales gruesos, extraordinariamente gruesos. Suavemente, casi con timidez, se aproxima; a su alrededor flota un silencio anormal. Parece un hombre que vive en las sombras, más allá de la sociedad, más allá de la conversación y que está siempre temeroso de todo lo que sea ruido o hasta sonido; saluda a los demás huéspedes con cortesía y distinción y, cortésmente se le devuelve el saludo. Se aproxima a la mesa con paso incierto de miope; va probando los alimentos con precaución propia de un enfermo del estómago, no sea que algún guiso esté excesivamente sazonado o que el té sea demasiado fuerte, pues cualquier cosa de ésas irritaría su vientre delicado, y si este enferma, sus nervios se excitan tumultuosamente. Ni un vaso de vino, ni un vaso de cerveza, nada de alcohol, nada de café, ningún cigarro, ningún cigarrillo; nada estimulante; solo una comida sobria y una conversación de cortesía, en voz baja, con el vecino de mesa (como hablaría alguien que ha perdido el hábito de conversar y tiene miedo que le pregunten demasiado).
Después se retira a su habitación mezquina, pobre, fría.

 Nietzsche en el asilo de Jena.

La mesa esta colmada de papeles, notas escritos, pruebas; pero ni una flor, ni un adorno; algún libro y apenas, muy raras veces, alguna carta. Allá en un rincón, un pesado cofre de madera, toda su fortuna: dos camisas, un traje, libros y manuscritos. Sobre un estante muchas botellitas, frascos y medicinas con que combatir sus dolores de cabeza que le tienen loco durante horas, y más horas, para luchar con los calambres del estómago, los vómitos, para vencer su pereza intestinal y, sobre todo, para combatir con cloral y veronal su terrible insomnio. Un horrible arsenal de venenos y de drogas, que es la única ayuda que puede encontrar en el vacío de un cuarto extranjero, donde no le es posible hallar otro reposo que el obtenido por un sueño corto, artificial, forzado. Envuelto en una capa y en una bufanda de lana (pues la chimenea hace humo pero no da calor), con sus dedos ateridos, sus gruesos lentes tocando casi el papel, escribe rápidamente, durante horas enteras, palabras que sus mismos ojos no

 Nietzsche pocos días antes de morir. La mujer es su hermana.
¡¡Una mujer despierta le hubiere ayudado a ganar la batalla!!

Pueden luego descifrar. Durante horas está allá sentado escribiendo, hasta que sus ojos le arden y lagrimean; unas de las pocas felicidades de su vida es que alguien, apiadado de él, se ofrezca para escribir un rato, para ayudarle. Si hace buen día, el eterno solitario sale a dar un paseo, siempre solo con sus pensamientos. Nadie le saluda jamás, nadie le para jamás. El tiempo malo, la nieve, la lluvia, todo eso que el odia tanto, le retiene prisionero en su cuarto; nunca abandona su habitación para buscar la compañía de otros, para buscar otras personas. Por la noche un par de pastelillos, una tacita de té flojo y enseguida otra vez la soledad eterna con sus pensamientos. Horas enteras vela junto a la lámpara macilenta y humosa sin que sus nervios, siempre tensos, se aflojen de cansancio. Después echa mano al cloral u otros hipnóticos cualquiera, y así, a la fuerza, se duerme, se duerme como las demás personas, como las personas que no piensan ni son perseguidas por el demonio”.

Que podría agregarse después de lo leído ¡Nada! También Nietzsche era un nostálgico de mundos olvidados, un solitario, un odiado, un temido por el mundo que lo circundaba, mundo oscuro, húmedo, hostil. Solo le quedaba tomar distancia, huir lo más lejos posible ¡Y huyo hacia su interior, hacia esas cumbres heladas e inaccesibles del espíritu! Lo hizo solo, como siempre vivió y murió. Solo.
Entre los incontables meandros de ese terrorífico viaje; en esa divina tragedia interior, encontró a un antiguo compañero de incontables caminos. Su nombre era Zaratustra. Se miraron sin saludarse.”Yo continuaré la obra que no concluiste” le dijo. ¡Hazlo! replico Zaratustra; pero no será fácil.
Nietzsche escribió “Así habló Zaratustra. Un libro para todos y para nadie”. (Título original en alemán) Entre los años 1883-1885. Esta obra a mi criterio es la más importante por tratar del hombre, no desde una perspectiva ontológica (del Ser) como nos quieren hacer creer los académicos, sino más bien de una obra noológica (del espíritu), por tratarse no del Ser, sino de cómo Ser.
En esta bella obra, Nietzsche ataca de modo despiadado al judeocristianismo, tal vez por su formación religiosa cristiana.
Se podría decir sin temor a equivocarse que el Zaratustra de Nietzsche es la antítesis del Jesucristo de la biblia. Zaratustra es un enviado que lleva la “buena nueva” (evangelio) al hombre para salvarse y superarse, análogo a Juan el bautista con respecto al enviado de Dios. La diferencia estriba en que este último enseñaba que solo se lo podía lograr con la paz y el amor, y en el Zaratustra con la guerra y el valor. El objetivo del primero, lograr un arquetipo judaizado en la figura de Jesús, y el segundo, el Superhombre.
De modo que el Zaratustra de Nietzsche es una obra eminentemente pagana que asentó un golpe demoledor en la misma raíz de la civilización judeocristiana.
Esta obra única, leída por muchos, entendida por pocos, y aplicada por menos, tiene tres pilares fundamentales: “La muerte de Dios”. “La voluntad de poder” y “El eterno retorno”. Estos tres conceptos cómo fundamento del Superhombre.
La afirmación mietzscheana “Dios ha muerto” es eminentemente una afirmación gnóstica, transcendente. Dios no pude morir por ser eterno, verdad metafísica esta que Nietzsche sabía muy bien. Lo que se nos está diciendo con esta afirmación, es que Dios puede ser derrotado, puede ser muerto en el interior de cada uno de los hombres, lucha esta que ha decir de a Sabiduría Primordial se da en el seno de la sangre. Demás está decir que es la lucha del espíritu contra el alma, del Yo contra la estructura arquetípica, de la nada contra el todo, del honor contra el amor, en suma; la lucha contra las cosas visibles e invisibles en las cuales se manifiesta de modo hipostático el Dios en cuestión. De modo que la muerte de Dios puede ser causada por el hombre en el campo de batalla de su interior, requisito indispensable para ser un superhombre.
Sí. Dios ha muerto para el que ve, para el Virya despierto, para el superhombre. Solo se puede recuperar la eternidad, si la recuperamos de quien nos la robó. Solo con la muerte del ladrón podremos recuperar la eternidad; y ese ladrón es el Uno. Que quede claro, la muerte de Dios en sentido Hiperbóreo es desprenderse de las cosas, es estar situado más allá de las cosas.
Nietzsche nos lo está diciendo. Al bajar Zaratustra de las montañas encuentra a un religioso con el cual tiene un dialogo. Al seguir su camino dice: “¡Será posible! ¡Este viejo santo en su bosque no ha oído todavía nada de que Dios ha muerto!”. Y en el capítulo de “la virtud que hace regalos”  escribe: “Muertos están todos los dioses, ahora queremos que viva el Superhombre”. Claro está, esta es la afirmación de un superhombre.
“La voluntad de poder”, Condición “Sine qua non” para comprender el concepto de la muerte de Dios, es otro de los pilares de la  “weltanschauug” nietzscheana.
Nietzsche con el concepto de “voluntad de poder” nos describe el estado espiritual del hombre en flagrante oposición con la idea de voluntad de Schopenhauer. Este afirmaba que: “El impulso fundamental de todo animal es la voluntad de vivir”. Obviamente aquí incluía al humano. A esto Nietzsche respondía: “Cualquier criatura que arriesgue deliberadamente su vida por cualquier razón, está negando la voluntad de vivir; en tal situación, esa criatura demuestra algo aún más fundamental: la voluntad de poder”.
Para poder acercarnos a este concepto se profundo significado metafísico, se tiene que saber, como enseña la Sabiduría Primordial, que existen dos principios volitivos en el hombre: El anímico y el espiritual. No hace falta aclarar que en Schopenhauer prima el anímico y en Nietzsche el espiritual.
Dice Nietzsche al respecto: ¿Queréis un nombre para este mundo? ¿Una solución para todos los enigmas? ¿Una luz para vosotros los más cultos, los más fuertes, los más impávidos, los más media noche? ¡Este mundo es la voluntad de poder, y nada más! ¡Y también vosotros mismos sois esa voluntad de poder y nada más”.

 Hay dos clases de voluntad: La espiritual…



 …y la anímica. Usted elije.

Tiene que quedar claro que para Nietzsche la “voluntad de poder” es sinónimo a “voluntad de dominar”, por el hecho que el hombre cuyo fin es el poder, es un hombre que siempre se superara a sí mismo y perfeccionará todos sus aspectos no importándole lo que los demás piensen u opinen de él. Enfrentará todos los peligros con valor no evaluando el poder del enemigo, vivirá de modo austero despreciando la debilidad y la suntuosidad.
De modo tal que la voluntad de poder no es un impulso natural como nos quieren hacer creer los evolucionistas seguidores de Darwin. Muy por el contrario: la voluntad a la cual alude Nietzsche, es una manifestación del espíritu.
El Superhombre no es la antítesis del hombre “humanista”, “bueno”, “moderno”, “pacifista” y “cristiano” como nos quieren hacer creer. Este hombre superior, no es cuantificable; cosa que lo situaría en un encuadre dialectico. Muy por el contrario; el Superhombre de Nietzsche no pertenece a este mundo, está situado más allá del mundo, más allá de la materia. Se podría decir sin miedo a equivocarse (como nos enseñaron nuestros guías), que es un Hombre de piedra, un Siddha inmortal.
Nietzsche describe el perfil de Superhombre en su Zaratustra:

“Los hombres no son iguales: así lo dice la justicia; y ellos no pueden querer lo que yo quiero”.

“Escuchad yo os diré que es el Superhombre. El Superhombre es el sentido de la tierra. Que vuestra voluntad diga: sea el Superhombre el sentido de la tierra. ¡Yo os conjuro hermanos míos, a que permanezcáis fieles al sentido de la tierra y no prestéis fe a los que hablan de esperanzas ultra terrenas! Son destiladores de venenos, consientes o inconscientes. Son despreciadores de la vida; llevan dentro de sí el germen de la muerte y están ellos mismos envenenados. La tierra está cansada de ellos: ¡Muéranse pues de una vez!”
Y más adelante:

“Más ahora decidme hermanos míos: ¿Qué es capaz de hacer el niño, que ni siquiera el león haya podido hacer? ¿Para qué pues habría de convertirse el niño en león carnicero? Sí, hermanos míos, para el juego divino de crear se necesita un santo decir “sí”: el espíritu lucha por su voluntad propia, el que se retiró del mundo conquista ahora su mundo”.
¿Se entiende?
Nietzsche en una sentencia alude a la inocencia (pureza) del niño y dice:

“La madurez del hombre es encontrar la seriedad con la cual de niño jugaba con sus juguetes”.

¿Se entiende? La inocencia del hombre superior es una cualidad que se encuentra más allá de toda cuantificación moral. El hombre superior no odia, no envidia, no teme, el niño tampoco (hacen que tema y odie), de ahí la pureza.
¿Observó el lector cuando un niño juega? Hágalo, y verá que es la seriedad a la cual alude Nietzsche en su sentencia.
¿Se pregunto el lector porque un niño no se cansa de jugar? ¡Abría que preguntárselo a los psicopedagogos! Pero no podrán responder por ser estos imbéciles funcionales a la mentira, que es lo mismo decir a la cultura, que como sabemos es un arma estratégica de la sinarquía.
La repuesta a dicha interrogación es la siguiente: ¡No se cansa de jugar por la simple razón de que para el niño no es un juego! Es una búsqueda, un querer conocer diremos nosotros, develar un misterio. Lo que quiero decir, es que de ningún modo cuando un niño juega se está divirtiendo, muy por el contrario, para él es tan serio como lo es para el Virya despierto liberarse de las cadenas de la materia.

 Estimado lector, mire la expresión de estos niños…


Usted lector creerá que esto es una exageración, si es así, le diré que no tiene usted la menor idea que es un niño.
¿Por qué Usted estimado lector cree que este sistema satánico apunta a la destrucción psíquica, física y espiritual de los niños? Incluyendo el aborto claro está. La respuesta es obvia; no sea cosa que en algunos de estos niños se manifieste hipostáticamente un enviado de la patria del espíritu, un tulku o un Dios que es lo mismo. De modo tal que ¡disparen contra los niños! Y disparan ¡Los matan de hambre, los raptan para vender sus órganos, los prostituyen, los idiotizan con las drogas entre las cuales se encuentran la televisión e internet! ¡Y estos hijos de gusanos, que se hacen llamar psicólogos y pedagogos son cómplices! Pero no nos pongamos violentos, pronto habrá tiempo para eso. 

 …o de este ¡Nietzsche decía la verdad!

El tercer pilar de la weltanschauug nietzscheana es “El eterno retorno”. Este concepto se puede prestar a diversas interpretaciones.
Mi criterio es que Nietzsche fue fuertemente influenciado por los Vedas hindúes, los cuales fueron estudiados por el.
Se habrá preguntado Nietzsche. ¿SI Dios ha muerto (en el interior de cada hombre) no existe más que este mundo y este modo de existir, como comprender la eternidad si todo es pasajero?
Mi criterio es que Nietzsche encuentra la repuesta a este interrogante en los Vedas, y en los pitagóricos que también había leído.
Escribe Nietzsche al respecto:

“Todo vuelve y retorna eternamente, cosa a la que nadie escapa”. “El principio de persistencia de la energía exige el eterno retorno”. “La medida de la fuerza es fija, pero la secuencia es fluida”. “El mundo es un círculo que ya se ha repetido una infinidad de veces y que se seguirá repitiendo in infinitum”.

Este interrogante fue lo que lo llevo a estudiar física atómica, que existía de modo “embrionario” en su época.
Nietzsche sabía con la sangre que había otra cosa, que había una puerta para escapar del círculo laberíntico que es el eterno retorno sin saber cómo lograrlo.
No tengo dudas que Nietzsche llegó a situarse de espalda al ángulo recto, sin saber el que esa era la puerta que buscaba. Lo que también ignoraba era la potencia diluyente de los símbolos sagrados que ofician de "guardianes del umbral".
Demás está decir que la falta de conocimiento de estas fuerzas fue una de las causas  de su locura. Digo una de las causas, porque en su solitaria desesperación buscó una ayuda, un auxilio, mirando desesperadamente hacia el único lugar donde lo podría encontrar: La mujer.
Existieron dos mujeres para Nietzsche: Cócima Wagner 1837-1930 hija de músico Franz Litz, y de una famosa escritora francesa María D’agoult. Y Lou Andreas Salomé. 1861-1937 de padre judío. 17 años menor que el.
Nietzsche y Wagner sin saberlo eran camaradas (Wagner era 31 año mayor), estaban unidos por “el cordón dorado” de la mística espiritual Hiperbórea, lo hayan sabido o no. Los dos salieron al cruce a la lacra sinarca que venía madurando desde la Revolución Francesa ¡luchando en primera línea solos!
Si Wagner no colapsó psíquicamente hablando, fue porque tuvo al lado a una mujer que lo amaba y lo contuvo espiritualmente, cosa de la cual Nietzsche carecía.
Era tan respetada esta mujer en Alemania que hasta el mismo Führer la admiraba y visitaba. Tanto ella como sus hijos adherían al Nacionalsocialismo.
Nietzsche tenía un respeto y una admiración sin límites por Cósima Wagner, por ser esta una mujer honorable y de finos modales, y por sobre todas las cosas la mujer de un camarada, esto es así por ser Nietzsche un hombre de honor. 
No son pocos los imbéciles que atribuyen la “pelea” y la posterior separación de estos dos grandes a los celos por Cósima. Se tiene que tener el alma podrida y un enfermizo desconocimiento de lo que es una mujer para afirmar tamaña blasfemia.

 Cósima Wagner.


 El matrimonio Wagner.


Wagner y Nietzsche tenían interminables conversaciones sobre música y mitología. Muy pocos son los que saben que Nietzsche tiene composiciones musicales, y menos aún los que las hayan escuchado. La separación de estos dos grandes se debió a que Wagner “cristianizo” el Graal. La tetralogía, obra máxima de Wagner compuestas en cuatro óperas: “El oro del rin”, “Las valkirias”, “Sigfrido”, y “El ocaso de los Dioses” fueron contextuadas en una concepción del mundo monoteísta o judeocristiana que es lo mismo.
Esto fue algo que Nietzsche no perdonó a Wagner, y no se volvieron a ver jamás.
Es curioso el hecho de que Nietzsche no haya tenido oportunidad de leer la Sabiduría Primordial, o de vincularse carismáticamente con grupos que sin lugar a dudas existían en esa época en Alemania (La orden de los germanos). Tal vez de vincularse con ellos no hubiere escrito la obra que escribió, y si la hubiera escrito no
cumpliría con el objetivo táctico que cumple. ¿Fue una necesidad táctica la locura de Nietzsche en la guerra contra la materia? ¡Solo los Dioses lo saben!
En el colapso mental de Nietzsche jugó un papel determinante un personaje a mi criterio nefasto, a pesar que para los académicos es diametralmente lo opuesto (no podía ser de otra manera). Este personaje contaba con un agravante: era mujer. Se llamaba Lou Andreas Salomé. Este “dato” que no es menor, fue el principio del fin de la normalidad mental de Nietzsche.
Para la superación espiritual del hombre y su posterior liberación, la mujer es de importancia cardinal, siempre y cuando el hombre sepa que es la mujer. El desconocimiento y la falta de repuestas a este interrogante harán que el hombre proyecte sobre la mujer uno de los cuatro aspectos femeninos. Estos aspectos estudiados por el Dr. Jung y profundizados por nuestro superior, es de fundamental importancia para el conocimiento del arquetipo Dama. Estos aspectos son: La madre, la hija, la esposa y la hermana. Si esta proyección ocurriere, el hombre quedará fagocitado por un arquetipo astral, o como lo llama la Sabiduría Primordial, un símbolo sagrado.
En el caso que nos toca, Nietzsche proyecto en Lou Salomé uno de los cuatro aspectos femeninos quedando fagocitado por uno de dichos aspectos.

 Lou Salomé, Paul Ree y Nietzsche. ¡Sin palabras!
Paul Ree pocos meses después de la muerte de Nietzsche se suicida en el mismo lugar donde Lou Salomé le negara matrimonio.


 Nietzsche, viejo lobo ¿Qué viste en esta de cabello castrado?

Este hecho queda en evidencia por haber pedido Nietzsche en dos oportunidades casamiento a Lou Salomé, negándose esta a dicho pedido como no podía ser de otra manera. Es obvio, para los que vemos, que el arquetipo Dama cuyo designio es destruir todo lo espiritual que existe en el hombre, tomó como objetivo a Nietzsche.
Lou Salomé fue una suerte de vampiro que se nutría de la sangre–energía de los intelectuales de la época entre los cuales se encontraba Reiner María Rilke al cual seduzco y fueron “amantes” varios años. También lo hizo con Sigmund Freud del cual fue paciente, para nombrar los más conocidos.
¿En qué contexto se puede entender el hecho del pedido de casamiento que Nietzsche le ofrece a Lou Salomé? Cuando él escribe: “¡Ay esa pobreza del alma entre dos! ¡Ay es suciedad del alma entre dos! ¡Ay ese lamentable bienestar entre dos! Matrimonio llaman a todo eso: y dicen que sus matrimonios han sido contraído en el cielo ¡No a mí no me gusta ese cielo de los superfluos! ¡No a mi no me gustan esos animales trabados en la piel celestial!”
El contexto para entender dicho pedido hay que buscarlo en el profundo concepto espiritual que Nietzsche tenía de la mujer (Nietzsche era célibe), y también el profundo desconocimiento que tenía de la misma como símbolo sagrado claro está.
Ahora bien. Nietzsche sabía a la perfección con que “bueyes araba”, solo que carecía de conocimientos de dichos bueyes. Esto queda en evidencia en la carta que en cierta oportunidad le manda a su amigo Paul Ree, en la cual le confiesa:

“Si no encuentro la piedra filosofal para convertir esta mierda en oro, estoy perdido”.

¿A qué mierda se refería Nietzsche? ¿A Lou Salomé o al arquetipo? Para mi es lo mismo. De lo que estoy seguro es que Nietzsche no encontró la piedra filosofal, porque esta es el GRAAL que se manifiesta en este mundo de modo hipostático como SABIDURÍA HIPERBOREA, la cual, como expuse arriba, no la “encontró”.
Estos dos gigantes de la nostalgia que eran Hölderlin y Nietzsche, de ningún modo solamente son poetas; también son guerreros, guerreros cuya lucha se encuentra enmascarada por la cultura para tergiversar su transcendencia. LLamarlos solamente poetas es cuanto menos injusto, máxime si se le agrega el vocablo de “románticos”. Esto es así por el hecho de que esta sociedad hipócrita y cobarde llama “poetas románticos” a todos aquellos encuadrados en un aspecto de la superestructura con patrones axiológicos por ella impuestas, confundiendo estos guerreros con poetas afeminados y faltos de valor por causa de la puesta de sentidos a arquetipos universales de los cuales el de la mujer es el regente. Esta, y no otra, es la causa por la cual los poetas quedan encuadrados en tipologías sacralizantes y devocionales. Si esto se duda, el lector no tiene más que escuchar o leer cualquier música o libros llamada por la lacra cultural “obras poéticas” para que quede en evidencia lo aquí expuesto. Esta es la razón por la cual llaman poetas a Hölderlin y a Nietzsche entre otros.
Existe una diferencia abismal (con rigor de verdad gnóstica) entre el que le canta a la materia-mater-madre-binah, y que lo hace al espíritu-origen-honor.
Sí. Hay un abismo entre los poetas románticos y los poetas guerreros. Es el abismo que separa al espíritu del alma, al honor del amor, a la guerra de la paz.

 Nietzsche fue voluntario en la guerra franco prusiana (1870-1871).
Contaba con 26 años.

Estos dos gigantes del espíritu lucharon en una soledad espantosa, sin alguien que los entienda, sin camaradas, esto es tan así que terminaron locos, y a nadie le intereso ¡Y hoy tampoco les interesa!
Fue tan devastador el golpe que la cultura le acento al arte, en este caso a la poesía, que hoy no es más que un lamento del extravío objetivo del hombre…y la mujer a causa de la manipulación estratégica de la cultura, o como dicen mis guías: “La poesía enmascara la realidad”.
Este hecho queda en evidencia cuando se ve cómo viven, con quienes andan y que son los llamados “poetas románticos y comprometidos”.
Esta gentuza aparte de ser usada por el sistema sinárquico, son inseguros, temerosos y cobardes. También se los conoce con el nombre de “bohemios”, siendo este un eufemismo para designar a un sujeto bajo, sucio y falto de honor y voluntad. En síntesis: un paria espiritual.
Todos estos aspectos expuestos sobre la mujer tienen que ser comprendidos y profundizados por todos aquellos que tengan el objetivo de purificar o liberar su espíritu de las cadenas de la materia, cosa esta, harto difícil para una mentalidad trabajada y pulida por la cultura, máxime si esta es occidental.
Esto es así porque tarde o temprano el Virya se las tendrá que ver con el Señor del dolor manifestado en el arquetipo dama, que como lo expuse, lo realiza valiéndose de las cuatro proyecciones arriba aludidas.
Dicho de otro modo: El Yo en busca de una salida del laberinto que es la estructura arquetípica se sitúa “de espalda al ángulo recto” lo sepa el Virya o no. Este movimiento del Yo, que es producto de su voluntad graciosa es un desafío directo al Señor del dolor. Lo es, porque su “hija” bastarda el Alma, ya no logra evolucionar usufructuando la fuerza volitiva del Yo, y recurre a su auxilio.
Es en ese momento de máxima tención donde el Virya se juega todo lo que es, y todo de donde es. Gana un espacio propio, o se pierde en la laberíntica negrura del infierno. Ni Hölderlin, Nietzsche, Ree, Rilke, ni nadie que yo sepa en la actualidad, han derrotado en este enfrentamiento, en este combate al monstruo en grado sumo que es el arquetipo dama, disfraz perfecto del Señor del dolor.
Transcribiré párrafos textuales de la Sabiduría Primordial para inducir al lector profundizar en lo que dicha sabiduría llama. “Principio de aislación del Yo”:
“…Pero la más importante consecuencia de la iniciación Hiperbórea es sin duda LA INMORTALIDAD DE YO: luego de su aislación rúnica, en efecto, el Yo no puede ser ya afectado de ningún modo; ni la desintegración del microcosmos o la disolución del cuerpo astral podrán alterarlo en forma alguna. Por el contrario, la aislación del Yo, el conocimiento de su inmortalidad, elimina para siempre la angustia y transforma al iniciado Hiperbóreo en un guerrero temerario. Un guerrero que, según se dijo, aguarda el Fin de historia para emplear su terrible poder”.
AHORA  BIEN, NO BASTA CON LA RESIGNACIÓN, CON EL ARQUÉMONA ODAL PARA AISLAR EL YO: ES NECESARIO QUE ESTE INGRESE A LA PLAZA TAU DURANTE EL KAIROS DE LA INICIACIÓN ¿COMO LO HARÁ? REPUESTA: EMPLEANDO EL SECRETO DEL ÁNGULO RECTO, QUE EL PONTÍFICE LE REVELARÁ PARA QUE ATRAVIESE CON ÉXITO LA FENESTRA INFERNALIS BETA (B); ESA ES LA VERDADERA SALIDA SECRETA, LA QUE ABRE EL SECRETO DEL ÁNGULO RECTO: MEDIANTE LA MISMA SE RESUELVE EL MISTERIO DEL LABERINTO, ES POSIBLE  ENTRAR POR ALFA (A) Y SALIR POR TAU (T)”. SOLO CUANDO EL YO HA INGRESADO A TRAVÉS DEL ANGULO RECTO BETA, A LA PLAZA TAU, EL VIRYA ES UN INICIADO HIPERBÓREO, UN CABALLERO TIRODAL; SOLO ENTONCES SU YO ESTA RUNICAMENTE AISLADO E INMORTALIZADO.
Y más adelante:

“EL YO DEL INICIADO HIPERBÓREO SITUADO EN LA PLAZA TAU DEL ARQUÉMONA ODAL, SOLO TIENE QUE “MIRAR” INTERIORMENTE PARA LOCALIZAR  DE INMEDIATO AL SELBST: EL MISMO SE APARECE COMO UN “ASTRO INTERIOR”, COMO UN “PLANETA VENUS”, COMO UN LUCERO SIEMPRE PRESENTE EN EL HORIZONTE DEL YO. POR ESO EL INICIADO HIPERBÓREO NO PERDERÁ JAMÁS LA ORIENTACIÓN ESTRATÉGICA: SU PROBLEMA SERÁ “CONSTRUÍR LA ESCALA INFINITA”, ES EL MISTERIO DE LA SEGUNDA INICIACIÓN HIPERBÓREA.

Por último hay que afirmar aquí, con toda la fuerza posible, que NADIE  CONSEGUIRÁ DAR EL SEGUNDO PASO SIN HABER ADOPTADO UNA “ACTITUD ÉTICA PREVIA”, ES DECIR, SIN EXHIBIR UNA “ACTITUD GRACIOSA LUCIFERICA” FRENTE A LOS SÍMBOLOS SAGRADOS; SIN ESTA ACTITUD PREVIA DE NADA VALE DAR EL PRIMER PASO, NI AÚN EXPERIMENTAR LA GNOSIS DEL LABERINTO INTERIOR: JAMÁS SE LOGRARÁ INGRESAR AL ARQUÉMONA ODAL. El porqué de esta exigencia se hará claro de adquirir una breve noción de la RÚNICA NOOLÓGICA, la ciencia de los iniciados hiperbóreos.

Esta apretada síntesis  evidencia la necesidad de conocer profundamente los símbolos sagrados, y en el caso expuesto al arquetipo dama. De modo tal, que no vengan estos “esclarecidos espirituales” con técnicas alquímicas sexuales de la “mano derecha” o de la “mano izquierda” o de prácticas tántricas cuando andan babeándose por una mujer en la cual han proyectado sobre ella uno de los cuatro aspectos femeninos, y ocultando que no son capaz de cumplir con la función primaria del hombre: ¡Ser macho! También están aquellos que ocultan esta cualidad en una tipología lúdica por ser incapaz de ejercerla y se disfrazan hipócritamente de “dulces” y “románticos”.
Confesaré qué es para mí la mujer la cual respeto en grado sumo, valiéndome de una sentencia de Nietzsche:

“¡La guerra para el guerrero y la mujer para el placer del guerrero!”.

Para aquellos que no entiendan o se resistan a entender, fortaleceré esta sentencia con lo que enseña la Sabiduría Primordial, conceptos estos aceptados como irrefutables, excepto por los cínicos e hipócritas.
Dice así:

“El hombre de piedra inmortal, El hijo de la muerte podrá amar sin reservas a la mujer de carne, pero esta ya no conseguirá jamás encender en su corazón el fuego caliente de la pasión animal. ENTONCES BUSCARÁ EN LA MUJER DE CARNE A AQUELLA QUE ADEMÁS DE ALMA POSEA ESPÍRITU INCREADO”.

No faltarán aquellos que valiéndose de neologismos y recursos semánticos traten de “zafar” de esta sentencia, desconociendo o conociendo que son unos hipócritas, son los que actúan desde el alma, los que atienden a quienes lo visitan no de la honorabilidad de la camaradería, sino desde la amistad, de la complicidad. Esta es la razón por la cual estos “esclarecidos” recurren a posiciones metafísicas de aquellos hombres “espirituales” que escriben y se expresan de un modo que se los podría confundir con cualquier académico universitario lo sepan o no. Estos hombres espirituales, siempre fueron funcionales a la sinarquía, me estoy refiriendo a: Miguel Serrano, René Guénon y Julius Evola para nombrar los más conocidos. El primero le robó y tergiverso la obra de nuestro guía. El segundo, fue un Masón que devino en islamista, y el tercero quedó en medio del fascismo y el nazismo (ideológicamente hablando).
 Julius Evola

Las obras de estos tres “esclarecidos” (entre otros) son  más fácil de entender y practicar que las enseñanzas de la Sabiduría Primordial. Esto es así, puesto que estos señores en ninguna parte de sus extensas obras hablan de los símbolos sagrados, ni del extravío que causa el poner sentido a los entes, y esto por una simple razón: ¡No lo sabían o temían!
De modo que es más fácil hablar de un “Hitlerismo Esotérico” (Serrano), de un “Rey de Shambala” (perdón Rey del Mundo) Guénon, o de los trabajos de Evola con todos los errores gnociológico sobre Taoísmo, Zen, Budismo, Tantra etc., que ser coherente con actitudes desde la Sabiduría Primordial.

 Rene Guenon

Por regla general exponer conceptos desde la sabiduría Primordial es harto difícil, dificultad esta que se incrementa cuando el interlocutor no está introducido, o no comprende dicha sabiduría, razón por la cual se hace menester poner la enseñanza aludida en un plano de comprensión sin que pierda la riqueza conceptual.
Nietzsche con las citas abajo aludidas nos ayudará a esta compresión de modo conciso. Decir no comprender estos conceptos hiperbóreos es cuanto menos una actitud cínica.
Sentencia de Nietzsche:

“Yo soy un alegra mensajero como no lo a habido nunca, y conozco tareas de tal altura que la noción ha fallado hasta el presente. Hasta que yo vine no hubo esperanza. Con todo esto, yo soy necesariamente también el hombre de la fatalidad. Mas cuando la verdad entra en lucha con la mentira milenaria tendremos conmociones como jamás las hubo, una convulsión de temblores de tierra, un desplazamiento de montañas y valles, tales como nunca se han soñado. La idea política quedará absorbida completamente por la lucha de los espíritus. Todas las combinaciones de poderes de la vieja sociedad saltarán por los aires, porque todas estaban basadas en la mentira. Habrá guerras como jamás las hubo en la tierra. Solamente a partir de mí existirá una gran política”

“Yo conozco mi destino. Un día mi nombre irá unido a algo formidable: el recuerdo de una crisis como jamás la ha habido en la tierra, el recuerdo de la más profunda coalición de conciencias, el recuerdo de un juicio pronunciado contra todo lo que hasta el presente se ha creído, se ha exigido, se ha santificado. Yo no soy un hombre, soy dinamita”.

“Yo soy un monstruo de la historia de la humanidad. Yo soy eso que en griego, y no solo en griego, se ha llamado el anticristo”.

“Yo amo a los valientes: más no basta con ser un mandoble. ¡Hay que saber a quien se dan los mandobles!
A menudo hay más valentía en contenerse y pasar de largo, ¡a fin de reservarse para un enemigo más digno!”.

Si Nietzsche fue calumniado, tergiversado y enloquecido solo por describir “el chiquero y como los cerdos viven en el ¿Se imagina el lector que no harían si pudieran, con aquel que dejo de ser cerdo y le declaro la guerra al chiquero?
Es una obviedad que aquí el chiquero es la sociedad y los cerdos quienes las componen.
El hombre noble y justo espiritualmente hablando, tarde o temprano tendrá que entrar en guerra contra las nefastas fuerzas de los más. En esta guerra no hay lugar para neutrales. ¡Se está del lado del espíritu o del lado del Alma! ¡Se lucha contra las cosas o a favor de ellas! ¡Se es águila o gusano! ¡La decisión es maniquea, usted elije!
 El 25 de agosto del año de 1900 muere Nietzsche después de contraer una enfermedad respiratoria. Por deseo de su hermana fue incinerado como su padre.
La causa del desequilibrio psíquico de Nietzsche y su posterior locura, ha sido y es tema de las más absurdas especulaciones por parte de los llamados académicos. Algunos aseguraban y aseguran que la causa era algún tipo de cáncer cerebral, otros que se debía al gran esfuerzo mental que le exigieron sus obras, los menos se lo atribuían a un despertar místico ¡Otros aseguraban que fue a causa de la sífilis, cuando se sabía que era célibe!
Como puede ver el lector, la causa de la locura de este gran hombre jamás podrá ser sabida, ni mucho menos comprendida por los académicos y su Diosa razón. Esta imposibilidad es debido a que este conocimiento se encuentra en un mundo del cual no tienen la más remota idea.
La causa del desequilibrio y la posterior locura de Nietzsche expuesta en esta reflexión puede que no sea aceptada (cosa que me tiene sin cuidado) por ser esta nunca antes leída; y puedo asegurarle lector, que aquellos que saben a lo que aludo tendrán diferencias de forma, jamás de fondo.
 Lo cierto es que Nietzsche murió sin saber que no muy lejos de ahí caminaba el Superhombre que tanto había predicado en su Zaratustra. Este solitario caminante contaba con solo 11 años de edad. Este niño en 1933,  con 41 años de edad, toma el poder en Alemania ¡Se llama Adolf Hitler el Führer del III Reich!





   

 Aforismos.
“…El aforismo, la sentencia en la cual yo soy maestro y el primero entre los alemanes, son la forma de la “eternidad”; mi ambición es la de decir en diez frases lo que otro dice en un libro, lo que ningún otro dice en un libro…”.

                                                                                                              Nietzsche
1.
“El que siembra mentiras cosecha desconfianza”.
2.
“El hecho de no poder prescindir de las cosas, evidencia que se es parte de ellas”
3.
“Las proyecciones cinematográficas no son otra cosa que ilusiones caídas; ilusiones en las cuales se proyecta el Yo extraviado para identificarse con una fantasía, o para llenar su vacío interior”
4.
“Los intelectuales son consumidores de residuos culturales que desecha la ilusión después de la puesta de sentido; el alimento lo provee la superestructura”.
5.
“Las cosa son y no son; toda afirmación es una falacia. La “verdad” del mundo fenoménico se encuentra en medio de los extremos de las cosas. La verdad, más allá de ese medio”.
6.
“La llamada “identificación con el agresor” de la psicología de Freud, es, como no podía ser de otra manera, falsa. Es el temor, la envidia, y la posterior sumisión al que es superior”.
7.
“La amistad es una necesidad indispensable de los más, de aquellos que revuelven en el basural de la vida buscando complicidad”.

8.
“No se puede desear cosas y a su vez luchar contra ellas. Luchar contra las cosas y saber que se está ganando es porque se está prescindiendo de ellas”.
9.
“Nunca se miente tanto como cuando se quiere tener protagonismo. Esto no es otra cosa que sobre actuar desde el sujeto cultural”.
10.
Para mis iguales: “El recuerdo solo se manifiesta en el infinito actual. Es un “susurro “en el lenguaje de los pájaros solo escuchado por la sangre pura más allá de la conciencia, no comprendida por ella. Es una revelación que acontece cuando cae el velo de maya, lo vedado-velado, en suma. La ilusión”.
11.
“Nosotros los superiores, somos como las armas y los gatos; nos odian o nos aman. No sé si somos gatos, pero que nos odian no me cabe la menor duda”.
12.
“Tiempo y muerte; sinonimia metafísica”.
13.
“No es la mujer lo peligroso. Es el amor…a la mujer”.
14.
“El deseo de dinero por el hombre es proporcional a la fagocitación de este por el arquetipo dama”.
15.
“El no existir un “sí” o un “no”  entre las parejas, es debido a que la mujer administra el “no” y el hombre el “sí”.
16.
“La amistad oscila entre lo devocional y lo sacralizante. Llora o ríe; jamás actúa desde el honor”.
17.
“A la palabra amigo se la podría desglosar lingüísticamente como
A-MI-EGO. Lo que daría como resultado o traducción, “para mi alma”.

18.
“El recordar con certeza como fue encadenado del espíritu a la materia, es saber cómo se dejó de ser un Dios. Que es lo mismo decir como éramos antes del encadenamiento”.
19.
“Lo físico a lo psíquico es lo que el al espacio al tiempo. Es lo mismo percibido con órganos distintos”.
20.
“La amistad entre el hombre y la mujer sería la causa de la pérdida de masculinidad de este. En síntesis, la amistad siempre es impuesta por ella”.
21.
“La amistad ente el hombre y la mujer no existe, es una relación entre hipócritas. Del hombre por no poder llegar a ella; y de ella para mantener a distancia a él”.
22.
“La amistad consiste en tener algo en común que no es el honor, tampoco el amor. Lo común es la complicidad”.
23.
“El origen de la voluntad se encuentra en el “desear” desde el espíritu”.
24.
“El hipócrita no puede ser feliz ni mucho menos alegre. Todo en él es mentira y disfraz”.
25.
“Denominar matrimonio a la unión del hombre y la mujer es una falacia semántica, puesto que sería más apropiado llamarlo patrimonio por ser el padre el responsable de la verdadera familia”.
26.
“Ya la mujer no dice quedar preñada. Dice ella quedar embarazada. Lo que no dice que lo embarazoso es algo no deseado” ¿Y el amor a los hijos?
27.
“El que es hipócrita con los hipócritas; es el Rey de los hipócritas”.
28.
“La amistad es lo gregario del animal interpretado por el sujeto emocional y actuado por el sujeto conciente”.
29.
“A la integridad espiritual del hombre se la debe evaluar por cómo trata a los animales y por extensión a la naturaleza”.
30.
“La política tal cual la conocemos, es el medio del que se valen los hipócritas y los corruptos para enriquecerse ilegalmente con la complicidad de los sufragistas”.
31.
“El parto por cesárea es el cesar de lo natural y el comienzo de lo cultural”.
32.
“La “cosa” y la “nada” no son antónimos; son realidades distintas, puesto que desde la cosa la nada no es, y desde la nada lo que no es, es la cosa”.
33.
“El espacio es el hijo idiota del tiempo, por ser este último producto de un idiota mayor creador de toda idiotez, sostenido y perfeccionado por idiotas”. ¿Se entiende? ¿Si?  Entonces Usted no es un idiota.
34.
“La palabra novio etimológicamente quiere decir “nuevo”. Sería más apropiado decir “no-veo” o “no-vi”. ¡Bah! No tiene importancia.
35.
“El aplaudir le es común al chimpancé, a los niños y a los mayores.
En el mono y el niño para demostrar satisfacción, y en los mayores aprobación ¡Por satisfacción!
36.
“Optar por una carrera universitaria cualesquiera sea ella, es correr con desventaja estratégica”.
37.
“Cuando se escucha decir “de algo hay que morir” es porque no se ha tenido porque vivir”.
38.
“El hijo es una inversión que hace el padre para que al interés lo cobre la madre”. ¿Se entiende?
39.
“El matrimonio es una inversión que hace la pareja para que al interés lo cobra el Uno”. ¿Se sigue entendiendo?
40.
“La muerte es una inversión que hace la ilusión para que al interés lo cobre el Karma”. ¿Sigues entendiendo?
41.
“para el espíritu lo lúdico es algo trágico y lo trágico algo cómico”.
42.
“Para el espíritu, el tiempo sería una tragedia si no existiera la eternidad”
43.
“La vida y la muerte son contingencias de lo que es”.
44.
“La vida y la muerte son efecto de lo que no es”.
45.
“El futuro es el objetivo de aquellos que viven del pasado”.
46.
“El presente es el refugio de aquellos que huyeron del tiempo”.
47.
“Todo lo puesto en el tiempo transcendente tiende al dolor. El dolor es proporcional al deseo, y este al extravío estratégico”.
48.
“La magia no es otra cosa que alterar y manipular a voluntad los designios del mundo fenoménico sostenido por el Uno”.
49.
“La música es el modo que posee el espíritu para manifestarse con elocuencia”.
50.
“Disfrazar una falta con hipocresía, es como tapar una mancha con un agujero”.
51.
“Decir que una familia tipo se compone de padre, madre y dos hijos es una falacia. Se compone de dos hijos y dos hombres, uno de ellos manda: La madre”.
52.
“La mujer siempre dice lo que no piensa y nunca piensa lo que dice”.
53.
“La diferencia que existe entre el hombre despierto y el dormido, es que el primero ve y el segundo es visto”.
54.
“Los abuelos y los juguetes cumplen la misma función. Los dos entretienen a los niños y los dos son explotados por los hijos”.
55.
“La parasitosis que padece la sociedad es causada por los políticos, por ser estos parásitos, residuos de la misma sociedad”.
56.
“El que busca quiere encontrar. Lo que ignora es lo que busca; es por eso que no lo encuentra, y cuando lo encuentra no es lo que buscaba”.
57.
“Cuando la mujer finge el orgasmo (cosa que hace a menudo) es por dos razones: para mantener el poder-dinero; o para guardar el placer para otro”. Hay excepciones pero no es la regla"
58.
“Cuando se dice que la mujer posee un 6° sentido, se está diciendo la verdad. Es el que detecta los idiotas con dinero”.
59.
“La mujer no sabe; y lo que es peor cree saber de lo que habla”.
60.
“La caja de Pandora y la mujer seria una sinonimia semántica con una pequeña diferencia, que en este caso en la caja quedo la voluntad y el saber”.
61.
“Cuando la mujer accede a tener relación sexual cuando el hombre lo desea, es por dos razones: por pago “cash” o en cuotas. En el primer caso es prostitución. El segundo por ser esposa, que es otro modo de ejercer la prostitución”.
62.
En cierta oportunidad un conocido misógino me dijo: “La palabra “mugir” suena a mujer”. A lo cual le contesté: “Sí, hay vacas que son una belleza, especialmente por las ubres”. Creo que no me entendió.
63.
“En el deseo y posesión de objetos banales anida la prostitución en la mujer…y en el hombre”.
64.
“En la posesión de objetos banales y suntuosos del hombre, se encuentra la “caja de ahorro” de la mujer…prostituta”.
65.
“Es más probable que un camello pase por el agujero de una ajuga, a que una mujer ame sin interés…de dinero”.
66.
“Lo que une al matrimonio, no es el amor; son los hijos…como rehenes”.
67.
“El matrimonio sin hijos, no es un matrimonio; es una pareja”.
68.
“El casamiento para la mujer es el modo de Huir de un infierno (su familia) y caer en otro peor (la que va a crear). Máxime si tiene hijos con quien no quiere”.
69.
“Todo aquello que está signado por la duda y la inseguridad es típicamente femenino”.
70.
“La democracia representativa es la hija idiota de la revolución francesa que como todo idiota es insensible al dolor…de aquellos que la sostienen”.
71.
“Para ciertos “esclarecidos” gnósticos la felicidad se encuentra en las pequeñas cosas: Una pequeña mansión, una pequeña “4 x 4”, y una pequeña fortuna” ¡hipócritas!
72.
“Cambiar el ángulo de la información ¿Es cambiar a un ángulo obtuso? ¿O cambiar de obtuso…de periodista?”.
73.
“La mujer cree saber que sabe. Toda creencia es lo opuesto a la sabiduría. Ergo: La mujer no sabe”.
74.
“Cuando en un matrimonio la mujer dice: “Entre nosotros nunca un “sí” ni un “no”, es una falacia. La verdad es: “Los sí y los no entre nosotros se debe a que los no son míos y los sí de mi marido”.
75.
“El hombre honesto no necesariamente es un hombre que predique la justicia y el valor; es más. Atrás de su honestidad se esconde el temor”.
76.
“A la mujer le agrada el hombre seductor por ser esta una cualidad propia de ella. Lo que no soporta es la seducción de otra mujer”.
77.
“En la mujer el deseo de bailar y a la amistad siempre es impuesta por ella. En el primer caso para seducir; y si no es usable el seducido, para sacárselo de encima lo toma como en el segundo caso”.
78.
“La mueca de satisfacción del simio es lo que por efecto del sujeto conciente (encadenamiento espiritual) devino en el hombre como risa. Esta risa es la manifestación de satisfacción del hombre”.
79.
“El universo no solo es un-verso; sino que es un verso pesimamente recitado por la razón”.
80.
“El hombre superior no es honesto, es justo y veras. “Atrás” de la justicia y la veracidad se encuentra el  valor”.
81.
“Cuando se dice que el matrimonio es armónico, es la mujer quien lo afirma, por ser esta armónica con su designio. Esto es: gobernar al marido”.
82.
“Todo aquello que es pueril, superficial e intranscendente es típicamente femenino”.
83.
“Despojarse de las cosas, es no poner sentido a las cosas, no regalar las cosas”.
84.
“Afirmar que Dios creó al mundo de la nada, es un error gnosiológico cuando no ignorancia, excepto que Dios sea “nada”; cosa que no es así ¡Dios Es! Por lo tanto lo que creó también Es… una ilusión”.
85.
“El interrogante existencialista que reza: “¿El Ser es contingente o necesario?” Es un interrogante que no tiene sentido, puesto que lo que el Ser Es, es según la escuela que lo defina. Lo que no es una contingencia, es la necesidad de saber que es el Ser”.
86.
“La psicología haría grandes aportes a la felicidad humana si no existieran los psicólogos”.
87.
“Análogo a la psicología, la medicina y su “hermanastra” la psiquiatría harían aportes invalorables a la humanidad si no existieran los “doctores”.
88.
“El médico es un artista marcial porque combate contra el dolor humano, alimento preferido del Señor. El guerrero es un artista porque combate contra ese Señor. El primero es un artista del curar, y el segundo de matar. Es por esto que la medicina es arte como es lo marcial”.
89.
“La mujer gato no lo es solamente por sus merodeos nocturnos y su vestir. También lo es por su insensibilidad para con las bípedas ratas que caen en sus garras”.
90.
“En el concurso de belleza que es para la mujer la vida, tarde o temprano se encontrara con el veredicto insobornable de un Juez al cual no podrá seducir: El espejo”.
91.
“La juventud para la mujer es proporcionalmente igual a la capacidad de hacer dinero…con el cuerpo”.

92.
“En el circo de la vida, la mujer es la domadora de fieras; no digo de hombres porque este oficia de payaso”.
93.
“Cuando la mujer se embellece, lo hace por dos razones: primero, para otra mujer, y segundo para los hombres. Cuando un hombre se embellece, lo hace por dos razones: primero, porque no es hombre, y segundo para la mujer”.
94.
“La vulgaridad al ser típicamente femenina (y no solamente femenina) va contra todo principio de belleza y buen gusto, poéticamente hablando”.
95.
“El hipócrita y mentiroso empeñará el honor (si es que le queda algo) por un poco de confort y bienestar; si no lo logra, se acercará con engaño al que lo posea”.
96.
“El hipócrita no crea nada, todo lo roba o tergiversa, cuida con esmero el disfraz cultural con el cual vive, y cuando este se encuentre en peligro traicionará para preservarlo”.
97.
“El hombre de dinero siempre tratara de tener cada día más tratando de emular al rico, pero envidiará al hombre superior. La mujer tratará de emular a la más hermosa; pero tendrá envidia por la más rica”.
98.
“Dice el mediocre “La plata no hace a la felicidad”. Contesta el hipócrita: “No pero ayuda”. El primero lo dice porque no la posee y no sabe cómo lograrla; y el segundo por desear obtenerla cueste lo que cueste”.
99.
“Decir que la raza blanca es la raza superior; es cómo decir que el mejor sistema político es la democracia. Esto se debe a que existe un total desconocimiento de la raza mongola y la Han”.
100.
“Cuando un hipócrita es mirado a los ojos por el hombre superior ocurren dos cosas: dice algo jocoso, o mira para otro lado”.
101.
“El hipócrita siempre lleva puesta la máscara de la sonrisa con el fin de ser aceptado  y lograr un fin inmediato. Esta bajeza de la conducta le impide acercarse al hombre superior”.
102.
“El hombre superficial y carente de honor, siempre estará presto a la traición si con esta acción despreciable logra confort y comodidad”.
103.
“El hombre de carácter, no importando aquí su condición social ni instrucción cultural, siempre poseerá un profundo desprecio por el mentiroso y el hipócrita”.
104.
“Demostrar amor a la Patria despreciando u odiando a las de más, es la demostración de un sentimiento sacralizante, lo cual demuestra un sentimiento de amor-odio y no de honor”.
105.
“Los cuatro pilares de la mujer moderna se llaman: vanidad, disimulo, fingir y el mentir. Los cuatro costados de la cárcel en la cual encerrará al hombre”.
106.
“Los cuatro pilares del hombre moderno son: Obedecer, trabajar, creer y callar. Los cuatro pilares dónde se asienta el falso poder de la mujer”.
107.
“En la mayoría de las mujeres todo es falso y fingido por tener un solo objetivo: El dinero”.
108.
“La tierra a la semilla es lo que el dinero a la mujer. La primera da frutos y la segunda disfruta”.
109.
“El matrimonio sería más armónico si no fuera porque el que se casa es el hombre…no la mujer”.
110.
“La mujer sería más espiritual y bella si no existirá la hembra”.
111.
“La risa en la mujer es una manifestación de mal gusto, como el no dejar hablar e interrumpir”.
112.
“El desconocimiento que el hombre posee de la mujer es proporcional a la fagocitación que el arquetipo dama haya logrado de este”.
113.
“Si existe una profesión más antigua no es la prostitución, esta sería el mentir, obviamente fundada por la mujer; luego fue esta mentira la que engendró la prostitución. ¡Aquí sí el orden de los factores altera el producto!”
114.
“Así como la mujer no sería problema si no existiera la “hembra”, no lo sería en el hombre si no existiera el macho”.
115.
“Para la mujer la amistad es un arma táctica; lo estratégico es el amor, y la logística el disimulo”.
116.
“El hipócrita se caracteriza por ser un adulador de sonrisa fácil que escuchará con falso interés al hombre superior”.
117.
“El cobarde y el hipócrita jamás alzaran la voz contra el mundo circundante que los oprime, por el contrario, tratará de  pactar con él, y traicionará para lograrlo”.
118.
“La falsa modestia y la sonrisa-mueca es un recurso estratégico fundamentalmente de la mujer…vanidosa”.
119.
“En el océano de la mentira y la hipocresía se sumerge el hombre que se endeuda con el fin de lograr confort  y comodidad… y la mujer por vanidad”.
120.
“La envidia y la vanidad son dos recursos fundamentales que posee la mujer en la lucha contra su más tenaz enemigo: otra mujer”.
121.
“Cuando se odia no se envidia. Cuando se envidia no se odia. Estas dos conductas inmundas del hombre y de la mujer, son la que conspiran contra toda relación noble entre ambos”.
122.
“Emular al hombre superior puede ser hasta loable, y el no obedecerle aceptable. El envidiarlo u odiarlo, es propio de cobardes”.
123.
“El hombre superior siempre será odiado y envidiado tanto por el hombre como por la mujer. Esta fetidez del alma siempre será actuada por los eunucos espirituales: los hipócritas y cobardes”:
124.
“El que pierde dignidad con actitudes deshonorables en aras de reconocimiento social para “ser alguien”, lo que logra con esa genuflexión es seguir siendo un cobarde y un hipócrita”.

Aforismos teológicos.
125.
“El temor a Dios hace que un problema teológico se transforme en un problema patológico”.
126.
“El verdadero ateo es aquel que no niega la existencia de Dios, es que niega su bondad y su justicia”.
127.
“Onanismo metafísico: Crear algo a imagen y semejanza”.
128.
“Antropofagia metafísica: Comer humanos simbolizados en el pan y en el vino”.
129.
“La creación por ser una idea (imagen mental), es un proyecto para ser ejecutado por la puesta de sentido. La concreción de dicho proyecto-plan es la superestructura”.
130.
“El “bien” y el “mal” no tienen su origen en el creador, lo tiene la conciencia que es posterior a la creación…del pasú”.
131.
“El “libre albedrío” es un concepto teológico que encubre la culpabilidad de Dios”.
132.
“El “paraíso terrenal”, que yo sepa, no es más que un árbol”.
133.
“La tierra que Jehová prometió a los hebreos, no es otra cosa que una promesa a sí mismo”.
144.
“El “hágase la luz” es algo para ver la ilusión”.
145.
“La trinidad es un artilugio teológico para evitar el politeísmo por ser Jesús hijo de Dios”.
146.
“El Sumo Pontífice, no es otra cosa que el puente por donde se cruza al infierno”.
147.
“La confesión ante un sacerdote, es la manifiesta evidencia de que se busca un cómplice para compartir una falta-pecado”.
148.
“El casamiento ante Dios como sacramento, es la reafirmación de un androginismo metafísico”.
149.
“La extremaunción dada por el sacerdote, no es otra cosa que dar la gracias por los sufrimientos prestados”.
150.
“El bautismo es el modo ritual con el cual se prepara al hombre a sufrir sin quejarse”.
151.
“El error estratégico de Dios consistió en creer que podía realizar la creación sin ayuda”.
152.
“Lo trágico en el hombre se encuentra en el hecho, que como cual Atlas, lleva sobre sí el peso de la creación sin saberlo”.
153.
“Jehová Dios no posee mujer por haberla mandado con nosotros”.
154.
“Principio y fin”, dos magnitudes metafísicas con lo que se define lo que no es”.
155.
“El infinito es el cadalso adonde se ajusticiará el crimen de lesa eternidad cometido por el creador”.
156.
“El espíritu extraviado es un guerrero dopado con una espada en la mano sin saber que la posee”.





Aporte para un acercamiento comprensivo al incesto.

Nuestro guía espiritual nos ha enseñado que el hombre proyecta uno de los cuatro aspectos arquetípicos femeninos en la mujer. A saber: La madre, la hermana, la esposa, y la hija. Proyectando la mujer estos cuatros aspectos sobre sí misma.
Transcribiré de modo textual un sintético trabajo de mi superior con respecto a este tema tan tergiversado y “trabajado” estratégicamente por la cultura, encuadrándolo fundamentalmente en la moral, que como bien sabemos es el motor de la cultura, y esta, el arma estratégica de la sinarquía.
Escribe mi superior:

El principio anímico.

“Trataré en una serie de exposiciones aclararme ciertos temas, que si bien aparentan ser básicos, me han ido acercando al misterio de la Diosa. Poco a poco fui viendo o más bien develando ese asunto que es motor de toda búsqueda, el tema de “lo femenino”. Quiero establecer que cuando mencione aspectos, no son referidos a personas sino más bien a matrices arquetípicas, por ello los nombraré genéricamente.
Cada arquetipo es un “FASCINOSUM”, esto es, que tiene una influencia suscitadora y proscriptora semejante a una fantasía, es decir, provoca, causa, promueve y a la vez expulsa, excluye…..; pues al principio es mnuminoso al promover la figura del recuerdo, de ese recuerdo original, y a la vez expulsa, excluye de ese ámbito la propia conciencia del microcosmos. En esta cuestión dual radica el impulso vital.
Todo hombre se busca a sí mismo en la imagen de Ella, sea cual sea el nivel en que él mismo se sitúe y por lo tanto proyecte “lo femenino”; el caso es que esa pulsión lo impele a completarse en la propia individuación y así llegar a la unión “masculino-femenina” interna, alcanzando esa completud.
Pero nos encontramos en un plano de formas, fenómenos, procesos, y es por donde propongo empezar y ver, dar lugar a la manifestación de la Diosa, como propiciadora de mi regreso a mi origen espiritual.
El alma del hombre en este mundo plasmado en la materia puede verse manifestada en cuatro aspectos, la forma se alinea en cuatro direcciones y opera desde cuatro símbolos potentes por su vitalidad:
Madre - Hermana – Esposa- Hija.
Pero siempre me pregunté: ¿Qué secretos guardan estas figuras? ¡Es posible la integración para alcanzar esa buscada quinta esencia? ¡Qué hay detrás de estas imágenes tan potentes y claves para el armado de una estructura social?
Esta cuaternidad, como todas ellas, son un sistema cuaternario de orientación que expresa una totalidad del ánima, que podemos traducir con el término moderno de “conciencia”, incluido contenidos.
El sistema orientador de la conciencia tiene cuatro aspectos que corresponde a cuatro funciones empíricas, esta cuaternidad es un orden arquetípico, y como tal es susceptible de infinitas explicaciones, ampliaciones y acotaciones.
Esta interpretación que me propongo hacer mirándome y apoyado en la visión del Dr. Carl G Jung, tiene peso solo cuanto alude a funciones psíquicas, pues como ya señalé cada arquetipo es psicológicamente un “fascinosom”….
Los fenómenos anímicos pertenecen a aquellos “fenómenos límites”, que aparecen en situaciones psíquicas caracterizadas siempre por la irrupción más o menos súbita de una forma o situación vital que parece ser condición o el fundamento imprescindible del curso de  los propios procesos de la vida, incluyendo en esto al mismo proceso de individuación.
Podemos hablar de experiencias internas de las más variadas, con anuales, runas, avistamientos, luces, esferas, presencias, visiones, Dioses etc.……; pero son solo eso, fenómenos mnuminosos, míticos, arquetipos todos, más allá de las características personales que le dan colorido propio.
Eso es lo fascinosum del arquetipo que nos suscita y proscribe a la vez….y ese es el cerrojo y llave. De ahí que lo increado sea imposible de explicar, ni siquiera de vivenciar, y esa es la paradoja….
Decir que uno debe “concienciar” es una particular forma de error, hay paradoja en ello, pues solo se concientiza lo arquetípico, y en buena hora, pues ese es el camino laberíntico para llegar al centro, y solo desde ese centro es posible el puente, la posibilidad de pontificarse , la propiciación del salto.

Hay algo que ver respecto al alma….

Es Paracelso el que señala una puntual coincidencia. Como la “serpiente mercurial” de los alquimistas es designado con frecuencia el principio anímico y presentado bajo la figura de la “sirena”, su capacidad de transformación y poder de sanación es de mucha importancia, pues estas mismas particularidades son atribuidas a “Mercurio”.
 Paracelso

Por otro lado Mercurio es presentado en la figura del “anciano Hermes”, con lo que se hace visible que en la fenomenología simbólica de Mercurio confluyen dos arquetipos, el del ÁNIMA y del ANCIANO SABIO.
En el alma se dan las más engañosas imágenes de la fantasía, en la que se mezcla el más alto sentido y el más funesto absurdo que atrae a todos al laberinto de la vida. De estas imágenes “fascinadoras” se extrae la más alta inspiración, es decir, todo lo pleno de sentido y valor, lo he visto como un proceso de destilación colmando el recipiente predispuesto del alma, y es ese el momento donde ella abre una ventana al entendimiento, es decir, ilumina.
Claro, lo fascinosum eleva, impulsa a que uno vislumbre la fuerza del YO, su potencial fuerza suscita pero a la vez se proscribe llevando con esa exaltación inspiradora al principio anímico a una instancia superior. Pero semejante salto iluminador deja a la vista la sombra, y si la espiritualización es la confesión de la mentira en uno mismo, pues es esa parte de anima-animal la que uno debe comer, tragar, y no es “fácil”…..
Por eso alude Paracelso a un proceso de separación y discriminación, a un proceso crítico del juicio; hay un peligro que a veces lleva años descubrirlo, es el quedar atrapado entre estas dos formas del arquetipo: por un lado enemistado con lo anímico que hace que ese principio pulse tomándose nefasto, y por otro renegando contra el “anciano” ubicándolo en una potestad que lo hace inalcanzable dentro de uno.
Es así que el alma en esas condiciones se transforma en “Morgana” y el anciano en el mismo “Minotauro”.
Morgana que roba la voluntad viril para concebir un hijo de la carne, del incesto, y el anciano sabio ya no devela sino más bien encierra, devora como el Minotauro la inocencia espiritual.

Pero volvamos  a ver esa cuaternidad expuesta al principio.
Esta condición de Fascinosum del arquetipo da la posibilidad de ver en uno lo suscitador y proscriptor a la vez, y en la expresión cuaternaria uno se orienta si logra sintetizar en sí mismo una totalidad. Pero cada elemento de la cuaternidad es suscitador y proscriptor y solo la inspiración reveladora lograda en un profundo trabajo con los símbolos internos, dejará ver un misterio envuelto por las capas de los argumentos anímicos de la vida.

Veamos entonces:

LA HIJA: Es un rostro del alma que habita en el área del corazón, encerrada en la cápsula cordis. El corazón es esencialmente emocional, intranquilo y muy inclinado a participar efectivamente en la turbulentia corpis.
En él está asentada el alma más baja ligada a los procesos biológicos de crecimiento y evolución, cosas estas con gran fuerza proscriptora; si estos procesos son comprendidos adviene su misterio en la figura interna de una niña de gran mnuminosidad, relevante e impulsadora; y es la que permitirá decantar alquímicamente la “piedra”, esa piedra filosofal con la que se comprenden los misterios de la vida.

LA ESPOSA: Habita donde las fuerzas de la oposición pueden neutralizarse mutuamente y es allí donde el hombre reflexiona sobre sí, sobre su naturaleza, y ve el funcionamiento de sus proyecciones en el intento de fecundar afuera lo que debe ser fecundado dentro. Si la proscripción impera , el hombre se verá desbordado por los desarrollos de “la familia”, ya sea que él la integra o funde…
A quien entienda esto advendrá sobre él el “antídoto”. Esa tinta, esa quinta esencia que permite ver en realidad el poder hipnótico y narcotizarte de la estructura y función de esta creación…

LA HERMANA: Con la hermana se comparte una línea, un linaje, ella no es esposa ni hija, la esposa es la sangre puesta en la proyección, la hija es la sangre puesta en el desarrollo.
La hermana comparte la línea sanguina, es la que entrega el secreto de nuestra estirpe, de nuestro linaje, nos permite avenirnos a la comprensión de nuestros símbolos ancestrales. Nos proscribe el contacto con la raíces pero a la vez suscita el acceso al entendimiento de la misión familiar, de donde podemos vernos en la línea de su desarrollo para alcanzar la reunificación, de allí su  asociación al elíxir de la larga vida, de la inmortalidad, y la posibilidad de hallar la forma en que ha sido encadenada nuestra sangre…

LA MADRE: Es ella la que “señala”, si descubrimos el misterio, el kairos del “nuevo nacimiento”, desoír su voz es no escuchar el sonido que nos trae hacia el nuevo alumbramiento.
Si no hay posibilidad de nacer, no hay forma de morir, la muerte solo sería el reciclaje en el eterno retorno, un giro más en la rueda del samsara. El carbón puede “MORIR” cuando sus cristales están alineados hacia su oriente….
Su fuerza proscriptora es muy fuerte, pues en su aspecto Kwan Yin la que nos liga, la que nos cierra el cerrojo y ciñe el nudo con su “amor” que es lo que sostiene la conciencia del Demiurgo….

El alma es a la vista de este desarrollo, si se me permite una analogía un tejido, un tapiz. Sobre la urdimbre como las líneas orientadas hacia “ELLA”, zigzaguea el hilo del tiempo y del desarrollo de los procesos creando el colorido de la historia, la estampa formalizada de nuestro sujeto.
Es así que integrando:

HIJA: sensibilidad (percepción sensible), procesos.
ESPOSA: sentimientos, proyecciones.
HERMANA: pensamientos, reunificación.
MADRE: intuición, capacidad de vislumbrar, muerte-nacimiento.

Llegamos al umbral del arquetipo “DAMA”, pues como ya se dijo, los fenómenos anímicos pertenecen a aquellos “fenómenos límites”….
En el proceso alquímico descripto por Paracelso se los llama:

PHANTASIA: invención lúdica subjetiva, sin validez objetiva, propia de la percepción sensible.
IMAGINATIO: actividad recreadora del alma que procura imágenes y formas, propia de los sentimientos y proyecciones.
ESPECULATIO: corresponde al pensamiento filosófico, místico, esotérico, artístico, científico etc.
AGNATA FIDES: fe innata, propia de la madre y nacimiento.

Ahora bien, la vivencia de la unión está representada por una fiesta nupcial, es el abrazo y reunión de los dos principios anímicos en el mismo individuo, es la unión feliz de una dualidad separada aparentemente sin remedio en la fatalidad de un ser único.
Pero esta unidad abraza la multiplicidad de todos los seres, el YO que me abraza, abraza a muchos otros, pues el inconsciente no me pertenece y no es mi propiedad sino que está en todas partes.
Es paradójicamente quinta esencia del individuo y sin embargo al mismo tiempo, algo colectivo…
La reunificación de los cuatro rostros en una quinta esencia que se esposa con el hombre que emerge del agua, porque el principio anímico femenino en él toma alas, conlleva a la boda….Y es allí donde se manifiesta el SER en uno………

(Gracias al Dr. Jung por los conceptos en su obra que tomé prestados).

Estimado lector el texto que Usted acaba de leer, es la genial síntesis de un hombre superior, de unos de los guías espirituales que se hizo presente en Córdoba, Argentina para legarnos un conocimiento que solo los Dioses saben por qué. Innumerables veces leí este texto, llegando a una conclusión que tiene una estrecha relación con el incesto, unas de las cosas que más “preocupaba” al Dr. Jung.
La conclusión sintética es esta:

 La armonía arquetípica claro está, consiste en que el hombre al proyectar la madre sobre una mujer determinada, y esta el mismo aspecto sobre sí misma, se crea una relación madre-hijo. Esta relación eminentemente incestuosa no diferirá de otras proyecciones (a excepción de la esposa); cualquiera sea el aspecto, siempre la relación será incestuosa. La armonía arriba señalada se rompe cuando la proyección no coincide con las normas filiales y morales de una sociedad dada, por ejemplo que el hombre proyecte la hermana, y la mujer sobre sí misma proyecte la esposa, ocurriendo lo mismo con las otras proyecciones a excepción de la proyección de la esposa por parte del hombre y del mismo aspecto sobre sí de la mujer, siendo esta última relación la piedra fundamental de la monogamia y la “armonía espiritual” de la familia, en la cual la autoridad es eminentemente patriarcal, esto es: a la autoridad la ejerce el padre.
Siempre que la relación de una pareja se consolide bajo los aspectos arriba señalados (esto es, incestuosos) la autoridad del padre siempre será cuestionada por ser esta impuesta y no reconocida.
Este cuestionamiento a la autoridad paterna por los aspectos incestuosos fundamentalmente femeninos, causados por las proyecciones, son los fundamentos de que vivimos en una sociedad eminentemente matriarcal. Este matriarcado es fortalecido en la edad media cuando aspectos femeninos del plano arquetípico pasan a ser “trabajados” por las fuerzas del mal. Aludo aquí al arquetipo dama creado estratégicamente por los Cátaros como medio de liberación espiritual no pudiendo ser concretado por razones que no vienen al caso.




Esto último será entendido por todos aquellos que hayan sido instruidos en la Sabiduría Primordial, y de utilidad cardinal para los que se valgan de la mujer para purificar la sangre o bien para la liberación espiritual.
Es imposible valerse del aspecto femenino, en este caso de la mujer, para un trabajo alquímico si no se conoce en profundidad estas proyecciones del hombre sobre la mujer, y de la mujer sobre sí misma.
El incesto es una “impronta” propia del Virya perdido causada por el encadenamiento espiritual, no siendo registrado en otros mamíferos a excepción de aquellos en la cual estaba en riesgo la supervivencia de una  especie determinada.
¿Por qué en el humano? La repuesta a este interrogante se encuentra en la mutación de un homínido (pasú) en hombre (Virya).
Esta mutación crea en el animal lo que la Sabiduría Primordial llama “autonomía óntica”, o simplemente Conciencia. Este hecho pone fin a la androginia del pasú y quedan definitivamente diferenciados los sexos. Esta diferenciación mas la puesta de sentido del hombre en la mujer, crea lo que se conoce como arquetipo mujer. Este arquetipo por dicha puesta de sentido emerge a la conciencia del hombre donde es actuado y determinado por la emoción (sujeto emocional) y es proyectado como uno de los cuatros aspectos arriba citados, designio mediante... claro está.
Se puede decir sin miedo a equivocarse que el incesto es el motor de la civilización judeocristiana, que es una civilización eminentemente matriarcal, afirmación esta no antropológica sino gnóstica.
Esta es la razón por la cual el incesto está estrechamente relacionado con la familia, que con el rigor de verdad es de su misma esencia, y en muchos aspectos causa de la misma.
Conocer en profundidad lo que concierne a estas proyecciones, son de un valor inestimable para todo aquel que se interese por el funcionamiento del psiquismo del hombre y de la mujer, especialmente los psicólogos.
De ser así, estos, antes tendrían que despojarse del dogmatismo freudiano, lacaniano etc. si es que a estos no se les lavó el cerebro como a muchos “terapeutas del alma” que conozco en demasía.
También es de suma importancia para conocer en profundidad la naturaleza del alma femenina de la cual la psicología y los psicólogos no tienen la menor idea, a excepción de aquellos que poseen un profundo conocimiento del pensamiento de Carl Gustav Jung 1875-1961.


Señores psicólogos. ¿Cómo se atreven a solucionar problemas ajenos cuando no tienen solucionados los propios? ¿Cómo pueden solucionar los propios cuando no han logrado visualizar las causas de los mismos? Decir que la falta de repuestas a estos interrogantes es por desconocimiento de los aspectos femeninos arriba señalados, es una obviedad. Queda claro que no se puede dar lo que no se tiene, y de lo que se carece aquí es de conocimiento. De modo que es indispensable profundizar en el conocimiento de estos cuatro aspectos proyectado en la mujer y de la mujer en sí misma.
También existen aquellos a los que llamo “gnósticos transgénicos” o “de cabotaje” (lo de cabotaje es porque no ven más allá de la frontera de los deseos).
Muchos de ellos se valen de la mujer como vía de “superación” cuando no de “liberación espiritual”, en realidad lo que hacen es canalizar a través de los mismos, aspectos no resueltos que poseen de la mujer interior como exterior, incluyendo lo biológico,  anímico y espiritual.
Se habrá dado cuenta el lector que no nombro al hombre de modo genérico, y esto por una razón muy simple: Ser hombre o mujer es ser distinto, con derechos y obligaciones distintas, esto gnósticamente hablando claro está. El conspirar contra estos hechos, es conspirar contra el hombre y su integridad espiritual; esto es así, quedando en evidencia en todo movimiento reivindicativo a favor de la mal llamada “libertad femenina”, no siendo posible este objetivo si no se “nivela por abajo”, es decir degradar al hombre.
Esto sería imposible sin la proyección previa de uno de los aspectos femeninos, o dicho de otro modo; con el incesto que subyace como impronta en el registro óntico (kármico) del hombre extraviado.
En síntesis. El incesto en el hombre es el impulso sexual del animal pasú puesto como designio, y determinado por el sujeto conciente previa emergencia a la esfera de conciencia del arquetipo mujer, o sí se quiere dama.   


El arquetipo Dama.



   

4 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Gracias, cualquier inquietud te comunicas a la direccion de correo que esta en el blog

      Eliminar
  2. Hola: estoy copiando sus brillantes post, copiandolos en un word para imprmir y anillar. Porsupuesto citando fuente y autor.
    Me pregunto: es acaso usted uno de los 16 iniados por Luis Felipe?

    ResponderEliminar
  3. Hola Emiliano...habria que ver porque son 16 los iniciados... si te refieres al circulo de piedra de la orden me puedes escribir a mi mail...iniciado es todo aquel al cual el Pontifice le aislo el Yo en un Tetrarque...esos son los unicos iniciados...saludos camarada

    ResponderEliminar