domingo, 1 de septiembre de 2013

Otros escritos



PARA EL DÍA DEL AMIGO.



“¿Habrá algún hombre que no se sienta herido mortalmente si supiera lo que sus más fieles amigos piensan de él?”.

                                                                                                            “Humano demasiado humano”.

                                                                                                            NIETZSCHE.



Introducción al libro “El hombre mediocre” del olvidado escritor Argentino José Ingenieros.



“Cuando pones la proa visionaria hacia una estrella y tiendes el ala hacia a tal excelsitud inasible, afanoso de perfección y rebelde a la mediocridad, llevas en ti el resorte misterioso de un ideal. Es ascua sagrada, capaz de templarte para grandes acciones. Custódiala; si las dejas apagar no se reenciende jamás. Y si ella muere en ti, queda inerte: fría bazofia humana. Solo vives por esa partícula de ensueño que se sobrepone a lo real. Ella es el lis de tu blasón, el penacho de tu temperamento. Innumerables signos la revelan: cuando se te anuda la garganta al recordar la cicuta impuesta a Sócrates, la cruz izada para Cristo y la hoguera encendida a Bruno; cuando te abstraes en lo infinito leyendo un dialogo de Platón, un ensayo de Montaigne o un discurso de Helvecio; cuando el corazón se te estremece pensando en la desigual fortuna de esas pasiones que fuiste, alternativamente, el Romeo de tal Julieta, el Werther de tal Carlota; cuando tus sienes se hielan de emoción al declamar una estrofa de Musset que rima acorde con tu sentir: y cuando, en suma, admiras la mente preclara de los genios, la sublime virtud de los santos, la magna gesta de los héroes, inclinándote con igual veneración ante creadores de Verdad o de Belleza.

 Todos no se extasían como tú, ante un crepúsculo, no sueñan frente a una aurora o cimbran en una tempestad; ni gustan pasear con Dante, reír con Moliere, temblar con Shakespeare, crujir con Wagner; ni enmudecer ante “El David”, “La última cena” o el Partenón. Es de pocos esa inquietud de perseguir ávidamente alguna quimera, venerando a filósofos, artistas y pensadores que fundieron en síntesis supremas sus visiones del ser y de la eternidad volando más allá de lo real. Los seres de tu estirpe, cuya imaginación se puebla de ideales y cuyo sentimiento polariza hacia ellos la personalidad eterna, forman raza aparte en la humanidad: son idealistas. Definiendo su propia emoción, podría decir quien se sintiera un poeta: el ideal es un genio del espíritu hacia una perfección”.



¿Se puede aplicar este pensamiento a aquel que se dice amigo, que están pronto a la risa fácil de un chiste mediocre, que por lo general es despectivo y/u ofensivo a las personas?  ¿O aquel que mira de reojo de modo lascivo la mujer de su amigo? ¿O aquel que se vanagloria antes sus amigos de lo que le hizo en la cama a tal o a cual mujer? ¿O de aquel que miente a sus padres para defender al amigo?  

Saque usted sus propias conclusiones.



Aquellos que defendemos ideales, a pesar que no son los mismos ¡¡No tenemos amigos, tenemos enemigos y somos voluntarios en la lucha!! A los amigos se los obliga a luchar.

“La amistad no está sentada en la justicia, está sentada en la complicidad. Solo los que carecen de honor son cómplices”.

“No es posible que prevalezca la amistad sin hipocresía y sin mentir, ya sea entre amigos o para con los demás”.

“¡¡Con los amigos se es cómplice, jamás leal!! ¡¡Con los amigos se actúa por amor, jamás por honor!! ¡¡El amor es para la mujer que amamos!!

“”La amistad es peligrosa y nociva por estar sentada en la complicidad y el amor, razón por la cual la verdad se sienta en el honor y no en el amor”.

“La amistad se caracteriza por estar fundada en lo superficial, lo chabacano, lo lúdico y el temor. Esta es la razón por la cual los amigos no se reúnen, se juntan”.

“El principal enemigo de la amistad es el honor”.

Al que le quepa el sayo que se lo ponga



¡¡Festejemos el día del camarada que es todos los días!!



CROY.

Ejercito alemán entrando en Paris entonando La marcha de San Lorenzo el 14 de junio de 1940, como contraparte el Ejercito Germano le habia extendido la autorizacion al Ejercito Argentino para que utilice las estrofas de Alte Kameraden (Viejos Camaradas) en 1910 en ocasion del Centenario.








Buenas noches.

En esta oportunidad hablaré sobre palabras o vocablos empleados en la vida cotidiana por todos nosotros, sabiendo más o menos con precisión su significado. La gran mayoría de las personas no tienen idea del significado de las palabras que emplean cotidianamente, no siendo este nuestro caso, que con más menos profundidad, comprendemos los fundamentos de nuestra weltanchaung espiritual. Si tomamos por ejemplo palabras como “democracia”, “trabajo”, o cualquier otra que identifique un hecho cultural determinado, se podrá acordar o no con su significado, inclusive, se podrá acordar con el mismo por eso de las pre eminencias, no siendo este nuestro caso .¿Qué pasaría si tendríamos que acordar con respecto al significado de la palabra “justicia”, “verdad”, “Valor”, lealtad u “honor suponiendo que haya diferencia ética entre ellas más allá de la semántica, cosa que para mí no existe. Si se acepta esta posición, quiere decir que estos vocablos difieren en su significado dependiendo si la definición es cultural, o gnóstica. Esto es así, por ser la justicia, la verdad, el valor y el honor aspectos transcendentes que quedaron “fuera” de la creación, por ser estas manifestaciones ajenas al mundo fenoménico, o para emplear un término neoplatónico: al mal ¿Que se entiende por quedar “fuera” de la creación? ¿Qué define el vocablo “fuera”? ¿Cuál puede ser el origen de “ese algo” que es ajeno a la creación, que es lo mismo decir, no ha sido creado? Repuesta: El origen, la eternidad ¿Es posible la aprehensión del significado de estos vocablos que son ajenos a todo lo creado, y a la vivencia del origen o de la eternidad que es lo mismo? Sí es posible. Lo es desde lo que la S.H da el nombre de “infinito actual”. Muchos confunden el infinito actual con el presente. La palabra “presente” de ningún modo alcanza para definir al infinito actual. Esto es así, por diferenciarse el presente, del pasado y del futuro, y nada tiene que ver el infinito actual con esta percepción del tiempo que es totalmente ilusoria. De modo tal, que el infinito actual, aunque parezca paradójico, nada tiene que ver con el presente por pertenecer este al infinito potencial. De modo que la comprensión del significado de estos vocablos pertenece al ámbito de la sangre pura que solo el Virya despierto puede aprehender o comprender. Trataremos de acercarnos a la verdad del significado de estos vocablos  empezando por la justicia. Pondré un ejemplo: Un señor tiene en alquiler, digamos, diez casas. Una familia de inquilinos, por razones de trabajo, no puede pagar el alquiler retrasándose tres meses en el pago. El buen Sr. haciendo valer el contrato expulsa a la familia. Estos sin más, tienen que dormir a la intemperie con todo lo que eso significa. Pregunta: ¿Qué se aplique la ley y se expulse a una familia de su casa en alquiler, que por imponderables de los cuales no son responsables tengan que dormir en la calle, es justo? Sin dudas es legal, pero la pregunta es, si es justo. La repuesta es demasiado obvia. La ley o código, es el acuerdo consensuado de una clase gobernante determinada, que como es fácil de ver, es un hecho cultural y por ende falso, ilusorio. El concepto de justicia es “traído” desde el origen junto con el espíritu, y encadenado a la materia, que con rigor en esencia es lo mismo. Esta justicia puesta en la esfera de conciencia e interpretada por la razón deviene en ley o código, con el agravante que dichas leyes están formuladas y reglamentadas por la clase dirigente que se perpetúa en el poder para que dichas leyes reguarden sus privilegios, mientras tanto la familia echada por no poder pagar el alquiler duerme en la calle.

Existe una diferencia fundamental entre ley y justicia, la ley tiene origen en lo cultural, no así la justicia que es eminentemente espiritual, la ley tiene su fundamento en la ética psicológica, no así la justicia que tiene su fundamento en lo espiritual. Esta diferencia esencial entre ley y justicia, queda en evidencia cuando es aplicada en una sociedad estructuralmente corrupta como la nuestra. Es estructural porque los poderes rectores de este sistema “democrático” que son, el poder ejecutivo, legislativo y judicial, lejos de ser independientes, como lo manda la constitución, son interdependientes, esto es, cómplices para perpetuarse en el poder y enriquecerse robando las riquezas del estado, que es lo mismo decir del pueblo. En este caos, en este des-gobierno, en está miasma democrática, la única política de estado que existe es la del subsidio, que consiste en darles unos pesos a la población sin recursos para que no se mueran de hambre ¿Qué tiene que ver esto con la justicia? Pongamos otro ejemplo ¿Han escuchado últimamente hablar de una “muerte digna”? Seguro que sí. ¿Qué es eso de muerte digna? ¿Acaso existe la muerte indigna? Seguro que también existe; sino como sabemos que una muerte es digna. Y bien, ¿Cual es la muerte digna? Dicen los que hacen las leyes, que una muerte digna es aquella que no genera sufrimiento. De lo que se deduce que una muerte indigna es aquella que si lo genera ¿Estamos de acuerdo en esto? Bien. ¿Entonces estaremos de acuerdo que un niño que muere por desnutrición, que es un eufemismo para no decir murió de hambre, y un anciano depositado en un geriátrico que muere sin cuidado y en soledad es una muerte indigna? No hay dudas que es así, puesto que son muertes que generan dolor ¿Qué hacen para que esas muertes, por demás evidente que son indignas, sean dignas? Se los diré ¡Nada! Si se aplica la eutanasia a un paciente para poner fin al sufrimiento es legal por estar avalado por la ley de la “muerte digna” siempre y cuando el paciente, de poder hacerlo, acuerde con dicha práctica, de no ser así, a la decisión la tomará un pariente directo. Hasta acá todo legal. Es decir, se cumple la ley. Volvamos al depósito de sufrientes y solitarios ancianos y a los niños con el estómago infestado de parásitos y ojos saltones por el hambre ¿Qué hacen con ellos? No faltará quien piense que también habría que aplicarle una eutanasia encubierta, por ejemplo, control de la natalidad, aborto etc. Quien piense así, no es un ignorante ni un idiota ¡Es una mierda! ¿Qué hacer con los sufrientes? No podrán recurrir a las leyes, puesto que ellas sumieron a esos ancianos y a esos niños en tal situación ¿Entonces qué harán? Hay una sola cosa que pueden realizar y que jamás harán, y es hacer que tengan una vida digna. La justicia, el acto justo, para ser realizado, no necesita de leyes ni de códigos. El Virya solo debe saber, debe comprender en su total dimensión que es el dolor y que es el sufrir. Fuera de una total comprensión de las implicancias metafísica del dolor y el consiguiente sufrir jamás el Virya tendrá una visión de la justicia, y mucho menos una actitud desde la misma. Ninguna legislación, ningún código abolirá el dolor y el sufrimiento humano, excepto en una comunidad de Viryas como fue en el III Reich. De modo que la ley, a lo máximo que puede llegar es a legislar una muerte digna, y esto de modo parcial, pero jamás una vida digna, por ser este patrimonio de la justicia y no de la ley. No en vano un dicho popular, que curiosamente lo repiten los abogados, dice así: “Hecha la ley hecha la trampa”.  Si se cumple la ley, es legal. Si no se cumple, es ilegal. Nada tiene que ver la ley con la justicia. El antónimo de “justo” no es lo “injusto”. El antónimo de lo “legal” es “ilegal”. Lo injusto es sinónimo de ilegalidad, porque un acto injusto, es un acto contra el espíritu, contra la eternidad, contra lo que “ES”. Lo que es “de aquí” no puede ser antónimo de ese algo que “no es de aquí”, lo que hace quedar en evidencia que un acto injusto, es un acto de este mundo, puesto que en el mundo de la justicia por ser esta espiritual no puede existir lo injusto de lo que se deduce que lo injusto es sinónimo de ilegal. Un acto ilegal es violar o no cumplir con una ley, que es producto de un acuerdo entre sujetos culturales, es un hecho cultural. Decir que, lo que no “es”, es antónimo de lo que  “ES”, es darle categoría de existencia espiritual  a la ilusión. Los sinónimos y los antónimos pertenecen a la dualidad con la cual se creó el mundo fenoménico. Este planteo de fácil aprehensión nos evitará cometer errores gnoseológicos y nos acercará al punto inextenso adonde se nos revelará la verdad.  

De modo que los únicos que podemos ser justos y que debemos serlo, somos nosotros los Viryas despierto, lo que nos consideramos superiores. ¿Se puede separar lo justo de lo verdadero? De algún modo expusimos que se entiende por ser justo. ¿Pero que es la verdad? Tanto justicia como verdad, son vocablos que no se pueden conceptualizar, esto es así, porque un  concepto es una idea, y como sabemos que una idea es una imagen mental, es imposible tener un concepto de estos vocablos, puesto que dicha imagen mental es una ilusión, no existe. Sí acordamos que la justicia quedo fuera de la creación, trataré de demostrar también, que la verdad tiene el mismo origen. Esto es así, porque verdad y justicia son cualidades transcendentes, espirituales. Daré otro ejemplo: ¿Si afirmamos que, 2+2 es igual a 4, y que 5 x 8 es igual a 40, estamos diciendo la verdad? ¿Si afirmamos que el mejor sistema político que se conoce para lograr la armonía y la felicidad a una comunidad es la democracia representativa, estamos afirmando la verdad? ¿Si afirmamos que un Sr. compró tal o cual cosa, estamos diciendo la verdad? ¡Claro que no! En el primer caso, es una operación de la razón, que compara y relaciona símbolos arquetípicos que se le da el nombre de números, es a lo que se denomina certeza. Que sea cierto o certero, no quiere decir que sea verdad o verdadero. La palabra “cierto” o “certeza”, análogo al vocablo ley, es un “acuerdo”, digámoslo de algún modo, de aquellos que son presa de las preeminencias de hechos culturales, cosa que sabemos muy bien por estar profundizadas en los fundamentos de la S.H. ¿Qué pasa con la democracia? Si es el mejor sistema político que se conoce para legislar con equidad a una comunidad determinada, esto no es verdad, porque existen otros sistemas políticos ocultados o no enseñados que se ha demostrado, son muchos más justos y eficaces que el sistema democrático representativo tal cual lo conocemos. De lo que se deduce, que el sistema democrático es útil, pero de ningún modo es el verdadero sistema político que traerá felicidad a una comunidad, lo que quiere decir, que no es verdad lo que postula dicho sistema. Y por último el tercer caso. Una persona sale de compras y regresa a casa con un sinfín de objetos, que por regla general, no necesita ¿Se podría decir que es verdad que dicha persona salió de compras? No, no es verdad. A esa persona la “sacaron” de compras, o si quieren la “salieron” ¿Y Como es esto? Muy simple. Decir que este Sr. Salió de compras, es decir que eligió cuando salir, que comprar, y donde hacerlo. Por poco que se medite, este Sr. como todo lo que existe en el universo está determinado a priori, de modo que nuestro amigo del ejemplo no eligió salir de compras por estar determinado, que es lo mismo decir, carece de libre albedrio, y mucho menos para comprar cosas inútiles ¿Entonces no es verdad que dicha persona salió de compras? Así es, no es verdad que dicha persona salió de compras. Se podría alegar que se vio a esa persona salir de compras y regresar con cosas que por regla general son inútiles. Esa afirmación es falaz porque se está describiendo un hecho ilusorio que por eso mismo no existe. El error gnoseológico consiste en aceptar que el Sr, salió de compras por elección propia, cuando sabemos que carece de libre albedrio, es como asegurar que en una elección, cualquiera sea ella, el sufragista elije entre los gobernantes, análogo al matemático que desarrolla una ecuación para explicar tal o cual aspecto de la naturaleza del cual no tiene la menor idea, o de aquel propietario que echa a la calle a una familia, porque esta no puede pagar el alquiler por razones totalmente ajenas a ella, argumentando el propietario que es un ciudadano honesto que solo cumple con la ley, cuando lo que es verdaderamente, un hijo de puta que se esconde detrás de una ley para seguir manteniendo un privilegio que en la estructura social es producto de que esa familia este en la calle. Se podrían dar más fundamentos sobre estas actitudes, pero creo yo, no es necesario. Esta exposición, por cierto sintética, nos lleva a la cuestión del honor. Imaginemos una situación ideal, que por el hecho de serlo, no deja de ser común en el comportamiento de muchos Virya en el contexto social. He aquí la situación: Una bella mujer casada, en una situación determinada, conoce a un Virya. Este, “encandilado” por sus encantos, queda atrapado por la seducción de la bella mujer. Esta, después de determinada conversación hace saber al Virya valiéndose de las armas de la seducción, que gusta de él. Este, durante la conversación, llegó a la conclusión que la mujer es casada. Ante la pregunta directa del Virya, si eso es así, la mujer lo confirma. Vayamos a la pregunta ¿Tendría el Virya despierto relación sexual con esa mujer? Porque ese es el objetivo que estaba implícito en la conversación ¿No creerán que se pueda estar a las puertas del amor con dicha mujer?, digo esto, porque si se está ante las puertas de algo, es del infierno. ¿Es ético, es honorable que el Virya acceda a dicha relación cuando la mujer engaña y le miente al marido? No olvidemos aquí, que la mentira en esta clase de mujeres no es estratégica, es táctica. Pregunto: ¿Se sabe que es lo táctico y estratégico en el actuar en esta clase de mujer? Al terminar este monólogo aceptaré y responderé indagaciones sobre este u otros casos, que de ningún modo será un debate. Volvamos a nuestro Virya seducido´. Aquí se podrá alegar que el esposo la maltrata, es decir, son muchas las veces que dice “no”. No la cuida. Esto es: no trabaja para ella. No la “hace feliz”, eufemismo este para decir “me canse de tener relación sexual con este hombre. Todos estos argumentos pueden ser reales. Ahora bien ¿Qué tiene que ver todo estos argumentos con la ética y el honor de Virya, con la conducta noológica del Virya? Excepto que la ética del Virya tenga que ver con el comportamiento y la relación  de un hombre perdido. Nada tiene que ver la ética del Virya con la relación que tenga el esposo con su mujer o con el  mundo, suponiendo que ella no sea su mundo para él. Otro de los agravantes, es que esta clase de mujeres siempre mienten. De lo que ese deduce que el seducido Virya puede ser el primero en esa relación infiel, pero jamás el último. Esto es de fácil comprensión. Enseñan nuestros guías que la única moral del Virya es el honor. Como es fácil ver, la justicia, la verdad y el valor están sentados sobre esta moral transcendente que es el menhir invisible en el cual se sienta el Virya, que con rigor de verdad, él es el mismo menhir. De modo que estamos más cerca del punto inextenso para mirar desde allí hacia el mundo fenoménico, hacia la ilusión en la cual se encuentra nuestra bella mujer. Este ver es de cardinal importancia para aquel que desee huir de este infierno. De este modo hemos llegado a las puertas del valor, de lo que nosotros entendemos por valor. Ya retomaré lo del honor. Esta cualidad es el “oxígeno espiritual” del Virya despierto, combustible este que emana del Vril, que bien podríamos llamar aquí, “potencia espiritual”. Esta potencia es igual, o si quieren, es proporcional a la pureza de la sangre. A mayor pureza, mayor Vril. Enseñan nuestros guías que el valor purifica la sangre y el temor la deviene impura ¿entonces como aseguramos que a mayor valor mas Vril y viceversa, a mayor Vril, más pureza de sangre? Porque el valor y el Vril son de la misma esencia del Yo despierto. Como ¿Y las otras  cualidades como la justicia, verdad etc. no lo son? Sí lo son ¿Un Virya podría ver? ¿Podría soportarla verdad sin valor? No, no podría. Luego de revelársele la verdad su honor lo hará accionar contra la mentira. Esa acción desde la verdad, lo torna un acto justo, un acto de justicia. Este valor se manifiesta, se consolida, en el interior del Virya al participar de la mística Hiperbórea. Esta es la razón y no otra, por la cual nuestros guías el único valor que reconocen, es el valor del Yo ante el símbolo sagrado. El valor es el acto supremo del Virya despierto en el plano material, plano este que se manifiesta con evidencia como ilusorio por haber derrotado en su interior al símbolo sagrado que sostenía a todos los símbolos. También esta es la razón por las cual el Virya es despreciado y temido por el alma, por haberla este, despojado de su amo: el símbolo sagrado. Para nada es fácil exponer en un plano de comprensión aspectos éticos de valores cardinales, fundamentales para la formación espiritual del Virya. Si bien este monólogo puede pecar de insuficiente, de ningún modo deja de ser útil para la orientación espiritual. Se podrán exponer argumentos críticos con respecto a la metodología y a la forma de exponerlos, se podrán cuestionar aspectos de forma, formales, pero jamás de fondo, fundamentales. No tengo dudas que en estos aspectos, los fundamentales, acordamos totalmente. Esto es así por dos razones: 1° porque conozco a la gran mayoría de ustedes, y 2° por la atención con la cual escuchan.

 Volvamos a nuestro Virya seducido que bien puede ser algunos de ustedes ¿Es ético tener relación sexual con la bella mujer después de lo expuesto? Nietzsche aseveraba que: “El hombre tiene que rescatar a la mujer que mora en la mujer”. Yo, sin ser remotamente Nietzsche, podría decir valiéndome de esta sentencia que: El hombre tiene que rescatar al hombre que mora en el, que bien podría ser este el superhombre nietzscheano. Si esto es veraz gnósticamente hablando, no caben dudas que el hombre que tendríamos que rescatar es el marido de la mujer que mora en el interior del Virya e integrado al sujeto cultural, que quedará en evidencia cuando accedamos a tener relación sexual con nuestra dama. Quiero decir con esto, que el Virya al acceder el convite de la mujer está ocupando el lugar del engañado. Es más, él es el engañado ¿Se entiende? Dicho de otro modo. En el momento mismo del acto kármico, porque no les quepan dudas que es kármico, nuestro Virya pasa a ser parte del mundo fenoménico e integrado a un hecho dramático que alimentará con su energía psicofísica vaya a saber que monstruo astral. Si la actitud graciosa luciférica es un acto, su efecto en el mundo fenoménico solo será observado y aceptado por otro Virya que ocupe el mismo lugar estratégico. Para aquel que esté situado fuera del espacio del Virya, es decir, en la conciencia, no vera la actitud graciosa, solo verá sus efectos ¿Y cuáles serán esos efectos? Que el Virya perdió una oportunidad única, tal vez por ser tímido, o simplemente porque es un idiota. De modo que no se puede ser justo ni veraz si no es desde el honor, que como dijimos más arriba, es la única moral reconocida por nuestros guías. Toda esta exposición sobre el honor tiene un agravante. ¿Cuál es ese agravante?  Que el Virya pueda tal vez encontrarse en situación análoga con la bella señora arriba citada de modo fortuito, no buscado, cosa que es común en una ciudad densamente poblada. El agravante consiste en que el Virya busca esa situación, quiero decir, que el Virya busca mujeres, no importándole si son o no casadas. Visto esto desde la ética noológica, esta clase de Viryas, no solo no están despiertos, sino, que en la situación arriba descripta, no les importa el honor. Retomemos lo del honor. Pregunta: ¿Puede un Virya perdido actuar con honor? Sí, puede actuar con honor, carismáticamente bajo una mística. Fuera del carisma y la mística ¿Puede actuar con honor? No, no puede, quiero decir, no actúa desde el honor. Pondré un ejemplo. Un hombre que no ve, da su palabra de “honor” que cumplirá con tal o cual  acción. Este buen Sr. Cumplió con la palabra dada a pesar del riesgo de perder la vida ¿No es honorable esta actitud? No necesariamente tiene que ser honorable. La razón por la cual cumplió con la palabra empeñada puede tener muy variado origen. Por ejemplo, puede haber cumplido su palabra por aspectos emocionales, por ser una promesa, por temor a Dios, por amor, o para no quedar mal ante los conocidos, la sociedad etc., o por aspectos racionales, por ejemplo, especular para lograr rédito político o económicos entre otras cosas ¿Qué tiene de honorable el accionar de tal sujeto? De ningún modo cumplir con la palabra dada, es un acto honorable. Lo que se acerca a un verdadero acto de honor, es el de aquel que sin dar su palabra cumple con lo acordado más allá de los riesgos. ¿Porque digo “que se acerca”?, porque es un acto de responsabilidad no ante los otros, sino ante él mismo. La responsabilidad, de ningún  modo es honor. La responsabilidad se encuentra “más acá” de las cosas, pertenecen a una ética social, a un comportamiento, si se quiere, cívico, que hacen al hombre un ser de confianza, pero por más adjetivos que agreguemos a este buen comportamiento nunca dejará de ser encuadrado en la ética psicológica. Jamás alcanzará  a ser un acto de honor. A este Sr. que pertenece a una clase de ciudadanos, se lo podrá definir como “buen hombre”, “buen padre”, “buen trabajador” entre otras cualidades, pero jamás de ser un hombre de honor. Una cosa es ser bueno, responsable, otra muy distinta, ser justo y honorable desde donde nosotros entendemos estos vocablos. Todo lo que se encuentre de este lado de las cosas, y el buen comportamiento que es la responsabilidad social se encuentra de este lado, sin dudas pertenece a la ética psicológica. 


LEALTAD



 Diré algo sobre la lealtad. Esta cualidad, sin dudas es la más excelsa y noble de un Virya despierto. Se podría decir que la lealtad es más que una cualidad, es donde convergen las cualidades arriba aludidas a excepción del honor. No quiero emplear la palabra “síntesis” para no ensuciar el término, también la palabra “converger” es insuficiente para calificar tal cualidad. Existe una dificultad, al menos para mí, de hacer comprensible este vocablo, pero podemos acercarnos a la comprensión del mismo. La lealtad está estrechamente relacionada con la jerarquía, con el reconocimiento a una jerarquía.  Para nosotros esta jerarquía es la del espíritu, de origen espiritual. He empleado el término “reconocimiento” por ser esta jerarquía espiritual no impuesta, puesto que así fuera, no sería espiritual, por el contrario, sería arquetípica. En la lealtad del Virya despierto, “mora”, “se encuentra”, tiene presencia, se manifiesta la Divinidad la cual fue reconocida en esa jerarquía espiritual, que en el plano material, la ejerce el superior o guía. Es el momento supremo de mayor tensión en el cual se enfrentan lo negro, lo duro y lo frio, contra lo blanco, lo blando y lo tibio; en suma: cuando se enfrentan el espíritu contra la materia, puedo decir sin  miedo a equivocarme, que la Divinidad, el guía y el Virya despierto son una y la misma manifestación. El Virya despierto es un guerrero del espíritu que le declaró la guerra total al Dios de la materia y a su infernal obra en la cual se manifiesta panteísticamente. En esta guerra es donde el Virya pondrá a prueba su lealtad, esto es, la pureza de su sangre. La lealtad a los superiores, que es lo mismo decir a sus enseñanzas, se sintetiza en obediencia ciega ¡Una orden se cumple, sin dudar, sin cuestionar, sin desconfiar; un superior da una orden y el Virya la obedece! ¡Lo único que realmente existe es la orden del superior y su posterior ejecución, todo lo otro no existe, es una ilusión, incluyendo el riesgo cierto de perder la vida! La lealtad del Virya es el tesoro más preciado por nuestras mujeres las Viryas despiertas de este mundo y las del mundo espiritual. Estas últimas, son las vigías que nos alertan desde nuestra sangre de los peligros que estamos expuestos en esta guerra, o como dicen nuestros poetas: “La lealtad es el eterno espejo adonde se mira el valor”. Y agregan: “Estas dos palabras en el lenguaje musical de los pájaros son los eternos y más agradables acordes a los oídos de los Dioses”. Tiene que quedar claro, que la lealtad cuando se manifiesta en el mundo fenoménico, lo hace desde el valor. Al Virya le puede resultar arto difícil expresar o explicar todo aquello que concierne al Vril, la verdad, la justicia y al honor, que no por eso deja de ser un Virya despierto, pero adonde debe manifestar ese saber que mora en su sangre pura, es en la lealtad y el valor. Me viene a la memoria una sentencia de nuestra madre la Virgen de Agarta. Dice así: “¡…eliminado será el indigno de espíritu, el cobarde, el traidor y maldita la matriz que lo forjó…!”

Enseñan nuestros guías que el valor purifica la sangre. Este valor tiene su origen en la lealtad al superior y/o a sus enseñanzas, y esta, en el honor, y este honor, que a decir de nuestros Dioses, es la única moral del Virya, que también se manifiesta en el plano material en los principios éticos noológicos como verdad y justicia. De modo que estas cualidades espirituales que quedaron fuera de la creación se encuentran en potencia en la sangre del Virya, o para ser más preciso, en todo aquel Virya que se relaciono carismáticamente con la S.H. Esta lucha despiadada en la cual participa el Virya despierto y todo aquel que se encuentra en vías de serlo, no le quepa la menor duda que el frente de esta lucha se encuentra en su interior, en su propia sangre. Este valor supremo es del que se tendrá que valer el Virya cuando se las tenga que ver con los símbolos sagrados. Enemigos estos, que nada tienen que ver con trincheras, cañones, granadas, fusiles y todas aquellas armas que tienen relación con un combate franco en el mundo fenoménico, esos combates vendrán después sin son estratégicamente necesarios. Expondré de modo sintético lo que quiero significar citando una sentencia de nuestros guías: “El único valor reconocido por los Dioses, es el valor del Yo ante el símbolo sagrado”. Saquen ustedes sus propias conclusiones.

 Nos estamos acercando estratégicamente, claro está, a  poder discernir que nos quiere hacer comprender la S. H. con “actitud graciosa luciférica” ¿Cómo  tener una actitud graciosa luciférica fuera de las cualidades transcendentes arriba expuestas? ¿Es con una acción que se logra esta actitud? Por último ¿Son sinónimos los vocablos “acción” y “actitud”? Para aquel que ve, para el Virya despierto, una acción es un actitud puesta estratégicamente en el tiempo transcendente ¿Se entiende? Lo pondré en otro plano de comprensión. La acción del Virya, es una actitud puesta en un espacio y un tiempo propio. Solo en ese tiempo propio, acción y actitud son sinónimas. Es lo que la S.H da el nombre de Kairos. No se debe cometer el error gnoseológico de considerar a kairos como antónimo de cronos. Les digo esto, porque kairos es “no tiempo”. Y “no tiempo” no es contrario ni opuesto al tiempo. Para kairos el tiempo no es, no existe. Por lo tanto lo que ES, no tiene antónimo, y mucho menos si no existe, análogo a lo expuesto con respecto a la justicia e injusticia. Ya expondré de modo sintético de porque las palabras que definen actitudes o cualidades espirituales carecen de antónimos.

Si la verdad, y la justicia, junto a las demás cualidades espirituales,  quedaron fuera del mundo fenoménico, de la ilusión ¿Cómo lograr tamaña acción? La repuesta es: logrando un espacio fuera de la conciencia, que es lo mismo decir, lograr un espacio independiente del mundo fenoménico, cosa esta que ustedes conocen en detalle, por estar de modo genial expuesto en la S.H, que se conoce como “Solución al misterio del ángulo recto”, o como “La solución de Wotán al problema del encadenamiento espiritual”. De modo que no es posible ser justo y veraz, ni mucho menos, valiente y leal si no lo es desde el honor, única moral reconocida por nuestros guías espirituales.  Dije recién que nos estábamos acercando a lo que la S.H entiende por “Actitud graciosa luciférica”. Esta, no es otra que La Gracia del Señor de la Luz Increada que mora fuera del tiempo como Sol Negro cuyos rayos iluminan la sangre pura del Virya diluyendo la falsa luz creada. Lucifer se traduce como “El portador de luz”, más esta luz es negra, emanada por el Sol negro que de algún modo mora en la sangre del Virya despierto como resultado de la mutación alquímica de las cualidades arriba detalladas. Se entiende por trabajo alquímico la mutación de la “materia putrefacta” en algo puro, superior, que simbólica y exotéricamente se la conoce como mutar el plomo en oro. No es a este proceso al cual me refiero, excepto que la materia putrefacta a mutar sea el mismo microcosmos del Virya, cosa que es el objetivo estratégico de la weltanchaung Hiperbórea. Empleé la palabra “mutación para significar la “convergencia” en un punto inextenso  de las cualidades espirituales que el Virya tiene que poseer en la vida cotidiana. No se piense que estoy poniendo estos conceptos en un contexto cuantificable, nada más lejos que eso, sería imposible cuantificar lo increado, y si así fuese tomado, sería un error gnoseológico. Esto es así, porque la cuantificación en alquimia está ligada a la “materia putrefacta”, y materia putrefacta es todo lo creado, incluido el cuerpo y el alma del Virya, que es lo mismo decir el cuerpo físico y astral. Quiero significar con esto, que una actitud graciosa luciférica, es una actitud ejercida desde otro mundo, con rigor de verdad, del verdadero mundo. Es una acción en contra del orden material y/o arquetípico, una acción puesta en una parte de la creación, sea esta en un tiempo transcendente y/o inmanente, es decir en toda la creación, por eso de que en la parte se encuentra el todo. Desde lo expuesto es fácil comprender que la actitud graciosa no tiene origen en este mundo, porque la gracia espiritual es ajena a lo creado, es más, es su enemiga esencial. Es claro y patente que las armas de las cuales se tiene que valer el Virya para luchar contra la ilusión de lo creado fundamentalmente de lo arquetípico, tienen que ser armas increadas, entre las cuales se encuentran las runas. Las runas poseen un grafo, un sonido, y un valor táctico estratégico, pero también se la puede identificar con una acción. Es una obviedad decir que esas acciones están estrechamente ligadas a las cualidades que he desarrollado en este monólogo. Todo el significado mágico guerrero de las runas o de una en particular, en esencia expresan el honor del Virya con todo lo que ello significa. De modo que una actitud graciosa luciférica, es una actitud de honor, desde la cual son emanadas carismáticamente las cualidades expuestas. Bien se podría decir que el Virya es la runa increada Tyrodingibur  que representa a todas las runas, porque como ellas, su parte espiritual, es increada. Se me preguntará ¿Entonces por qué existen 3 runas increadas y 13 arquetípicas? Lo de “increadas” se entiende pero ¿Qué se entiende por arquetípicas? Son arquetípicas porque fueron creadas por nuestros guías espirituales, estas runas arquetípicas carecen de contraparte en el plano arquetípico, de lo que se desprende que no son creadas por El Uno. Son signos, que su correcta pronunciación constituye el lenguaje de los pájaros. Estos conceptos, como ustedes habrán leído, están con detalle en el tomo 9. Si  mal no recuerdo,  adonde se profundiza todo lo que concierne a la Semiótica psicológica, la rúnica noológica y la pontónica. Es indispensable que el Virya evalúe con precisión, el grado de dependencia que lo liga a la superestructura, porque de algunos modos todos están ligados a la superestructura, con el agravante que esa ligazón es con los símbolos sagrados. Esto es así, porque nuestra sabiduría, enseña de que nada sirve saber, conocer o explicar lo que concierne a la semiótica psicológica, rúnica noológica ni a la pontonica si no se ha tenido una actitud ética previa. Actitud esta que se encuentra estrechamente ligada al accionar del Yo ante el símbolo sagrado. Repito. Se tiene que saber el grado de dependencia arquetípica que el Virya tiene con la superestructura, fundamentalmente lo que concierne a su mundo afectivo. El Virya que se precie de tal, tarde o temprano se hará estas preguntas: ¿Cómo actuamos con nuestros afectos? Si entendemos por afecto a nuestros seres queridos, por ejemplo, a nuestros padres, hijos, hermanos o a la mujer que aman o de la cual están enamorados ¿Mis actitudes hacia ellos, son desde el amor o desde el honor, cuando bien sabemos que actuar desde el amor, el que actúa es El Uno? Es decir, desde el sujeto emocional que tiene su centro en el corazón. Les diré algo que a mi criterio es un faro en la oscuridad de la confusión: El “Sí”, esto es, la afirmación o la aceptación, se encuentra en potencia en la emoción, lista a manifestarse como una trampa para el Virya, y no solo para el Virya. Por el contrario. El “No”, esto es, la negación, se encuentra en potencia en la sangre pura del Virya. Los presentes sabemos muy bien que las aceptaciones y las afirmaciones a la cual aludo, no se encuentran referidas a un vendedor ambulante que nos ofrece para la compra un artículo determinado, el cual podemos prescindir si así lo deseáramos;  muy por el contrario, me estoy refiriendo a la mujer con la cual se relacionan emocionalmente y que temerían perder. ¿Pero cómo puede ser que un Virya despierto tema perder algo que posea, cuando sabe que todo lo que posee es una ilusión? Es una obviedad que si se posee algo, es porque antes se ha deseado ese algo ¿Qué necesidad tiene un Virya despierto de tener todos los días una mujer a su lado? No hago esta pregunta a una Virya despierta porque ella jamás permitirá tener a su lado un Virya que no sea despierto. Insisto ¿Por qué un Virya despierto tiene a su lado a una mujer que no es una Virya despierta con el agravante de que la ama, o lo que es peor, está enamorado de ella? Es fundamental saber el grado de dependencia que se tiene con la superestructura. El error gnoseológico del Virya consiste en creer que él tiene a una mujer a su lado, cuando la verdad es que él es “tenido” por el símbolo sagrado que se alimentará de su energía psicofísica después de haberlo integrado a un drama kármico. No existe la elección en el Virya por no poseer este libre albedrio ¿Entonces? Es claro y patente que el Virya es elegido. Quiero decir con esto, que su Yo ha sido fagocitado por un símbolo sagrado. Lo único que le queda por hacer al Virya sabiendo de la fuerza disolvente de los símbolos sagrados, es relacionarse de modo estratégico con ellos, fundamentalmente como quedo expuesto, en lo que concierne a la mujer. A riesgo de pasar por reiterativo, insistiré en que se debe tener una clara visión del grado de dependencia con la superestructura. Para que se entienda de modo simple ¿Cuántas veces digo “Si”, y cuantas veces digo “No” a los requerimientos de la superestructura? Aquí los requerimientos vienen de la mano de los símbolos sagrados que están estrechamente relacionados con nuestros afectos. Ahora se puede entender que las cualidades espirituales arriba expuestas que hacen a la ética noológica del Virya, son cualidades que se manifiestan como acción de guerra en su sangre, y la purificación de esta, está estrechamente relacionada con las aceptaciones o negaciones que se tengan con los requerimientos de los símbolos sagrados, que a mi criterio, están estrechamente relacionados con la mujer. De modo. Estimados camaradas, que ser Virya despierto no es un mero deseo, es algo más qué eso.



BUENAS TARDES.

Hablaré hoy sobre los aspectos de la conducta humana. Estas conductas son de neto corte animal, las cuales hacen presa del Virya con cierta facilidad, máxime si este no se encuentra familiarizado con la S.H. Para ser más preciso, son  tipologias psicológicas, que por razones metodológicas solo tomaré tres, desde la cuales surgirán las restantes. Estas son: La “ira”, la “debilidad” y el amor. Estas cualidades tienen su origen en la estructura arquetípica, como es fácil de ver y pertenecen al área de la emoción,  es decir, al alma.
Si tomamos al animal, en este caso, a los mamíferos al cual pertenecía el Pasú, veremos que la única diferencia que este poseía, era una precaria conciencia y un precario sujeto racional, que no por eso dejaba de ser un animal. La conducta de este animal, que bien podemos llamar homínido, nos hará ver con relativa facilidad cuan animal es el llamado hombre racional. Como todos ustedes saben, a causa del encadenamiento espiritual, este animal por efecto del incremento de la esfera de conciencia conocida en la S.H como “tiempo transversal”, adquiere autonomía óntica, más con el auxilio del sujeto racional, pondrá sentido a los entes y creara cultura, finalidad  que no pudo cumplir el pasú. Tomé de modo arbitrario, la ira, la debilidad y el amor, por considerar a los dos primeros los extremos de la conducta animal del hombre, y al último, al amor, como nexo o “alimento” de ambos, por ser una activa y la otra pasiva. Porque digo extremo?: porque entre los extremos de estas dos conductas existe otro modo de comportamiento que también tiene origen en el animal pasú, como por ejemplo: la codicia, la avaricia, la gula, la pereza, el celo etc. Estas conductas por demás execrables en el llamado “hombre moderno”, en el pasú tenían un atenuante ya que era un animal cuasi instintivo, que como dije, carecía de conciencia; o para ser más preciso, solo poseía pre conciencia que en el hombre deviene en conciencia. Las conductas ya señaladas, mas el Yo extraviado y el conocido sentimiento de amor son potenciadas, puestas en el mundo de la superestructura que la deviene condicionalmente en conducta social. Todos sabemos a qué me refiero con el vocablo “amor”. Es a la “impronta”, que el Manu Siddha Traidor deja en el pasú en el maituna, que se conoce en la S.H como “clave genética”.  Los hechos culturales, o si quieren, la superestructura está construida con la energía aportada por estas conductas. Podría decir que todo lo que se construyó en toda la historia de la humanidad, desde un garrote hasta un satélite artificial, se construyo con un alto aporte emocional del cual no son ajenos las conductas aludidas. Se me objetará que esto no es así, porque un garrote o un satélite se construyen con la razón y no con la emoción, y eso es verdad ¿Pero es verdad? ¿Es toda la verdad? Trataré de demostrar que no es así. Podemos decir que muchas de las cosas construidas se realizaron con y por amor, y aquellas que no lo fueron, se hicieron para ser consumidas con amor. Por ejemplo, un automóvil…que es fabricado por miles en una gran fábrica, la cual no posee una pizca de amor, por la simple razón que una fábrica es un establecimiento, un hecho cultural adonde trabajan miles de hombres que individualmente, sin lugar a dudas, los mueve el amor y no la razón ¿En qué creen que piensan o tienen en mente los hombres que trabajan, ya no en una fábrica, o en cualquier lado? Por ejemplo, aquellos que fabrican o trabajan con viviendas, indumentaria, y todo aquello que es producido en la superestructura para que el hombre viva una “vida mejor”, incluyendo el garrote y el satélite artificial. Quiero decir con esto, que el motor de la llamada evolución funciona con un combustible que se llama Amor. Esto es tan así, que el Virya perdido está dispuesto a cualquier sacrificio, hasta el hecho cierto de perderlo todo, incluyendo la propia vida por amor. Atrás de todo hombre, cualquiera sea su profesión, médico, mecánico, militar, pintor, albañil, deportista etc., siempre se encontrará una mala o buena mujer, que por regla general es mala ¿Tienen ustedes alguna duda que la mujer es sinónimo de amor? Esta es la razón por la cual digo que todo lo realizado por el hombre con el objetivo de una “vida mejor” en la superestructura se ha realizado se realiza y se realizará con amor y por amor. Porqué acentúo “vida mejor”?; porque no siempre el hombre construye desde el amor o por amor. Quiero decir con esto, que no siempre lo hace desde lo emocional. Por ejemplo: fusiles de asalto, granadas antipersonal, cañones, vehículos blindados, aviones  etc. no se crean por amor en el sentido estricto del término. No es difícil ver, que la fabricación de estos “instrumentos de muerte” como los llaman los cobardes pacifistas, nada tienen que ver con lo emocional o el amor, más bien tienen que ver con la razón. Esto es: con lo lúdico ¿Y saben por qué? Porque detrás de estas armas de guerra es muy difícil encontrar una mujer, excepto que las guerras se hagan por ellas, cosa que le ocurrió a Marco Antonio que traicionó a Roma por una mujer… me estoy refiriendo a Cleopatra. También se las puede encontrar seduciendo en un desfile militar, que por otro lado en nuestra patria ya no existen. Da la impresión de que nos estamos yendo del tema a tratar, pero no es así, puesto que lo dicho será útil para relacionar la conducta del Virya perdido con lo más puro del Pasú. Estoy diciendo que el hombre es un animal disfrazado con un aspecto de la estructura arquetípica que es el sujeto cultural y el sujeto conciente cuyo fundamento se encuentra en el Yo prisionero, el cual ignora que  se halla extraviado en él. Volvamos a las conductas del animal pasú. Antes de seguir con el pasú, quiero aclarar que la antropológica divide evolutivamente en tres los tipos de cráneos, a saber: “braquicéfalo”, “mesocéfalo”, y “dolicocéfalo”. Esta división u orden, como se puede ver, es eminentemente evolucionista por asegurar que el hombre tiene su origen en el mono, el cual poseía y posee un cráneo braquicéfalo con una capacidad craneal menor al mesocéfalo, que luego por el portento de la santa evolución devino en mesocéfalo, concluyendo con el hombre actual de cráneo dolicocéfalo, esto por su puesto, es una falacia por la simple razón de que el pasú como los primates provienen de estructuras filogenéticas distintas. También diré que la capacidad craneal del hombre deviene en dolicocéfalo por la necesidad de dar “cabida” a una parte del cerebro llamada “neocórtex” sin el cual el sujeto racional no se hubiera podido manifestar tal cual lo conocemos. Esta parte fundamental del cerebro, en el pasú era precaria. En el hombre, el neocórtex, está compuesto aproximadamente por 25 millones de neuronas ocupando el 74% del cerebro, no llegando en el pasú ni al 20% de esta cifra. Un dato curioso: en la mujer el neocórtex está compuesto de 18 millones de neuronas, y si la inteligencia, entre otras cualidades cerebrales, se encuentra ligada a la cantidad de neuronas con sus respectivas sinapsis, algo está diciendo acerca de la capacidad cerebral de la mujer ¿No les parece?  Esta es la razón por la cual a un hombre poco inteligente se le dice que no tiene “dos dedos de frente”, haciendo alusión a que carece de frente ancha o sea, de un neocórtex “evolucionado”.
El pasú poseía un cráneo braquicéfalo, que después de la mutación, una rama filogenética de este animal siguió con el proceso evolutivo por sus canales normales paralela a la evolución arquetípica o cultural del hombre, o si lo desean, Virya. Después de millones de años de evolución, el pasú llegó a conformar un cráneo mesocéfalo, que no es otro que el cráneo del hombre de Neandertal que se lo puede apreciar en algunos museos y universidades. Este animal, porque el hombre de Neandertal lo era, es a lo que la antropología llama “el hombre de las cavernas, que fue barrido estratégicamente de la tierra por el hombre de Cromañón, es decir, por la actual raza blanca.  
Volvamos al animal pasú. Este  poseía cola análoga a los monos, carecía de lenguaje, de vestimenta, no conocía el fuego, vivía en grupos, poseía un aspecto semejante al primate  que la antropología llama “Australopitecus”, de ningún modo conformaban una familia ¿Cómo vivía este animal? ¿Cómo se relacionaba con los otros animales del grupo? La S.H enseña que a este animal, como todo animal lo regía el comer y no el sexo, con el hombre ocurre exactamente lo opuesto, este, dejaría no solo de comer por sexo, sino que perdería hasta la propia dignidad por una vagina. Esto no es de difícil comprensión, puesto que la excitación sexual del animal mamífero, en este caso del pasú ¡Y no solo del pasú! se manifiesta por el sentido del olfato que es manifestación de la matriz funcional. Esta función es la que recepta la segregación hormonal de la hembra que por regla general se evidencia con el sangrado de la menstruación. Quiero decir con esto, que el olfato tiene, de algún modo, el mismo valor o más, que la visión y el tacto en el acto sexual. Este placer valiéndose del olfato, como es fácil de ver, es eminentemente animal, es decir pasú; pudiéndose comprobar este comportamiento en la especie canina, porcina, equina, vacuna etc. Esta es la razón por la cual existen hombres que les place oler las prendas íntimas de la mujer, y tener relación sexual en el período menstrual, constándome que muchos de ellos beben dicha menstruación, pero esta es una cuestión de la cual los psicólogos no tiene la más insignificante idea. También se evidencia en lo que en psicología se conoce como “mirón”. Esta conducta en el hombre, por no poder lograr un determinado tipo de mujer por la razón que fuere, se desplaza a mirar mujeres bañarse, cambiarse, desvestirse o consumir pornografía etc. Es la conducta del animal que al no poder poseer a la hembra, se conforma con mirar como el macho más fuerte lleva a cabo el apareamiento. Otro hacho es el de la masturbación conocida como “onanismo” esta última denominación, como ustedes saben, es de carácter religioso por encontrarse en el antiguo testamento en el mito de Onan, devenido hoy en patológico, a pesar que la religión es causa de las mayorías de los desequilibrios mentales. La herencia del animal pasú en esta práctica, solo se puede apreciar en los primates, o con más propiedad en monos, y no en otras especies ¿Por qué en los monos y no en otras especies? Muy fácil de entender: por la conformación de las manos. Es obvio que un cerdo no podría masturbarse con las pesuñas, y mucho menos el caballo con los vasos ni el perro con sus patas, pero tienen otro modo de masturbarse, lamiéndose o, frotarse contra un objeto etc. Estas conductas sexuales y otras, la psicología las denomina “perversión” y la religión “lujuria”. Estas conductas en el hombre, no es otra cosa que la “distorsión” de un designio sexual causado por la proyección inconsciente de uno de los aspectos femeninos sobre la mujer, y en la mujer, estos mismos aspectos sobre sí misma, que como es fácil de ver, por el hecho de ser cultural es kármico. Quiero decir con esto, que la perversión o la lujuria se encuentra en la “vida óntica” del Virya. El hombre o la mujer no comenzaron en esta vida a ser perversos o lujuriosos, lo vienen siendo desde incontables vidas pasadas razón por lo cual, a estos hechos, se los denomina kármicos. Todos estos aspectos que hacen a la sexualidad del pasú, devienen por efecto del encadenamiento del Yo en la esfera de luz (conciencia) como lujuria o perversión. Estas dos conductas en el Virya perdido comienzan con todo aquello que concierne al sexo fuera del acto de procrear; es decir, fuera de un designio natural.
También el aplauso como medio de aprobación tiene origen en el primate o mono. Todos nosotros hemos visto a monos, al chimpancé por ejemplo, aplaudir ante un hecho agradable o divertido, es decir, de aprobación, pues bien, el hombre también lo practica. Quiero aclararle algo con respecto al vocablo “primate” esta palabra está viciada de preeminencias por haber sido un neologismo de la época darwinista que aseveraba que el hombre tenía origen en el mono, de lo que se deduce que el mono era el primero-primate. Como todos sabemos, este no es un error, es una flagrante mentira como aseguran y enseñan sus más tenaces enemigos: los teólogos, que también mienten cuando aseguran que el hombre fue creado. Los primeros todavía buscan el “eslabón perdido” cuando en realidad, los perdidos son ellos. Los segundos entran en contradicción con lo que enseña el “Génesis” que en el sexto día de la creación “Dios los creo a imagen y semejanza macho y hembra los creo”, de lo que se infiere que lo creado, sin dudas, fue el animal pasú. Lo que respecta  a Adán y Eva, también, sin lugar a dudas, alude al pasú ya mutado, esto es, al Virya. De modo que, el “eslabón perdido” de la ciencia, que no es otro que el salto mutante del pasú a Virya, jamás será encontrado por la simple razón de que el hombre viene por mutación, y no por evolución. Exactamente este mismo vacío, permítaseme la expresión, posee el Génesis entre lo creado a imagen y semejanza y Adán y Eva, que se traduce como “el primer hombre” y la “primera mujer” ¿entonces qué era lo que fue creado a imagen y semejanza si Adán y Eva fue el primer hombre y la primer mujer? La repuesta es obvia: el pasú. Quiero decir algo con respecto a ciertas cualidades atribuidas al Dios creador del pasú.  Se le atribuyen a este, tres cualidades. A saber: “omnipotente”, “omnipresente”, y “omnisciente”. Con  reserva se puede aceptar que la primera y la segunda son ciertas, la primera por ser el creador, y la segunda por manifestarse este Dios en toda porción mensurable de materia ¡¿Pero la tercera, lo omnisciente?! ¿Cómo un Dios que lo sabe y  lo conoce todo, porque eso es lo que quiere decir “omnisciente”, puede concebir o crear tamaña inmundicia como el pasú? Digo esto para que ustedes evalúen con que bueyes estamos arando. El poder de este Dios, se encuentra en el miedo y el extravío del Virya, siendo esto así, por ignorar el Virya que el también es un Dios. No nos vayamos por la tangente y retomemos el tema del pasú. También se evidencia lo animal en el llamado hombre civilizado en el modo de comer. Como es fácil de comprobar, el mecanismo que emplea el hombre al comer es eminentemente vegetariano ¿Y cómo es eso? Cuando el hombre come, el maxilar inferior, al presionar contra el maxilar superior, lo hace conformando un movimiento hacia la izquierda, que bien se lo podría llamar rumiar. Este movimiento es propio de los animales que se alimentan de vegetales, por ejemplo: vacunos, equinos, caprinos etc., y por supuesto, nuestro amigo el pasú. Este procedimiento de ningún modo es empleado por los carnívoros por ejemplo: perros, osos, hienas, lobos o cualquier felino que rasga la carne y la traga casi entera. Imagínense ustedes a un chimpancé comiendo un asado, o a un tigre comiendo una ensalada de achicoria con tomates; esto es imposible que ocurra porque las matrices funcionales de cada especie están bien determinadas para que cumplan con una función específica ¿A dónde se lo tendría que ubicar al hombre?  Con este “hombroide”, permítaseme el neologismo, pasa algo muy curioso; ubique adonde se lo ubique, no importando el lugar ni lo que se coma, este espécimen al cual llamo “hombroide” siempre cae “parado” ¿Y porque esto es así? Porque es el único espécimen que come cualquier tipo de carne incluida la cruda, aludo aquí al “quepí crudo” de los árabes, y todo tipo de vegetales, incluyendo hongos, cardos, hinojo, sin contar la variedad de porquerías gourmet. Este hombroide lo come todo, lo bebe todo, lo depreda todo. Es tal el grado de evolución que ha logrado por la puesta de sentido en la naturaleza, que ha construido un infierno que nosotros le damos el nombre de superestructura, razón por la cual este hombroide se llama así mismo, “el rey de la creación”, cuando en realidad es su esclavo. Nos estamos yendo del tema. Observen ustedes cualquier reunión de personas, sean estas de hombres, mujeres o mixtas, no importando aquí de que se habla en dicha reunión, y quedará en evidencia la herencia del pasú en la expresión del rostro o en su gesticulación. Aquí se objetará que también el Virya despierto gesticula cuando habla. A esa objeción le contesto: una cosa es acentuar con un gesto o con varios un argumento, cosa común en el Virya despierto, y otra cosa muy distinta es valerse de la gesticulación para hacer entender un argumento que es imposible de dar con el lenguaje hablado. Tiene que quedar claro que la gesticulación también es un lenguaje, o si se quiere, un proto lenguaje del cual, sin ninguna duda, se valía el Pasú para comunicarse. Este lenguaje, como es fácil de probar, se encuentra en aquellas personas hiperkineticas o neuróticas que carecen de capacidad intelectual, o si quieren, de lenguajes habituales para comunicarse con sus iguales, que felizmente no somos nosotros. Sigamos con el sexo del pasú, que de algún modo con cierto disfraz cultural practica el hombre civilizado ¿Cómo, de qué modo, en que posición tenía sexo el pasú? ¿Practicaban el sexo anal, el sexo oral, los besos y las caricias? Los besos vendrían después con el hombre. Las caricias eran a nivel del rostro acompañados con un sonido gutural, o si se quiere, un tenue gruñido; más o menos como se acostumbra hoy, con la diferencia que al tenue gruñido lo remplazó un “te quiero”. Como es fácil de comprender, esta expresión siempre es usada por el hombre, cosa que nos consta. Y bien ¿En qué posición tenía relación sexual el pasú? La posición común, natural, empleada por el hombre y la mujer, es aquella en que la mujer se encuentra acostada de espalda con las piernas recogidas y abiertas, y el hombre sobre ella en medio de las piernas. Es una obviedad decir que el pasú no empleaba esta posición ¿Cuál era entonces? Repuesta: Como se aparea cualquier animal. Miren como se aparea cualquier animal mamífero incluidos los mamíferos acuáticos, por ejemplo la ballena, que a pesar de carecer de patas, contando solo con dos aletas delanteras, toma la posición de cualquier mamífero cuadrúpedo, la hembra en cuatro patas y el macho posado en las patas traseras atrás. Alguno de ustedes se estarán preguntando ¿Qué está diciendo este viejo loco, que la ballena y el pasú comparten la misma matriz funcional? Contesto a esta indagación con dos repuestas: 1° que soy loco pero no tan viejo, 2°: lo que concierne al apareamiento, el pasú y la ballena, comparten la misma matriz funcional. Como ustedes saben, la ballena y también el delfín son mamíferos y pertenecen a la clasificación de los cetáceos. Hablaremos algún día de los cetáceos, fundamentalmente de las ballenas, único mamífero junto al humano que se quita la vida, o si quieren, se suicida. Es este un misterio muy velado, el cual como siempre la ciencia no tiene la más mínima idea. Se podrá objetar también, que el hombre cuando se aparea, en algunas ocasiones emplea la misma posición del pasú, lo cual es cierto, pero por regla general el objetivo para lograr placer es otro, que no es el objetivo del animal como es fácil se inferir. Quiero decir con esto que es la posición para realizar sexo anal, posición esta eminentemente cultural. También se emplea la misma posición para tener sexo vaginal, lo que evidenciaría la herencia pasú. Se podrían escribir muchos libros sobre este tema de la sexualidad de este animal y de lo que el hombre heredo de él. Por ejemplo ¿Era monógamo el pasú? ¿Existía la violación en la comunidad pasú? ¿Existía la homosexualidad en la comunidad pasú? Las repuestas a estas indagaciones nos harán tomar conciencia del comportamiento animal que posee el hombre llamado civilizado. Esta herencia, este comportamiento, se manifiesta en el hombre con el nombre de “conducta social” o “privacidad”. Esta conducta social o privacidad, no es otra cosa que un comportamiento para el “otro”; y el otro aquí, es aquel que comparte un espacio social, vecino, parientes, amigos etc. Esto no es otra cosa que decir, que el hombre, y también la mujer, tienen un comportamiento en sociedad, y otro muy distinto cuando se encuentran solos o con cómplices, esto es, un grupo de amigos. Mientras más los une la amistad, el hombre más se comporta como cuando se encuentra solo por pertenecer o ser parte del mismo arquetipo astral ¿No lo creen? Daré un ejemplo. Un grupo de amigos o amigas se reúnen de modo informal para comer o hacer cualquier cosa que por regla general siempre son sin importancia ¿qué tiene de anormal ese hecho? De anormal nada, si no fuera que todos hablan (gruñen) a la vez con la boca llena de comida empujando el trozo de pan que se llevan a la boca con los dedos, eructan, y a veces se tiran gases, y esto nos debe constar a muchos aquí. Esto es muy fácil de comprobar si nos acercamos y observamos el comportamiento que tienen los cerdos en el chiquero cuando comen la basura que les dan sus dueños. Estas conductas asquerosas propias del pasú, los Viryas se cuidan muy bien de no realizarlas en el contexto social fuera del grupo de amigos. Existen más ejemplos pero con este, creo, es suficiente. Otro ejemplo es lo que concierne a la violación ¿Existían violadores en la comunidad pasú? De ser afirmativa la repuesta, es falsa. Es como decir que en una comunidad de simios, por ejemplo, el orangután, existen violadores, y esto no es así. La sexualidad en el pasú se encontraba regulada por ciclos bien definidos, que como dije dependía de la segregación hormonal de la hembra, esta y no otra es la razón por la cual la S.H. enseña que al pasú lo regía el comer y no el sexo. De modo que no existían pasúes violadores, eso vendría después con el encadenamiento espiritual, como la homosexualidad tal cual la conocemos, las caricias y los besos, como así también la monogamia siendo uno de los fundamentos de lo que llamamos familia, siendo esta causa y efecto de los celos. Existe una estrecha relación entre la monogamia y los celos, pero esa es otra historia. Tengo que aclarar aquí, que los celos del Virya difieren sustancialmente de los del pasú ¿Y cómo se entiende esto? Simple ¿Cómo se le llama cuando un animal mamífero por ejemplo, yegua, perra, o cualquier hembra simio se encuentra lista para aparearse? Se dice “se encuentra en celo”, aludiendo con esta afirmación, que la hembra se encuentra un estado eminentemente animal regulado por ciclos hormonales que tienen que ver con la procreación, o si quieren, con la preservación de la especie. Como es fácil de ver, esta preservación de las especies animales, nada tienen que ver con la teoría de la evolución de Darwin, por ser la evolución no lineal ni constante. Hablaremos de este misterio algún día.  Se preguntarán ¿Que tiene de semejanza esto con los celos del hombre? Se lo responderé con un ejemplo: Imagínense a una perra en celo que comparte la casa de su amo con otro perro, cosa que me consta por poseer yo una perra rottweiler y un dogo argentino. Esta perra se aparea con la total indiferencia del perro, siempre y cuando el perro aludido se haya apareado antes. Es claro que el desinterés del perro se debe a que carece de lo que el humano valora de sobremanera: el afecto, o si quieren el amor. Si ponemos lo expuesto en la relación del hombre con la mujer no quedarán dudas de que los celos del hombre tienen su origen en el pasú. De modo que el celo en el animal se encuentra condicionado por ciclos biológicos hormonales bien definidos, que de ningún modo el macho, puede violar por eso de los designios de las matrices esenciales y funcionales. Existe un sinfín de pruebas tanto fisiológicas como de conducta, que el llamado hombre moderno tiene más de animal que de hombre. Por ejemplo lo que concierne a su fisiológica: la apéndice es un resabio del aparato digestivo del pasú que en el hombre no cumple ninguna función por lo cual se puede extirpar sin mayor riesgo análogo a las amígdalas. En la estructura ósea se evidencia en la terminal de las vertebras lumbares cuyo último hueso es el coxis. Decir que este hueso era el comienzo de la cola del pasú es una obviedad. En la dentadura la llamada “muela del juicio”, los colmillos, entre otros tienen el mismo origen. También en el número y la función de las costillas queda en evidencia la herencia del pasú El cuerpo humano posee dos pares de costillas que se denominan “flotantes” por no estar unidas al esternón ni a costilla alguna, siendo esta “anomalía” análoga a las amígdalas y el apéndice por no cumplir ninguna función en el hombre. Tampoco tenía la cantidad de vértebras del llamado hombre civilizado. Adonde queda de modo irrefutable la herencia de este animal. Es en una postura que sin lugar a dudas todos de algún modo la emplean, y es la que concierne al apoyo de la mano, por regla general en la mesa. Esta posición es aquella en la cual los dedos de la mano, el índice, el central, el anular, y meñique se flexionan sobre sí y se apoyan sobre las falanginas, en tanto que el pulgar apoyado sobre su falange y flexionado hacia los dedos hace de apoyo. A esta posición de descanso se puede apreciar en el orangután, el papión, inclusive el gorila entre otros. Se me objetará que nosotros no venimos del mono, y es obvio que es así; lo que ocurre, es que existe una aproximación filogenética con los simios, análogo a la aproximación filogenética entre el mamut y el elefante. Decir que el antepasado del elefante es el mamut, es lo mismo decir que el antepasado del hombre es el mono. Que exista aproximación filogenética no quiere decir que sean del mismo origen, excepto que fuerzas externas no naturales hayan corregido el designio de la especie en cuestión como ocurrió con el pasú. Otro de los hechos irrefutables, es la herencia que este animal nos legó tanto al hombre como a la mujer, y este es el modo de cómo se defeca en estado natural. Quiero decir con esto, despojado de todo confort que nos aporta una casa civilizada. Digamos por ejemplo, en medio se las montañas o de la selva, y esta, es la misma posición que tomaría cualquier primate en la actualidad ¿Y cuál es esa posición? Agacharse de modo tal que los cuádriceps presionen el bajo vientre para facilitar la evacuación. Preguntar cómo se higienizaba el pasú, y como lo hace el Virya sin el auxilio de los elementos culturales, sería de muy mal gusto. Tal vez no sea agradable hablar de estas cosas, pero jamás lo es cuando describimos cuanto de animal  posee el hombre. Por último ¿Cuánto eran los meses de gestación de la hembra pasú? En el humano es de nueve meses, pero también existen gestaciones de siete meses. A estos bebés se los denomina sietemesinos. ¿Se han preguntado de cuantos meses es la gestación de un simio, por ejemplo, del chimpancé, el mandril o gorila? Aproximadamente siete meses y medio. El pasú por tener contigüidad filogenética se encuadraría en ese tiempo de gestación. Con la alteración del designio de este animal con el artilugio que conocemos con el nombre de “clave genética”, se alteraron todas sus funciones genéticas, fisiológicas y psíquicas, de lo que se infiere que se alteraron todos los ritmos sutiles que ligaban al microcosmos correspondientemente con el macrocosmos. De modo que si la gestación del humano es de nueve meses, no lo es del pasú. Hablar del mundo de este animal llevaría mucho tiempo y nos sacaría del tema; solo diré que la mutación del pasú en hombre, o si quieren en Virya, no solo mutó a este animal, sino que también al sistema solar y la galaxia misma. Es tan profundo y misterioso este tema, que la ciencia cualquiera sea su escuela, no tiene la más insignificante idea de lo que estoy hablando ¿Se imaginan la cara que pondría un científico si se le aseverara que el antecesor del hombre, que no fue el mono, no comenzó aquí en la tierra, sino en otro planeta, el cual por razones  las cuales no vienen al caso, se fragmentó en cuatro partes más o menos iguales dando origen a las cuatro lunas que poseyó la tierra, de las cuales tres se precipitaros por razones de la mecánica celeste, dando lugar a lo que la paleontología denomina era “primaria”, secundaria y terciaria, siendo nuestra única luna que nos queda, la que rige la era cuaternaria? Teoría esta desarrollada por el iniciado de “La Thulegesellschaft”  Hans Horbiguer? Si el que escucha es un astrónomo, que sin duda cree en esa pavada del “bing bang”, se reirá con una mueca como lo hace un chimpancé cuando se le muestra una banana. Si el que escucha es un antropólogo, este, entre una risita burlona dirá que quien habla, ha sido cautivado por la película “El planeta de los simios”, sin sospechar si quiera, que el que vive entre simios es él, es decir, son los que defienden la teoría de la evolución de Darwin. Si el que escucha es un psicólogo, con falsa seriedad, asegurara que quien expone tal argumento es un “edípico” que por reacción a la autoridad paterna degrada dicha autoridad negando la evolución de la especie humana, a la cual sin duda, pertenecería el padre. Tal vez digan que estoy exagerando, y acepto sin compartir esa opinión, por saber que ustedes ignoran la ceguera de los llamados científicos. Digo esto, porque la ciencia; esto es: los llamados científicos, todavía defienden y son partidarios de la teoría de que el hombre evolucionó a partir de un primate. Y no solo eso: en  círculos universitarios, todavía se enseña que la historia comenzó en el Sumer hace aproximadamente unos 4.500 años antes de Cristo; esto es: 6.500 años a contar desde hoy, de lo que deduce que homero escribió la “Ilíada” en una caverna, porque según estos idiotas de los científicos, y a juzgar por la fecha, Homero nada tenía que ver con la civilización tal cual lo concibe la historia oficial; y ni hablar de la Atlántida, que para estos “esclarecidos” pertenece al mito o a la fábula que de algún modo es lo mismo. Esto es tan así, que antes del arqueólogo alemán Heinrich Schliemann, se creía que Troya pertenecía al mito o a la fábula de los antiguos, de lo que se deduce que Homero deliraba, hasta que entre los años 1870-1875, este arqueólogo descubrió en la actual Turquía unas ruinas ¿Qué ruinas eran estas? Las ruinas de la legendaria y deshonorable Troya. Dos cosas sobre este genial arqueólogo 1°. Se desconoce la tenaz resistencia que los imbéciles arqueólogos de entonces, ejercieron contra el descubrimiento de Troya, hasta que sus descubrimientos fueron corroborados con los originales de “La Ilíada” de Homero. 2°. Schliemann conoció en un viaje a Grecia a una mujer de nombre “Sofía” que lo acompaño hasta el fin en sus investigaciones, desconociendo ambos, que en otra vida fueron partícipes de la epopeya homérica. También estos dogmaticos científicos, enseñan que la construcción de las pirámides de Egipto, fundamentalmente la pirámide de Keops por ser está la más importante junto a la construcción de la muralla china, para nombrar construcciones de relevancia histórica, enseñan, repito, que la primera fue construida por orden del faraón Keops, y que la segunda, la muralla, para contener a las hordas mongolas. De modo que buscar la verdad en la ciencia, es más ridículo que pedirle a un cantor de cuarteto, a la “mona” Jiménez por ejemplo, que cante “El Ave María” de Schubert a capela. Como es fácil de ver, una interpretación tal, sería un asco, como asco dan las conclusiones que estos dogmáticos científicos sacan de estas ciclópeas contradicciones. En alguna oportunidad hablaré de esto. Para que vayan teniendo, solo les diré que la pirámide de Keops  fue construida hace más de 150.000 años. Tal vez alguno de ustedes digan que este viejo está loco, cosa que es verdad, pero también es verdad la fecha que doy. Es tan así lo que digo, que en la época de la construcción, el desierto de Sahara era una región totalmente fértil, pero no nos vayamos del tema pasú ¿Cómo era el mundo circundante de este animal? Seguro que como lo percibimos hoy no ¿Existían las flores? ¡No, no existían! ¿Existían las mariposas? ¡Tampoco existían! Existían los pájaros ¡menos aún! Las flores y las mariposas y las aves son en demasía bellas para ser creadas por El Uno ¿entonces como era el mundo vegetal que rodeaba a esta animal? Repuesta: Era lúgubre, oscuro, irreal; no nos olvidemos que al comienzo de la vida en la tierra, el pasú como toda la vida vegetal, se encontraba bajo la influencia de cuatro lunas. Como todos sabemos, la gravedad de la luna ejerce influencia, no solo sobre las mareas, también en toda la vida, sea esta animal o vegetal. No es difícil imaginar que las cuatro lunas captadas por la tierra diferían en su masa ¿Qué quiere decir esto? Que la luna de menor masa se encontraba más cerca de la tierra, de lo que se deduce, que la velocidad de trasladación y la fuerza centrífuga era mayor de la que se encontraba más lejos y de mayor masa. Los océanos expuestos a la influencia gravitacional de cuatro lunas de diferente masa, debieron tener un comportamiento caótico, sin contar con el descomunal crecimiento de los árboles por efecto de la misma fuerza de gravedad. No es difícil imaginar el terror y el espanto que le causarían al pasú los cambios de las fases lunares y los cambios climáticos, con sus espantosas tormentas con sus no menos espantosos relámpagos y truenos, y ni que decir de los terremotos y los vientos huracanados. El temor a las tempestades, a la oscuridad y los lugares desérticos de los cuales es presa el llamado hombre civilizado, no les quepa dudas es herencia de este animal, con la aparente diferencia que el pasú gruñía y temía, y el hombre moderno le pide ayuda a Dios, que es un modo moderno de gruñir. Hago estas aclaraciones para que se hagan una idea de cómo era el mundo donde habitaba este animal.  Sin dudas la fuerza de gravedad más o menos constante de las cuatro lunas tuvieron influencia en la estatura del pasú, pero esta, no fue relevante; digamos, la incremento no más de 30 cms, y en millones de años de evolución ¿Y cuál era la altura del pasú cuando fue mutado? Repuesta: no excedía 1.60cm. Este animal antes de la mutación poseía tal estabilidad genética que su clonaje no excedía los tres centímetros entre el más bajo y el más alto. Esto es fácil de comprobar si observamos a cualquier comunidad de simios, que como deje en claro, desde lo filogenético, son contiguos al pasú, por ejemplo: el chimpancé, orangután, gorila etc. quedando en evidencia el clonaje; esto es: la poca diferencia en la estatura de los componentes de la comunidad, por ser “cuasi” genéticamente idénticos. Como dije recién; a lo máximo que llego a evolucionar el pasú, fue a lo que la antropología llama “hombre de Neandertal” que también poseía un clonaje respetable pero no excedía el 1.65Cm de estatura. Quiero hacer una aclaración con respecto a lo que los científicos llaman “hombre”. Los antropólogos le dan el nombre de “hombre” a cualquier bicho que camine en dos patas, por ejemplo: “hombre de Pekín”, “hombre de Java” y nuestro conocido “hombre de Neandertal”. No hace falta ser un Siddha para saber que estos llamados hombres de Pekín y de Java son vulgares homínidos cuando no simios a excepción del Neandertal que era algo más evolucionado, pero que de ningún modo era un hombre. Para nosotros, solo son hombres los Viryas de raza blanca o Cromañón, roja o amarilla, o aquellos que de ellas derivan, sean estos despiertos o dormidos, todos los otros quedan encuadrados dentro de la zoología. Este encuadre, como es fácil de ver, no es por carecer de lo genético; es por carecer de lo espiritual. No nos vayamos del tema. De modo que el pasú fue el primer animal que piso este universo, los otros vendrán después, incluidos los dinosaurios. Para terminar diré una frase que les gusta sobre manera a los físicos atómicos. La frase es la siguiente: “Nada se pierde, todo se transforma” aludiendo con dicha máxima, que la materia al dejar de serlo se transforma en energía y viceversa. La han escuchado¿verdad? Adonde se da de modo irrefutable esta máxima, no es solo en la física atómica, mal que le pese a los físicos, también se da en la antropología ¿Y cómo se entiende esto? Muy simple. Toda la agresión, todo el temor, todo el instinto, en suma: todo lo animal del pasú, encadenamiento del espíritu mediante en el hombre, devino en envidia, egoísmo, lujuria, gula, pereza” que se lo puede sintetizar como tipología lúdica y sacralizante. Mis queridos camaradas ,como ustedes pueden ver, todo lo del pasú no se perdió, solo se transformó en lo que bien podemos llamar la estructura arquetípica del Virya perdido. Ahora escuchare las preguntas.